Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional MARTES 28 2 2006 ABC Rajoy reivindica ante Aznar el historial del PP al tiempo que aboga por renovar programas e ideas Advierte del peligro de recordar los tiempos de gloria y dormirse en los laureles del éxito pasado partir de la Convención el PP se convierta en una plataforma para el cambio que recupere el liderazgo del centrismo reformista CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Mariano Rajoy y José María Aznar tuvieron ocasión ayer de coincidir de nuevo en un acto público con motivo de la presentación del libro de FAES Los indicadores del cambio. España 1996- 2004 que reúne en 500 datos la evolución del país durante los ocho años de gobierno popular. Ambos reivindicaron la gestión de entonces, uno, como presidente del Gobierno, el otro, como miembro relevante del gabinete ministerial, pero Rajoy fue mucho más lejos al defender una ejecutoria, de la que dijo estar orgulloso, pero advertir también del peligro de caer en la melancolía si se mira atrás demasiado. No parece que el líder del PP quiera convertirse en estatua de sal, por ello apeló a la necesidad de no recordar unos tiempos de gloria para dormirse en los laureles del éxito pasado Estoy orgulloso como español, pero también como una de las personas que formó parte de esos gobiernos aseveró en referencia al periodo comprendido entre los años 1996 y 2004, pero poco después subrayó, tras solicitar que no se le interpretara mal, que ningún historial político puede sustituir nuevos programas, nuevos proyectos e, incluso si se justifica, nuevas ideas b Defiende que a Aznar y Rajoy, en la presentación del estudio de FAES sobre la etapa de gobierno del PP IGNACIO GIL El ex jefe del Ejecutivo denuncia el tratado de paz con ETA MADRID. Fue breve. Conciso. Fiel a su estilo. Pero ello no impidió que José María Aznar soltara ayer en el acto de FAES varias cargas de profundidad contra su sustituto en la Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero. La más potente fue a cuenta de la política antiterrorista al reprochar al líder socialista que con sus silencios y hechos dé a entender, dijo, que se trabaja para firmar una especie de tratado de paz con los terroristas Esta actitud, además de ser profundamente dañina para los intereses nacionales, genera una desconfianza que alcanza a la totalidad de la sociedad agregó Aznar para quien no se acaba con el terrorismo sólo con decirlo. Precisamente, Rajoy anunció que en la Convención se rendirá un homenaje a las víctimas y el PP defenderá la vía de la derrota por encima de la negociación. Por otro lado el presidente de FAES, que expresó su plena disponibilidad a Rajoy en todo aquello que pueda serle de utilidad defendió una política de resultados frente a los gestos, y dijo que estos últimos sólo valen para rubricar y apoyar unas ejecutorias, sin las cuales el gesto se convierte en finta o engaño Tras reiterar su teoría de que los socialistas han dejado sus convicciones y principios en un cajón y gobiernan con el único objetivo de conservar el poder, acusó al Gobierno de caer en el pecado de la fatal arrogancia por la cual, por ejemplo, interfieren en las decisiones individuales, en los mercados o en las costumbres lo que, a falta de mayores concreciones, hay quien interpretó como una referencia a las opas a Endesa e, incluso, a la ley del Tabaco. No hay política digna de tal nombre si detrás no hay ideales aseveró Aznar para proclamar la fiabilidad de Mariano Rajoy del que afirmó que es un capital político con el que siempre se contará y que cada vez irá adquiriendo mayor valor Legítimamente orgulloso No renegó del pasado, es más, afirmó que los indicadores presentados ayer por FAES deben servir para demostrarnos a nosotros y demostrar a la nación de qué somos capaces y darles una razón más a los ciudadanos para confiar en nosotros Es por ello que se declaró legítimamente orgulloso aunque consideró que tener la vista puesta en el pasado es poco práctico El líder popular vindicó- -ante la plana mayor de su partido, que se citó en el acto- -este paso como necesario para responder a los actuales problemas del país. En un análisis coincidente con el que poco tiempo antes había expresado Aznar, subrayó que ahora España es diferente. En demasiados aspectos demasiado diferente a la que heredó el PP en 1996. Aznar no dudó en decir, en este sentido, que estamos hoy peor que entonces Por eso, además de proponer cambios en el fondo, Rajoy anunció que tenemos que trabajar también de manera diferente sin caer en la inmoralidad de fingir ser algo distinto a lo que se es. Así, la Convención del próximo fin de semana aparece como la cita que marcará un antes y un después en el PP porque si bien en la misma se defenderán cuestiones básicas de su ideario El líder del PP califica de nuevo error del Gobierno la próxima ley de bases de Régimen Local (consenso constitucional, espíritu de la Transición, defensa de España como una nación, igualdad de los españoles, cohesión social, viabilidad del Estado... su objetivo es renovar las ideas de un proyecto liberal que encabezado por Aznar hizo posible el cambio que evidencian los indicadores del informe presentado por FAES. El PP preten- de ser la plataforma para un nuevo cambio por la cual el centrismo reformista que define estatutariamente al PP recupere el liderazgo de la sociedad española. Hay que empezar a construir ese liderazgo nuevo para que España vuelva a ser la gran nación europea que en el fondo sigue siendo a pesar de todas las zancadillas que algunos han querido poner a su paso en estos dos años de Gobierno del PSOE. Por otro lado, Rajoy hizo referencia a la información adelantada por ABC sobre la nueva Ley de régimen local que prepara el Gobierno y que incrementará la dependencia autonómica de los entes locales. Dentro de una re- flexión general sobre el debilitamiento del Estado calificó este anteproyecto de nuevo error del Gobierno por entender que esta iniciativa debería perseguir darle más competencias y financiación a los ayuntamientos, que vertebran España Tampoco pudo sustraerse el líder del primer partido de la oposición a hablar de las opas a Endesa para denunciar que al Gobierno le importa más el interés político y demostar quien manda que el interés de los consumidores y usuarios, el respeto a los accionistas, el prestigio de España, la proyección internacional de nuestras empresas y el bienestar y riqueza de los españoles.