Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 JUEVES 2 3 2006 ABC Gente Loewe, entre Mireille Darc y Blondie La primera firma del diseño español presentó en París su colección Otoño- Invierno 2006 2007 arropada por numerosos incondicionales TEXTO: ROSA BELMONTE FOTO: ERNESTO AGUDO Las tentaciones de George Michael. El ex de Wham! dice que es tentador hacer un disco de su último episodio (la detención por presunta posesión de drogas) pero que esta vez, al contrario de lo que hizo después de su incidente en unos lavabos en Los Ángeles, no convertirá la experiencia en álbum. vó en París la noche del martes, pero el miércoles el día fue espléndido y sólo tras el desfile de Loewe volvió a nevar tímidamente. Pasadas las tres de la tarde en el Teatro Nacional de Chaillot, en la plaza de Trocadero, José Enrique Oña Selfa presentó la colección que ha diseñado para la temporada Otoño- Invierno 2006 2007. Había un sitio reservado para Karl Lagerfeld, pero su lugar fue ocupado por otro que no era Karl Lagerfeld- -como para confundirlo- Sí acudieron la guapa Jasmine Le Bon (imagen de la casa Loewe a finales de los 80) y su marido, el no tan guapo Simon Le Bon (líder de Duran Duran) que no se despegó de su gorra de cuadros ni de su libro. Leía Kafka on the shore de Haruki Murakami, mientras lucía masculina chaqueta de cuero Belstaff. Ella se puso una de visón blanco de Loewe de esta temporada. Ne ¿Quién es esa chica? El front row estaba lleno de bolsos de la casa. Los de Goya Toledo, Laura Ponte o Nieves Álvarez, que presumía, con razón, de hijo (un calco de ella) y que se peleaba su atuendo blanco con el de la Le Bon. En el caso de la española, un chaleco de ante y lince blanco de la misma marca. Elle est qui? me preguntaba un japonés de Nieves y de Goya, tan fotografiadas, tan blancas (también Goya) Jaime de Marichalar Son Excellence El Duque de Lugo según la tarjeta de su asiento) miembro del consejo de administración de Loewe, no llevaba bolso alguno, y fallaban los de Beatriz de Orleáns (Dior, por supuesto) y Sonsoles Díez de Rivera, con un Vuitton. Ésta se sentó al lado de Danni Minogue, cantante y hermana de Kylie. El agua y el aceite. Casi casi se dieron la espalda. En el lado derecho de la primera fila de principales, Estrella Morente con boina de piel y el nuevo presidente consejero delegado de Loewe, Albert Puyol, muy discreto en una esquina. Y en la pasarela, entre otras, la pelirroja Lily Cole, una de las modelos del momento. De una gran escalera blanca bajaban las maniquíes. De negro, de negro y blanco, de blanco, de amarillo. Una colección entre la Mireille Darc de los años 60 (a todas la peinaron con la melena corta de la tantos años novia de Alain Delon) y la Blondie de los 80. El aire sofisticado de la Darc y el cañero, el glam, de Blondie. Unas líneas muy limpias y, a la vez, mucho detalle, pero sólo en la costura, en los barrocos diseños amarillos con madroños. Por lo demás, nada de complementos. Sólo dos bolsos, el clásico Amazona y el Sam. Y pieles negras acharoladas. Un mono llevaba Lily Cole, que parecía salida de Los vengadores Una Emma Peel de pelo rojo. Pieles negras acharoladas en las propuestas del diseñador Jose Enrique Oña Selfa para la casa Loewe