Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 1 3 2006 Internacional 35 Uno de sus hermanos afirma que Ollanta Humala era el Capitán Carlos b Se desconoce si el candidato a la Presidencia del Perú cometió abusos y violaciones de derechos humanos durante la lucha antiterrorista contra Sendero Luminoso ABC LIMA. Antauro Humala, hermano del candidato presidencial Ollanta Humala, confirmó ayer que éste utilizó el seudónimo de Capitán Carlos cuando formaba parte del Ejército peruano y se dedicaba a enfrentar a las fuerzas terroristas de Sendero Luminoso. Estas aseveraciones adquieren importancia en plena campaña electoral, puesto que Humala- -en segundo lugar en las encuestas- -ha sido denunciado por algunos campesinos de la provincia selvática de Tingo María por cometer violaciones contra los derechos humanos. En enero pasado, ellos aseguraron que Humala empleó el apelativo de Capitán Carlos cuando dirigió la base militar de Madre Mía en 1992. Sin embargo, en declaraciones al diario El Comercio, Antauro Humala, recluido en un centro penitenciario, no precisó si su hermano fue responsable de abusos contra las comunidades campesinas. Simplemente, señaló que éste se circunscribió a la labor reglamentaria que ejercía el Ejército El mismo Ollanta Humala ha reconocido que se hacía llamar el Capitán Carlos aunque ha negado reiteradamente que haya cometido abusos contra la población civil. A pesar de ello, la Fiscalía de la localidad de Tocache ha iniciado investigaciones para determinar la veracidad de las acusaciones. Por su parte, Amnistía Internacional pidió ayer a los candidatos presidenciales del Perú que su prioridad sea la protección de los derechos humanos, en vista de la discriminación que sufren aún las comunidades indígenas y campesinas. AP Las FARC intensifican su ofensiva a dos semanas de las legislativas BOGOTÁ. El ataque que mató a ocho concejales el pasado lunes ha sido el último episodio de una escalada de violencia que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha lanzado en el sur y este del país, a menos de dos semanas de la convocatoria de elecciones legislativas del 12 de marzo. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, instó ayer a los candidatos a mantener sus actividades políticas como mejor forma de defender la democracia. En la imagen, un policía hace guardia junto a los cadáveres de los concejales asesinados en un restaurante del municipio de Rivera, en el departamento suroccidental de Huila. Una colombiana, grave después de que un atracador le inyectara una bacteria Los médicos creen que su agresor le inoculó en el cuello sustancia fecal b Tanto la familia de la víctima como las autoridades reclaman al atracador que informe qué le inyectó, ya que puede morir por la infección en cualquier momento ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. Por favor, que esa persona llame y nos diga qué usó. No tomaremos represalias repetían una y otra vez por la radio colombiana Yolanda y Roberto Rivera Durán, hermanos de Sonia, la mujer de 38 años a quien un hombre le inyectó una bacteria en el cuello cuando ella impidió que le robara su teléfono móvil. La necesidad de que el ladrón aparezca o al menos les escuche es imperiosa. A Sonia, madre de dos hijos, se la está comiendo una infección que devora los tejidos blandos según el parte de los médicos. Puede morir en cualquier momento. Está en estado crítico aunque estable. Por ahora estamos haciendo los análisis y hasta mañana (por hoy) no tendremos los resultados explicó a este diario Jorge Enrique Franco, director médico de la Clínica Los Remedios, donde Rivera se encuentra ingresada en la unidad de cuidados intensivos. Al mismo tiempo, el vicegerente mé- dico del centro hospitalario, Francisco Pérez, explicó que la hipótesis que se maneja es que la sustancia inyectada está relacionada con las heces fecales. El médico aseguró que le habían dado varios antibióticos para contraatacar a la peligrosa bacteria, o virus, que se había extendido por todo su cuerpo. El doctor anunció a la emisora de radio RCN que sospecha que la sustancia inoculada es una mezcla de agua y materia fecal. El secretario de Salud de Cali, Eduardo Cruz, consideró este hecho inusual y que la persona que lo cometió está enferma, sembrando terror y afectando a la salud pública Reclamó además la colaboración ciudadana para detener al agresor. rar contaba a los medios locales Yolanda, la hermana de la asaltada. El pasado domingo, pocas horas después del ataque, le fue creciendo una bola en el cuello. Sonia fue a un hospital donde en tres ocasiones le limpiaron los tejidos de la zona afectada. Estamos muy preocupados, lo increíble es que esto sea por robarle un móvil. Ella es muy trabajadora, dedicada a uno de sus hijos, el otro vive en Estados Unidos le dijo a ABC Fito Rivera, otro de sus hermanos. Más casos No es la primera vez en que un caso de estos se presenta en Colombia, un país donde anualmente mueren más de 3.000 personas por causa de un conflicto armado no resuelto desde hace ya más de cuatro décadas. En marzo de 2004, cuatro personas intentaron inyectarle cianuro a Emilio Gallego, gerente de Transportes Sotrasanvicente. Gallego resultó ileso, puesto que la aguja de la jeringuilla con la que fue atacado se dobló al chocar con una de sus costillas. No obstante, meses después murió tras recibir un disparo. Meses más tarde, la Policía de Bogotá, la capital colombiana, capturó a una banda que atacaba a mujeres y ancianos. Los tres arrestados intimidaban a sus víctimas diciéndoles que les inyectarían el virus del sida. Bajo la lupa de EE. UU. Ayer se supo, por otra parte, que los servicios de Inteligencia de Estados Unidos vienen observando de cerca las elecciones en Perú, debido sobre todo a las recientes declaraciones del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien ha manifestado públicamente su respaldo al candidato Ollanta Humala. En una audiencia en el Congreso norteamericano, el jefe de los servicios de Inteligencia, John Negroponte, aludió a los lazos entre Humala y Chávez, y alertó que este último gasta considerables cantidades de dinero para implicarse en la vida política y económica de otros países en América Latina Una bola en el cuello El dramático caso ocurrió el sábado pasado en un popular barrio de Cali, la capital de la provincia del Valle del Cauca, al noreste de Colombia. Según varios testigos, un hombre de tez morena la agarró por sorpresa por el cuello para tratar de quitarle el móvil justo en el momento en que Sonia Rivera iba a tomar un taxi sobre las diez de la noche. Ella forcejeó y el hombre la atacó. Sonia le dio un codazo y una patada, y por eso el ladrón reaccionó. El pinchazo en el cuello le produjo no sólo dolor sino también dificultad para respi-