Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 3 2006 Nacional CONVENCIÓN NACIONAL DEL PP 13 Vamos por delante en los sondeos por los gravísimos errores del Gobierno y porque hemos mantenido la unidad El secretario general siempre es objetivo del adversario, pero me siento absolutamente respaldado por los militantes ras en la organización ni que dé la más mínima oportunidad a nuestros adversarios para trasmitir la imagen de una división que no existe. Hemos mantenido la unidad y el mérito esencial es de Mariano Rajoy. Los que colaboramos con él tenemos esa misma prioridad. En el PP cada uno puede opinar lo que quiera, pero si nosotros tuviéramos la mitad de la mitad de las contradicciones y de las posiciones incompatibles que tienen en el PSOE dirían que estamos en proceso de quiebra. -Aunque en la Convención no se aborden relevos, ¿puede haber cambios en la actual dirección antes de las próximas elecciones? -No creo. Decir que el equipo de enfrente no vale es un mensaje básico en todas las pugnas políticas. Lo malo para el PSOE es que el equipo contrario les ha adelantado en sólo dos años. Ellos tienen las mismas encuestas que nosotros y saben que si hoy hubiera elecciones las ganaríamos. De ahí la importancia de esta Convención, porque de aquí saldrán las bases de un proyecto alternativo para ganar las próximas elecciones. Vamos a abrir debates que luego irán consolidándose en los programas electorales, en los proyectos del Partido Popular. Por supuesto que no cambiaremos nuestras ideas básicas sobre la lucha contra el terrorismo, la unidad de España o la libertad individual, que las vamos a plasmar en un documento para mayor claridad. Pero también tenemos que recoger los nuevos retos de una sociedad dinámica como es la española. Hay que incentivar el esfuerzo, la responsabilidad, fomentar la competencia y la iniciativa privada... ¿Y si con ese nuevo impulso ganan las elecciones pero el PSOE pacta con los nacionalistas para formar una mayoría alternativa? -Lo primero es ganar las elecciones. Mucha gente empieza a percibir que podemos ganar y, en España, si un partido gana unas elecciones generales, gobierna. Lo otro es muy difícil de admitir. El objetivo de Zapatero desde el principio, incluso desde antes de llegar al poder, fue excluir al PP, de lo que es y de lo que representa. Y además, impedir que gobierne en el futuro. No ha reparado en generar enfrentamientos ni divisiones en la propia sociedad para provocar esa exclusión. Lo firmaron en el Pacto del Tinell, que no pueden llegar a ningún acuerdo con el PP en Cataluña ni en el resto de España. En términos democráticos es perverso y corrosivo. La decisión se tomó en 2000 porque en la democracia en la que cree Zapatero sólo pueden gobernar la izquierda y los nacionalistas. El pasado de Aznar y el retrovisor del jefe del Ejecutivo ¿No puede resultar contradictorio insistir en la necesidad de renovar el partido y mirar al futuro con el hecho de darle protagonismo a José María Aznar en la inauguración de la Convención Nacional? -No. Ha habido muchos intentos de buscar crisis y enfrentamientos en el PP, de que nos arrepintamos de un pasado del que no tenemos por qué arrepentirnos. La época de los gobiernos del Partido Popular fueron de estabilidad, de crecimiento económico y de prestigio internacional, que ha terminado con llegada al poder de Zapatero. Ese era el mensaje de nuestro adversarios, buscar la crisis. Nosotros no tenemos que ocultar a nadie. Desde lo que fue nuestra etapa de gobierno afrontamos, desde el primer día, la responsabilidad de hacer lo mejor para los españoles una vez que estábamos en la oposición, y de tener un proyecto alternativo al de José Luis Rodríguez Zapatero. No hemos perdido un minuto en mirar al pasado, ni en colocar el retrovisor. Es el presidente del Gobierno el que mira atrás, no al pasado inmediato, sino al más remoto. Es él el que ha vuelto a sacar la Guerra Civil y las dos Españas, a revisar la etapa de la Transición, es él quien ha roto el consenso constitucional, el acuerdo básico de los dos grandes partidos en las cuestiones básicas de estructura del Estado y ha enterrado el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Zapatero ha sustituido el acuerdo de las mayorías por el acuerdo con las minorías y gobierna para los nacionalistas y no para la inmensa mayoría de los españoles.