Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 3 2006 Nacional CONVENCIÓN NACIONAL DEL PP LOS OTROS PROTAGONISTAS 15 Ruiz- Gallardón podría ir de número dos en las generales de 2008 Núñez Feijóo (Orense, 1962) ha conseguido dejar atrás el perfil funcionarial de su paso por Madrid (al frente del Insalud primero y de Correos después) y se ha revelado como un político dúctil y con cintura, dispuesto a arriesgar. En esa clave se interpreta su aproximación prudente al Bloque Nacionalista Galego, al que, de paso, aspira a instalar en la moderación. Está sabiendo dosificar sus movimientos en el ajedrez de la inminente reforma del Estatuto en la que (por la necesaria mayoría de dos tercios) es imprescindible el PP. Su afinidad generacional (y de piel con Anxo Quintana abre posibilidades de calado: un posible pacto a la gallega entre el PP y el BNG contribuiría a romper esa pinza de los nacionalistas y la izquierda que ahora se presenta como inevitable en otras Comunidades cuando el interlocutor alternativo del PSOE son los populares. En esta Convención del partido, Núñez Feijóo actuará como director del grupo de debate Hacia la cultura del conocimiento Antes, ha calentado las vísperas con el anuncio de que el PP gallego aboga ahora por la cuasi- equiparación de las uniones homosexuales con el matrimonio. ERNESTO AGUDO Francisco Camps Presidente de la Generalitat valenciana Después del zaplanismo Gran aficionado al tenis, prefirió los golpes medidos de la tierra batida a la pista rápida. Y en esa apuesta ha ganado. Francisco Camps accedió a la presidencia de la Generalitat valenciana cuando Eduardo Zaplana pasó a ser ministro de Trabajo y portavoz del Gobierno. Pese a los agoreros, pudo salir indemne del campo minado que el ahora portavoz del PP en el Congreso le tendió con la intención de ejercer una estrecha tutela sobre él desde Madrid. Sus armas han sido la prudencia y la tenacidad, frente a la tentación de levantar más polvareda de la necesaria y de segar cabezas. El campismo se ha trabajado las adhesiones en el día a día, sin una voz más alta que otra, a partir de una reducidísima nómina de fieles que en un primer momento eran Gerardo Camps y Esteban González Pons. Hoy, además de verse sustentado por un envidiable estado de opinión pública, aparece reforzado por un entendimiento fluido con Mariano Rajoy, coherente con su trayectoria. La identidad entre Camps y la alcaldesa Rita Barberá entronca con una línea de afinidades dentro del PP en la que también cuentan Soraya Sáenz de Santamaría o Josep Piqué. Camps (Valencia, 1962) ha solventado con éxito las dificultades en los frentes internos del PP de la Comunidad Valenciana (está ultimando un pacto con los residuos del zaplanismo que, en la práctica, supondrá su definitiva integración) y, de puertas afuera, se ha reforzado en el posibilismo abierto con el que ha gestionado la reforma del Estatuto. El ejemplo de consenso de los dos partidos mayoritarios en las Cortes valencianas (luego enturbiado por el intento del PSOE de cambiar las reglas de juego en la mitad del partido, en el Congreso de los Diputados) se ha saldado satisfactoriamente. Ahora irrumpe en la Convención popular apartado de los registros localistas con una ponencia sobre la lengua española como marca nacional e internacional con posibilidades infinitas. Las mismas que algunos le atribuyen a él.