Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 2 2006 Nacional 21 Un niño de 9 años de Tarragona, en coma tras recibir una patada de un compañero Según la Generalitat fue un accidente; según la familia, una agresión J. G. TARRAGONA. Desde el pasado 22 de febrero, un niño de 9 años de Valls (Tarragona) permanece ingresado en estado de coma en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Juan de Dios de Barcelona tras recibir una patada en la cabeza por parte de un compañero de clase. Mientras que la familia de la víctima afirma que la patada fue voluntaria y se trató, pues, de una agresión, desde el Departamento de Educación de la Generalitat se insistió ayer en que el suceso fue un accidente. Los hechos ocurrieron el pasado 21 de enero a las 12: 30 horas en una aula de la escuela Baltasar Segur de Valls. Según la versión que ayer explicó el director de Servicios Territoriales de Educación en Tarragona, Josep Maria Pallás, en un momento determinado el menor herido, que cursa tercera de primaria, se agachó para recoger un lápiz. En ese preciso instante, un compañero de clase, un niño de 10 años de origen paquistaní, sacudió bruscamente el pie hacia atrás para sacarse una piedrecita en el zapato que le molestaba y con el tacón le dio un golpe en la frente. Tras encajar el golpe, el niño de 9 años continuó en clase con normalidad. Sin embargo, al final del día, cuando ya estaba en casa, empezó a sentirse mal y fue trasladado por sus padres al hospital Juan XXIII de Tarragona, donde fue intervenido de un coágulo en el cerebelo (situado en la parte posterior de la cabeza) Posteriormente, se le trasladó al Hospital infantil San Juan de Dios de Barcelona. estado grave, aunque anunciaron que hoy por la mañana emitirán un parte médico actualizado del menor. Mientras se aguardaba con inquietud la evolución del niño herido, el suceso hizo estallar la indignación entre los padres de los alumnos de la escuela Baltasar Segur. Muchos de ellos acudieron ayer por la mañana al centro pa- ra pedir explicaciones por lo sucedido. La Asociación de Padres y Madres se reunió por la tarde con la dirección del centro y con representantes de Educación para tratar de aclarar los hechos Aunque aún no está claro si éste lo es, los casos de violencia en las aulas, a menudo concretados en fenómenos como el bullying han dejado de ser ya un hecho inédito en España. Sin ir más lejos, también en Cataluña, en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) la semana pasada la Guardia Civil detuvo a tres jóvenes acusados de acosar y torturar a un chico de 17 años que estudiaba con ellos en una escuela- taller. Según denunció el padre de la víctima, los tres detenidos, uno de ellos menor, pegaban a menudo a su hijo y le obligaban a fumar porros. Además, en una ocasión le robaron la cartera y las llaves de casa. Tras soportar en silencio dos meses de agresiones, la víctima reveló su pesadilla a su padre el pasado 30 de enero, cuando recibió una paliza que le obligó a llevar un collarín cervical. Antecedentes de agresiones No podemos hablar en ningún caso de agresión. Fue un golpe fortuito sentenció Josep Maria Pallás, quien añadió que la versión de la Generalitat viene refrendada por algunos niños de la clase que fueron testigos del incidente. Pero la versión de los hechos de la familia del niño ahora en coma es totamente distinta. Una tía del niño declaró ayer a Catalunya Radio que la patada que recibió fue intencionada y que le dio detrás de la nuca Además, los familiares de la víctima y otros padres denunciaron ayer que el presunto agresor y otros de sus familiares ya han protagonizado otros incidentes similares en la misma escuela. Por todo ello, reclamaron la dimisión del director de la escuela. Por su parte, fuentes del Departamento de Educación aseguraron ayer que el presunto agresor no había protagonizado ningún incidente parecido anteriormente. Con todo, el director de los Servicios de Educación en Tarragona sí admitió que el año pasado en la misma escuela se registró una agresión por parte de un alumno de quinto de primaria que fue finalmente expulsado del centro. Desde el Hospital San Juan de Dios se informó ayer de que la víctima sigue en coma, ingresada en la UCI y en