Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 3 2006 11 El cardenal Cañizares confirma que la invitación al Papa para visitar Valencia partió del Episcopado Localizan al asesino de Hicham Mandari, el empresario que amenazó a Hassan II con revelar secretos ¿ES ESTO TERRORISMO SIN QUERER CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN Inquietos e incómodos por la falta de información que reciben de los contactos Gobierno- Batasuna, que creen seguros los peneuvistas buscan protagonismo a toda costa TELEPRESS La medida es consecuencia, según el Departamento que dirige Javier Balza, de la aplicación de las disposiciones legales que prohíben cualquier tipo de acto que pueda interpretarse como apología del terrorismo Una aplicación por la que no había velado en los últimos meses el Gobierno vasco, según denuncias reiteradas del PP en el Parlamento de Vitoria. Sin embargo, los proetarras pudieron rendir homenaje al recluso en el recinto del cementerio de Santurce l terrorismo es terrorismo tanto cuando busca muertos como cuando los cosecha por accidente. Conviene recordarlo ahora que ETA ha lanzado una ofensiva de bombas con aviso para forzar concesiones en el proceso que algunos aceptan llamar de paz cuando debería ser, todo lo más, de disolución canalizada. Ayer mismo un grupo de ertzainas de CC. OO. denunciaron, tras resultar herido un compañero en el atentado de Munguía, que existe el peligro de que un día cualquiera otra bomba, avisada o no, se cobre alguna vida. ¿Son menos graves los homicidios terroristas sin querer que los asesinatos a secas? No desde una perspectiva ética y política, aunque penalmente sean menos graves. Y los terroristas pueden especular con esta ganancia marginal. Veamos: si ponemos un bombazo como el último de Urdax, con ochenta kilos de explosivo, y de paso salta por los aires- -sin querer- -un artificiero, un policía o un peatón, pues mala suerte, pero bueno para el convento, porque algunos ya han aceptado que el terrorismo sin querer forma parte necesaria del proceso de paz Pasó en Omagh en 1998: un coche- bomba puesto en una calle comercial se llevó, ¿sin querer? 31 muertos. ¿Mala suerte, o una maniobra del IRA, a través de un satélite delegado (IRA Auténtico) para forzar la negociación con Londres? Pueden intentar colarnos un Omagh para que el gobierno mueva pieza es factible si el jugador contrario está dispuesto a mover pero le falta un empujoncito. En el frente vasco resulta sintomático que el consejero Balza avise de que ETA se está reforzando- -gracias a su pasividad, por supuesto, y como si no le concerniera- desmintiendo así al consejero Azkarraga, que tiene el cava enfriando para celebrar la inminente pax nacionalista. Ambos gobiernos deberían darse cuenta, aunque para el vasco esta advertencia sea completamente inútil, de que no se trata de sus consejeros o ministros jueguen alternativamente a poli bueno y poli malo, sino de que bastaría con que sus policías ejercieran para acercar la paz. La de verdad, claro, paz con libertad. E El proceso en soledad del PNV MANUEL ERICE MADRID. Cuando el PNV dice que ésta no es su tregua, la afirmación es cierta e incierta al mismo tiempo: es verdad porque no la maneja, pero, como todo lo importante que pasa aquí- -y más si es la resolución del conflicto también esta tregua es y será la suya La interpretación, que corresponde a un responsable político empapado de la realidad vasca, arroja luz sobre el creciente interés de los dirigentes peneuvistas, en especial de su presidente, Josu Jon Imaz, en sacudirse responsabilidades por si el nuevo diálogo con ETA se va al traste. Con el argumento de que su partido está escaldado desde que fracasara la denominada treguatrampa de Estella y su alianza con el mundo radical, Imaz se ha distanciado públicamente en diversas ocasiones de los continuos mensajes cruzados entre el Gobierno- -con ayuda del PSE- -y Batasuna, en buena parte para no tener que justificar ante nadie la falta de protagonismo de su partido explica la misma fuente. Ajeno a los tanteos En medios políticos vascos coinciden en que esta vez el PNV no sólo no está participando en los tanteos hacia el llamado proceso de paz, sino que está recibiendo muy poca información. Hace muy pocos días, un alto cargo del primer partido del País Vasco confesaba a ABC: Sabemos que se están moviendo muchas cosas, pero no nos estamos enterando; ya no estamos en primera fila Ya el propio Ibarretxe, en diversas ocasiones, ha demandado a Rodríguez Zapatero información sobre los contactos entre los socialistas y la banda terrorista y su mundo, siempre con resultados negativos. Como trascendió hace meses, el lendakari vasco mostró su malestar a Zapatero por puentear al Gobierno vasco y a su partido y allanar el camino hacia una negociación con la mediación de los dirigentes del Partido Socialista de Euskadi. Otra prueba más- -esta vez una prueba doble- -de la soledad del PNV y de la permanente e intranquila búsqueda de su minuto de gloria en este nuevo contexto volvió a escenificarla Ibarretxe hace unas semanas: por un lado, con la creación del Consejo Político (órgano extragubernamental del gobierno tripartito formado por él mismo; Javier Madrazo, de Ezker Batua, y Joseba Azkarraga, de Eusko Alkartasuna) para preparar el camino hacia el proceso de paz según su versión, y, por otro, con un inesperado órdago- amenaza de iniciar un nuevo proceso de consulta a la sociedad vasca si las dos partes implicadas, Gobierno y ETA- Batasuna, no dan los pasos que se espera de ellos No era sino la confirmación de la crítica medida, mitad escepticismo, mitad reproche, con la que el PNV viene incomodando a partes iguales a socialistas y batasunos. Anteayer mismo, el propio Azkarraga, uno de los más combativos partidarios de la negociación con ETA, martilleaba en el mismo clavo al afirmar rotundamente a una emisora de radio que ya hay acuerdo entre el Gobierno y la banda terrorista y que sólo falta que se materialice en la conformación de las dos mesas planteadas por Otegi en el manifiesto de Anoeta: la de partidos y la de los presos con la banda terrorista. Hasta el propio Arzalluz, retirado de la actividad política, ha pretendido estos días echar una mano al lendakari intentando dar muestras de un conocimiento del proceso que, según reconocen en el seno de su partido, no es tal. Según explicó la misma fuente peneuvista a este periódico, las últimas iniciativas del socialismo vasco en abierta afinidad con Batasuna, desde la histórica entrevista de UGT con LAB hasta el plan de normalización elaborado por el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, para su secretario general, Patxi López, pasando por el manifiesto promovido por la parlamentaria socialista Genma Zabaleta, han sembrado todavía más inquietud en un PNV que, pese a seguir gobernando el País Vasco, ha perdido en los últimos meses un protagonismo político evidente en el que se considera el padre de todos los asuntos pendientes: el proceso de paz. Hay quien pone en duda el papel que acabará jugando el PNV, pero los más avisados insisten en que a pesar de sus nervios, estará donde siempre ha estado: en primera línea. Un alto cargo peneuvista, a ABC: Sabemos que se están moviendo muchas cosas, pero no nos estamos enterando