Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 MARTES 28 2 2006 ABC Economía La batalla entre Francia e Italia complica una decisión de la CE sobre la opa de E. ON a Endesa Berlusconi apela a Bruselas para que impida la fusión GDF con Suez por tomar distancias de un problema que se complica de hora en hora, mientras los gobiernos se preparan para la cumbre de primavera ENRIQUE SERBETO, CORRESPONSAL BRUSELAS. Lo que para la Comisión Europea empezó como un problema hispano- español se ha ido complicando y representa ya un verdadero enjambre europeo de intereses entrecruzados. Francia, Alemania, Italia y hasta Bélgica están en esta liga de la que unos quieren salir como campeones nacionales y otros pasar a las ligas mundiales con buenos equipos. Por ello, el Ejecutivo comunitario dio ayer señales de un prudente alejamiento de la primera línea de un frente que se le ha complicado a todas luces y que es ahora más imprevisible que hace un mes. La Comisión no podrá pronunciarse sobre ninguna operación concreta hasta que no se le notifique por las partes dijo el portavoz oficial Johannes Laitemberger en una rueda de prensa en la que periodistas de toda Europa trataron inútilmente de saber cuál va a ser ahora la doctrina política de las instituciones comunitarias ante esta marejada empresarial que ha revuelto todo el sector energético europeo. Los más avisados comparaban el tono de las intervenciones de los repreb La Comisión ha optado Silvio Berlusconi EPA Los expertos consideran que lo que ha hecho el Gobierno de París entra dentro del marco legal comunitario sentantes de la Comisión el viernes pasado, cuando le enviaron un mensaje claramente hostil al Gobierno español ante las contramedidas que aprobó el Consejo de Ministros para dificultar la opa de la alemana E. ON, con la neutralidad con la que se pronunciaba ayer ante los pasos que ha dado el Gobierno francés para favorecer la fusión entre la pública Gaz de France con Suez (el primer accionista de esta segunda empresa es la belga Electrabel) para defenderse de la opa de la compañía italiana Enel. Todo hay que decirlo, los expertos consideran que lo que ha hecho el Gobierno de París entra en líneas generales dentro del marco legal comunitario (al fin y al cabo, el Estado francés es el primer accionista de la gasista y además es muy probable que aproveche esta maniobra patriótica para proceder a una privatización más o menos encubierta de Gas de France) y posiblemente no se puede decir lo mismo de las medidas que aprobó el Gobierno español en el último Consejo de Ministros. Pero a nadie se le ha escapado la consideración de que el movimiento tan claro de un país como Francia a favor de los campeones nacionales ha dejado las cosas muy difíciles para que la Comisión Europea se atreva sola a levantar todavía la bandera de la protección del mercado único, sin saber cuál es el criterio de los demás países. El ministro francés de Asuntos Exte- riores, Phillipe Douste Blazy que acudió ayer a Bruselas al consejo de Asuntos Generales, ya dijo que cada Gobierno tiene que encargarse de sus campeones aunque en última instancia se trata de relaciones entre empresas pero el Gobierno belga ha hecho saber que tendrá que intervenir por- El responsable antimonopolio alemán cree que las medidas de España serán papel mojado ABC MADRID. El presidente de la Comisión Alemana de Monopolios, Jurgen Basedow, afirmó ayer que las medidas del Gobierno para otorgar mayores funciones a la Comisión Nacional de la Energía CNE) que le permitan analizar la oferta de E. ON sobre Endesa, quedarán en papel mojado y que sus decisiones tendrán que ajustarse a la legislación comunitaria. En declaraciones a Radio Intereconomía, Basedow dijo que aunque el Gobierno español deje la decisión en manos de la CNE, ésta tendrá que cumplir con la legislación comunitaria En su opinión, favorecer industrias clave para los mercados globales, es una solución con poca visión de futuro. Las otras industrias estarán de alguna forma desatendidas, quedarán en un segundo plano y van a tener que pagar el precio. Aconsejaría a los gobiernos nacionales que no practicasen este proteccionismo Basedow ya se había mostrado partidario de que Bruselas fuera competente en la oferta pública de adquisición (opa) de Gas Natural sobre Endesa. Y en la fusión E. ON y Endesa considera que se hará bajo la atenta mirada de las leyes de competencia europeas, especialmente de la normativa sobre control de fusiones empresariales del año 2004. Por ello, precisó que, teniendo en cuenta que tanto Endesa como E. ON tienen una posición dominante en sus países, y presencia en otros, es lógico esperar que, tarde o temprano, una de las dos tratara de entrar en el mercado de la otra. En ambos países la industria eléctrica tendrá que invertir mucho dinero en nuevas centrales, y mantenimiento y renovación de infraestructuras, cosa que Basedow considera posible en la actual situación. Sin embargo, explicó que si ambas se fusionan la competencia que podríamos esperar de tales actividades no se produciría, porque estarían coordinadas. E. ON se quedaría principalmente en el mercado alemán y Endesa en el español y es posible que acaben por dirigirse a terceros mercados de otros estados miembros de la Unión. Pero irían a esos mercados no como competidoras, sino con una fuerza combinada. En la misma línea, la prensa alemana calificó ayer de encerrona la decisión del Gobierno español de ampliar la capacidad de la CNE para pronunciarse sobre operaciones que afecten a sectores estratégicos españoles. Con la palabra Encerrona titula Frankfurter Rundschau un artículo en el que asegura que el Gobierno de Madrid ha tomado decisiones que deben molestar un poco a E. ON Aún así, estas medidas no son una prohibición añade, ya que éste no es el estilo del presidente del Gobierno español. Zapatero piensa en el gran conjunto, en España, de forma tan sentimental como todos los jefes de Gobierno, que elogian el libre comercio hasta que les duele señala. La posición del Gobierno español es, junto al aviso de Bruselas, uno de los temas en los que más énfasis ponen los medios alemanes. Berliner Zeitung advierte de que también en España vale el derecho comunitario