Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura MARTES 28 2 2006 ABC Gonzalo Suárez: Mi asignatura pendiente es hacer un cine absolutamente libre, sin saber lo que va a pasar El cineasta huye de los cánones establecidos y estrena en DVD El genio tranquilo su último filme b La nueva propuesta de este di- rector incluye también Aoom (1969) que nunca estrenó, y Dos pasos en el tiempo libro con los guiones de ambas películas J. HERNÁNDEZ MADRID. Para este director asturiano (Oviedo, 1934) el tiempo es motivo de reflexión, de nostalgia y de aquellos recuerdos de Aoom (1969) en los que Gonzalo Suárez buscó un proyecto insólito y tan experimental que, en su momento, no fue entendido (excepción aparte del norteamericano Sam Peckinpah) Así, retomando aquella idea, ha llevado a cabo El genio tranquilo con dos actrices, Aitana Sánchez- Gijón y Ayanta Barilli, encargadas, dice Suárez, de abrir las compuertas de la cinta para elaborar un estudio del tiempo De esta nueva película, en DVD, formato poco convencional para un estreno, y, sobre todo, de cine, habló ayer con ABC en la Casa de América, donde presentó un proyecto que ha visto la luz en colaboración con el Principado de Asturias y la editorial Ocho y Medio, entre otras instituciones. ¿Partió de usted esta idea del libro más las dos películas en DVD? -No. La idea vino del Principado de Asturias y me pareció muy buena, pues el libro está muy bien editado. ¿Porqué ha elegido este formato y no el habitual de estrenar una película en las salas de cine? -Siempre he hecho cine para una persona y no para el público. Y el DVD me permite una relación distinta. El cine es reflexión, reflejos en un ojo dorado El director de Remando al viento o El detective y la muerte ayer en Madrid citando a John Houston. Y para eso el DVD es el medio mejor que el contexto inevitablemente comercial de la exhibición en las salas de cine. ¿A qué le suena usted eso del congreso catártico que anunció la ministra Carmen Calvo? -Se habla mucho, pero me temo que de estos sitios no salen soluciones. -Buceando en su biografía, usted ha hecho un poco de todo: gasolinero, trabajador de astilleros, periodista deportivo... ¿Y eso de ojeador del Inter de Milán en los años 60? -Hacía informes de los equipos que iban a jugar contra el Inter. ¿Real Madrid o Barça? -Ummm... En este momento, Barça. Me gusta el buen fútbol. -Con tantas profesiones, ¿le queda alguna asignatura pendiente? -Hacer un cine absolutamente tan libre como cuando me pongo a escribir un relato, sin saber lo que va a pasar. ¿Ve cine actual? -Sobre todo en DVD porque permite recuperar películas que antiguamente no podríamos recuperar. De los últi- EFE mos estrenos, Buenas noches y buena suerte Clooney tiene un gran talento. ¿Y Match point -Es muy buena. Hay muy buenas películas y los actores son mejores que nunca. -Usted fue el gran valedor de Woody Allen para que le concedieran el Príncipe de Asturias. ¿Le veremos pronto rodando por el Principado? -Sí. Pero de eso prefiero no hablar, porque no he terminado el guión. Empezaré a rodar en Oviedo a finales de septiembre u octubre. TEATRO Divinas palabras Autor: Ramón María del Valle- Inclán. Versión: Juan Mayorga. Dirección: Gerardo Vera. Escenografía: Ricardo Sánchez Cuerda y G. Vera. Vestuario: Alejandro Andújar. Iluminación: Juan Gómez Cornejo. Música: Luis Delgado. Intérpretes: Elisabet Gelabert, Fernando Sansegundo, Jesús Noguero, Julieta Serrano, Alicia Hermida, Pietro Olivera, Julia Trujillo, Sonsoles Benedicto, Carlota Gaviño, Emilio Gavira, Gabriel Garbisu, Abel Vitón y Fidel Almansa, entre otros. Lugar: Teatro Valle- Inclán. Madrid. PRINCIPIO DE VIAJE JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN uestión de justicia el que, en su principio de viaje, la segunda sede del Centro Dramático Nacional se coloque bajo la enseña de don Ramón del Valle- Inclán, nuestro mayor dramaturgo del siglo XX. Divinas pa- C labras es la bisagra entre sus obras anteriores y el esperpento, pues si el tratamiento de muchos personajes y situaciones enlaza con las estructuras de su formidable invento escénico, otros elementos remiten a la estética simbolista- decadentista antes visitada por Valle. Las fechas de creación de Divinas palabras y Luces de bohemia están reveladoramente muy próximas: la primera apareció como folletín de El Sol en 1919 y como libro en 1920, el mismo año en que se dieron a imprenta las primeras versiones de la segunda y de Farsa y licencia de la reina castiza No está de más comentar que el estreno de Divinas palabras en 1933, pese a contar con Margarita Xirgu al frente del reparto, decorados de Castelao y arreglos de Cipriano Rivas Cherif, no tuvo éxito. Valle- Inclán se anticipó a su tiempo con una obra con acotaciones irrealizables, diez escenarios distintos, escenas muy crudas, un desnudo femenino, mezcla de sucesos realistas y fantásticos... y un lenguaje de tanta altura poética como contundencia expresiva para narrar la disputa por un enano hidrocéfalo y la caída y expiación de una adúltera. Gerardo Vera la ha elegido para ser la primera obra que dirige como titular del CDN, en una respetuosa versión de Juan Mayorga, uno de cuyos mayores aciertos es utilizar al perro Coimbra como nexo entre escenas y corporeizarlo como el trasgo cabrío con el que Mari- Gaila tiene una coyunda de siete leguas. Es un montaje de calidades oscuras, solanescas, de expresionismo sucio y sombrío bien matizado por la iluminación de Gómez Cornejo y con una escenografía sobria y abierta, en la que destaca un árbol que es arrancado de cuajo en escena y lue- El de Gerardo Vera es un montaje de calidades oscuras, solanescas, de expresionismo sucio y sombrío bien matizado por la iluminación go aparece arbitrariamente, salvo cuando el Cabrío hace cabalgar sobre él a la sacristana. El espectáculo, encerrado entre dos paréntesis como de ejercicios corporales de escuela teatral, con los actores incorporándose a sus personajes o despojándose de ellos, crece según avanza, mientras los intérpretes, en un conjunto con altibajos, se sobreponen al colosalismo del escenario y la palabra del gran Valle se impone a todos los elementos. Elisabet Gelabert es una Mari- Gaila galana y con empaque; Fernando Sansegundo, más joven de lo que su personaje requiere, es un Pedro Gailo turbio y atormentado al que se le resiste la grandeza postrera del sacristán; Jesús Noguero resuelve con eficacia chulesca su Séptimo Miau; Alicia Hermida, Julieta Serrano y Sonsoles Benedicto encajan sus tipos con la solvencia y el buen hacer que les da su experiencia; estupendo el baldadiño de Emilio Gavira y sobresaliente para el Coimbra de Pietro Olivera. No resulta, al cabo, mal principio de viaje para un nuevo teatro.