Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 3 3 2006 ABC AD LIBITUM ÍDOLOS DE LA CUEVA CIUTADANS DE CATALUNYA A suma de los españoles que no suelen acudir a las urnas y la de los que lo hacemos, por la derecha y por la izquierda, tapándonos la nariz, constituye, aunque carente de representación, la más rotunda mayoría del escenario político nacional. No votar y o votar en blanco no es un síntoma de desdén democrático, sino de incredulidad en el sistema. Votar escasos de entusiasmo- ¿cómo hacerlo frente a una lista cerrada y bloqueada? -es la resignación ante el mal menor lo que, dicho al paso y en ejercicio autocrítico, no es una exhibición de gallardía cívica. De ahí que deba celebrarse la aparición de un nuevo partido político que pueda M. MARTÍN contribuir a romper el FERRAND estéril equilibrio del bipartidismo con alteraciones periféricas en el que hemos instalado la rutina de una democracia escasa y demasiado imperfecta. Una democracia que se diluye en un mosaico de intereses parciales mientras entierra a Montesquieu. Este fin de semana, mientras el PP celebra una Convención en la que se perpetuarán los males que le alejan de la alternancia práctica y al tiempo en que el PSOE no cejará un minuto en sus muestras obscenas de propaganda sectaria, en Cataluña se iniciará el proceso constituyente de un nuevo partido político impulsado por un notable grupo de intelectuales que se propone poner fin al monopolio nacionalista del espacio público Catalunya, dicen, se ha vuelto inhóspita para quienes no son nacionalistas y quieren obrar en consecuencia convirtiendo en opción electoral lo que hasta ahora ha sido plataforma cívica, Ciutadans de Catalunya. Los 800 afiliados de que ya dispone la formación son, en función de las dos docenas a quienes conozco, gentes honorables que defienden la Constitución y que aspiran a una España como escenario de paz y libertad. Hombres y mujeres que han sido personas antes de aspirar a personalidades. Como ha dicho uno de ellos, Albert Boadella, Cataluña camina irreversiblemente hacia la secesión y, podemos añadir nosotros, también el País Vasco y, con menor intensidad y entusiasmo; pero, desnudando al Estado de sus más imprescindibles ropajes, el mal centrífugo se extiende a otras regiones españolas. Buscan los derechos de las personas, más ciertos y respetables que los de los territorios, y se disponen a defenderlos en el ámbito catalán, tan machacado por el nacionalismo recalcitrante y el oportunismo de la izquierda radical, lo que no deja de ser un buen principio y un ejemplo admirable. Cataluña, que siempre fue esponjosa, atractiva, cosmopolita, culta y abierta, tiene que volver a serlo y renunciar al momento inhóspito y áspero, pueblerino y secuestrado de la realidad española por una minoría con sentido de la oportunidad que se aprovecha de la confusa debilidad de la franquicia local del PSOE. LITERATURA Y SAQUEO L E que las leyes del copyright protegen su teoría acerca L plagio, en el sentido más amplio y coloquial de que Cristo y María Magdalena tuvieron hijos y que del término, está en la base de la literatura desesa descendencia es rastreable a lo largo de la histode sus mismos orígenes. Apropiarse de la idea ria; una hipótesis sobre la que, como se sabe, está cenajena y, más radicalmente, de la expresión que utilizatrada también la intriga conspirativa de la célebre noron otros para hacerla pública ha sido y es práctica vela multimillonaria. Leigh y Baigent afirman que, habitual en nuestra tradición cultural, donde todo aunque Brown no ha copiado nada literalmente, ha- -temas, argumentos, motivos, personajes y textos- -hecho algo mucho más grave: apropiarse por se acaba reciclando. Y especialmente en nuesentero de la arquitectura intelectual de su litros días, cuando la instantaneidad de la inforbro para construir en torno a ella su obra de mación hace muy difícil discernir qué es robo ficción. y qué, simplemente, resultado de cortar y peHasta la fecha el copyright no se aplicaba a gar creativamente cosas que flotan en el aire las ideas, sino a su expresión. Lo que está ahora de nuestro globalizado Zeitgeist. en juego es trascendental: ¿deben protegerse La literalidad, el grado, la intensidad y la imlos derechos de autor de una idea? Los demanportancia del hurto es lo que diferencia el plaMANUEL dantes, cuyos editores, por cierto, son los misgio, objeto de sanción penal desde las primeRODRÍGUEZ mos que los de Brown (Random House) se aporas leyes del copyright en el siglo XVIII, de RIVERO yan en que, aunque su investigación se prootras formas leves de apropiación como la palongó diez años, su hipótesis central no es un descubrirodia, el homenaje, el diálogo intertextual, la reintermiento histórico (que no podría ser protegido) sino pretación, la cita o la resonancia. Montaigne y Cervanuna conjetura, una hipótesis creativa. tes se adueñaron de ideas y argumentos de predecesoSi Leigh y Baigent ganaran el juicio- -para lo que res y contemporáneos. Y Avellaneda no digamos. El sus abogados tendrían que demostrar, entre otras coteatro de Shakespeare es impensable sin el botín prosas, que Brown ha seguido sustancialmente el hilo y cedente de obras de Plauto, Boccaccio, Chaucer, Arioslos argumentos de sus hipótesis- -se produciría un to, Bandello y tantos otros, en las que el genio de Straauténtico terremoto de consecuencias impredecibles tford entró a saco para manipularlas gloriosamente. en las leyes de protección de los derechos de autor y en Y Joyce expolió a Homero para contarnos la banal odila edición mundial. Y, lo que es más importante, una sea de Leopoldo Bloom. sentencia en ese sentido subvertiría la misma actitud En el Tribunal Supremo londinense se sigue estos con que los escritores se enfrentan a su oficio. Los esdías la vista de un juicio contra los editores de El códipecialistas estiman que tal posibilidad es difícil, aungo Da Vinci, de Dan Brown, cuyo resultado puede ser que no imposible: los respectivos bufetes de (carísitrascendental para el futuro de ese instrumento esenmos) abogados han puesto toda la carne en un asador cial para la protección de los derechos del autor que es en el que, con película de El código a la vista, aún se el copyright. La demanda ha sido interpuesta por los cocina más dinero. Mientras los jueces leen cuidadoabogados de Richard Leigh y Michael Baigent, dos de samente dos libros que nunca pasarían por sí mismos los tres autores del ensayo El enigma sagrado, publicaa la historia de la literatura, muchos creen que, al medo originalmente en 1982, veinte años antes del supernos, los demandantes ya han ganado una batalla proventas (más de 35 millones de ejemplares) del señor pagandística y promocional. La otra está por ver. Brown. Los demandantes sostienen, simplificando,