Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN VIERNES 3 3 2006 ABC El PP pide al Congreso dos meses más para debatir el Estatuto artículo por artículo Marín adelanta, antes de la reunión de la Mesa, que el plazo no es ampliable J. L. L. M. M. MADRID. Los socialistas y sus socios quieren concluir cuanto antes el debate parlamentario de la reforma estatutaria catalana. Prueba de ello es la decisión adoptada por la Mesa de la Comisión Constitucional de rechazar la pretensión del PP de ampliar el plazo dos meses para que el proyecto se discuta artí- culo por artículo El principal grupo de la oposición quiere, además, que las sesiones de la Comisión Constitucional sean públicas y que en ellas puedan intervenir sus 148 diputados- -incluyendo a su presidente, Mariano Rajoy- en función de sus especialidades. Así las cosas, los populares dirigieron un escrito de súplica al presidente de la Cámara con el objetivo de que la iniciativa del PP sea debatida en una próxima reunión de la Mesa del Congreso. Según el documento firmado por Eduardo Zaplana, el presidente de la Comisión, el socialista Alfonso Guerra, argumentó que es imposible proceder al debate artículo por artículo si se quiere cumplir el plazo de dos me- ses que fija la resolución presidencial que regula las reformas estatutarias, vigente desde 1993. Dicho margen comenzó a contar el pasado 27 de diciembre, día en que finalizó el plazo de presentación de enmiendas, y concluirá el 27 de marzo (enero no es un mes hábil en las Cortes Generales) El PP alega que el artículo 91 del Reglamento del Congreso autoriza a la Mesa a acordar prórrogas, que no sean superiores a otro tanto del plazo en este caso, de dos meses. A juicio del grupo popular, la fecha límite del 27 de marzo no puede servir como pretexto para un debate- guillotina de un asunto de la trascendencia del Estatuto catalán. Antes de que la Mesa dictamine el escrito de los populares, Marín se apresuró a adelantar ayer que no es ampliable el plazo fijado para que la Comisión Constitucional termine de debatir el proyecto de reforma del Estatuto. El presidente de la Cámara quiso dejar claro que la fecha tope del 27 de marzo no es arbitraria y responde al cumplimiento de los plazos reglamentarios en vigor. Para dar más fuerza a sus argumentos, Marín señaló que el calendario fue entregado a la Comisión sin que ningún grupo pusiera objeciones, ya que se limita a aplicar los tiempos establecidos en la resolución de 1993. Todos los ponentes y miembros de la Comisión saben que el dictamen se tiene que aprobar antes del 27 de marzo sentenció. Redacción definitiva de nación Así las cosas, la pretensión del PSOE es dar por concluidos hoy mismo los trabajos de la ponencia y la semana que viene, en apenas tres sesiones, los de la comisión. El PSOE, pese a sus conversaciones de última hora para cerrar la redacción del preámbulo, de las disposiciones del Estatuto y de varias competencias aún pendientes, tiene claro que es muy difícil el acuerdo con CiU e IC- V- -sus actuales aliados- y especialmente con ERC, para el reconocimiento de selecciones deportivas nacionales catalanas y su participación en competiciones oficiales en el extranjero. Previsiblemente, también quedará abierto el apartado del Estatuto que reclama una participación directa de la Generalitat en la gestión del aeropuerto barcelonés de El Prat. Estos dos puntos- -y algunos más como la regulación de los símbolos de Cataluña o el control legislativo sobre la educación infantil de 0 a 3 años- -quedarán sin acuerdo en comisión, por lo que centrarán los trabajos de la comisión. Pese a los intentos del PSOE para reconducir a ERC y atraerla al acuerdo prácticamente total que los socialistas tienen comprometido con CiU e IC- V, los republicanos tienen claro que no darán esa satisfacción al PSOE... al menos en estos momentos. De hecho, anoche rechazaron el nuevo documento presentado por el PSOE sobre El Prat, en el que se fijan unas condiciones para consorciar su gestión que, según denunció ERC, permite al Estado y a AENA mantener el control. Tampoco ERC avalará un preámbulo, cuya redacción final llegó anoche a los Grupos, que no define a Cataluña como nación, sino que describe una pretensión del Parlamento catalán.