Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 28 2 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. MUJERES DE ARMAS TOMAR C ON su habitual facundia, el ministro de Defensa dijo ayer que los Ejércitos y la Guardia Civil irían mejor si la mitad de sus generales fueran mujeres Esperemos que los actuales generales no se lo tomen en cuenta. A lo mejor está pensando ascender rápidamente a las 900 mujeres que son oficiales, las 200 suboficiales y los más de 15.000 soldados de tropa y marinería. Porque, LUIS IGNACIO hasta ahora, PARADA el grado de comandante es el más alto logrado por una mujer. La frase, aparentemente feminista, rezuma machismo cuartelero. Como aquellas canciones de hace años que decían: Las chicas tienen algo especial, las chicas son guerreras, desde la más cursi a la tía más legal o Ellas suelen llevar el timón y hacer astillas tu pobre corazón, y si ves el mundo girar es porque las muñecas han puesto las caderas a funcionar Bono, que llena las televisiones de publicidad engañosa acerca de las maravillas que esperan a nuestros jóvenes si eligen dedicar su futuro profesional a la Fuerzas Armadas, no ha conseguido cubrir las plazas necesarias previstas en los Presupuestos ni bajando del 90 al 70 por ciento el cociente intelectual mínimo exigido a los aspirantes, suavizando las pruebas físicas de ingreso, suprimiendo la exigencia de tener al menos el graduado escolar, por lo que se puede acceder a la mayor parte de las plazas sin ningún estudio, y elevando de 26 a 28 años la edad máxima para ingresar como soldado. Mantiene, eso sí, el límite de 35 años para abandonar la vida militar si no se asciende a suboficial o si no se accede a los puestos de tropa profesional permanente, que no podrán superar el 20 por ciento del total. A lo mejor lo que a Bono le gustaría es que salieran una nueva monja alférez, como Catalina de Erauso, una Perricholi, una Quintrala, una Inés de Suárez, mujeres magníficas, valerosas, aventureras, que saltaron desde la historia al mito. Con el pacifismo que nos invade, el machismo residual y esas mínimas exigencias no es fácil que lo consiga. Delgado- Gal y los intérpretes Este domingo, don Álvaro trató del papel de las víctimas del terrorismo. Como ciudadano y miembro de la AVT quiero hacer algunas puntualizaciones. Critica que parte de la opinión pública- -a su entender- -nos impute un derecho de veto sobre las decisiones del Gobierno. También afirma que la AVT no deber ser una especie de foro con capacidad de representar la voluntad popular. Estando plenamente de acuerdo, me pregunto si don Álvaro considera que esa parte de la opinión pública a la que alude se trata del todo o al menos de una parte representativa de la ciudadanía que nos apoya. Y si así lo estima, si cree que la mayoría de nuestro respaldo social tiene la razón ofuscada, tal vez por efecto de los sentimientos que afloran ante la contemplación del drama de las víctimas. No es mi percepción de la calidad de esa ciudadanía. También me pregunto si el autor imputa esa misma pretensión del derecho de veto a la propia AVT. Reclamamos firmemente memoria, dignidad, justicia, respeto al Estado de Derecho. Por tanto, pedimos transparencia a nuestro Gobierno y rechazamos la impunidad. Algo que el artículo viene a caricaturizar como hazaña democrática y castigo ejemplar de los delincuentes Califica como absurda la pretensión social de reparar el dolor de las víctimas por ser éste personal y no colectivo ni político En vida del Pacto Antiterrorista nos llegaba más consuelo y reparación que nunca. No se puede reparar al cien por cien, cierto, pero créame que nos hizo mucho bien. Al mismo tiempo, la sociedad española conoció los años de mayor unidad frente a los totalitarios, además de un Estado de Derecho más y más fuerte que los arrinconó hasta el borde del abismo. Fíjese que cuando no existía la reparación y sí el olvido, el Estado de Derecho era mucho más débil. Al cabo, parece que lo colectivo y lo político no se encontraban tan lejos de la reparación debida a las víctimas. También afirma que ningún político podría negarse a entrar con ETA en tratos Intoxicación Estoy indignado. Yo creía que el Gobierno iba a reconocer que una parte sustancial del pueblo español había salido a la calle a pedir memoria y dignidad para las víctimas y a exigir que no se hagan contrapartidas políticas a ETA en ninguno de los casos. Pues no... Yo estuve allí, acompañado del millón y medio de españoles que nos manifestamos en Madrid. Y lo hice porque España como Nación no está en venta, y porque no creo en la posibilidad de que ETA abandone definitivamente las armas con esta política del Gobierno, sencillamente porque nunca ETA ha tenido tanto protagonismo, condicionando las políticas de Estado, y le va bien así. Y, en todo caso, si lo hace, que sea porque funciona el Estado de Derecho y por un Pacto contra el Terrorismo que se ha mostrado eficaz con la inestimable eficacia de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, y nunca por cesiones inaceptables. Dicen que fue una manifestación contra el Gobierno, y no se equivocan, pues es él quien está resucitando a ETA, cuando estaba contra las cuerdas. Es el Gobierno el que, lejos de frenar las ansias nacionalistas, las estimula, potenciando la disgregación de las tierras de España, dividiendo a los españoles y produciendo la mayor desigualdad entre ellos jamás conocida, con la conversión de la Constitución en papel mojado a efectos prácticos. ¿Cómo no vamos a rebelarnos contra esta política? Ernesto Ladrón de Guevara López de Arbina, procurador en Juntas Generales de Álava. hecho de serlo. Tal vez si Moratinos y el Gobierno español pidieran lo mismo para los países con mayorías islámicas, como lo hacen con los de mayoría cristiana, su proyecto de Alianza de Civilizaciones tendría credibilidad. Moisés Gómez Díaz. Barcelona. El abandono del pueblo saharaui El 27 de febrero de 1976, en el oasis de Bir Lehlu, antes de traspasar la frontera argelina y acampar en el terrible desierto de Tinduf, los saharauis proclamaron su independencia. Era el fin del terrible éxodo y el comienzo del dramático exilio de quienes, al negarse a caer bajo el yugo del Ejército marroquí, fueron machacados por éste mientras huían arrastrándose por el desierto. En esa desesperada huida hacia el interior se perdieron muchas vidas, abrasadas por el napalm enemigo. Han pasado treinta años. En 1991 se firmó un plan de paz que preveía un referéndum de autodeterminación cuya celebración Marruecos se ha encargado de torpedear una y otra vez, burlándose de la legalidad internacional. Entre tanto, los saharauis de Tinduf sobreviven gracias a la ayuda internacional y a su fe ciega en la justicia de su causa, y los otros saharauis, los del territorio amurallado y ocupado militarmente por Marruecos, siguen sometidos a una brutal tiranía, en la que se encarcela, se tortura, se viola o se hace desaparecer a los disidentes. Pese a la indudable responsabilidad española en estos hechos, nuestros gobiernos no han hecho casi nada por poner fin a tanta barbarie, llegándose al colmo de la ignominia con el Gobierno actual. Las promesas de apoyo eterno a los saharauis hechas por Felipe González en Tinduf se han convertido en sumisión de Zapatero al Rey de Marruecos, abandono de los refugiados de Tinduf, tolerancia de la represión en el Sahara ocupado y búsqueda de un equilibrio entre unos y otros, es decir, entre invasores e invadidos, entre carceleros y encarcelados, entre torturadores y torturados. Y así ¿hasta cuándo? Carlos Sánchez de Roda. Pozuelo de Alarcón (Madrid) de índole penal o medidas de gracia cuyo alcance nadie puede determinar hoy y bajo unas condiciones actualmente inexistentes y que tampoco se avistan. Difuso. No obstante, el presente es bien concreto. Salvador Ulayar. Pamplona. La difamación de religiones El Ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha afirmado que su Gobierno estudia la posibilidad de asumir algunos puntos de la resolución de la ONU La lucha contra la Difamación de Religiones rechazada por la Unión Europea el año pasado. La resolución pide a los Estados que actúen contra la difamación de las religiones, especialmente contra la situación de los musulmanes y los árabes en diversas partes del mundo Moratinos, por el contrario, no se ha quejado al Reino de Marruecos por mantener en el artículo 220 del Código Penal la pena de entre seis meses y tres años de cárcel para todo aquél que intente quebrar la fe musulmana, es decir, para los que hacen proselitismo y apostatan. Esto no es una excepción, sino una regla en los países árabes donde se condena a muerte y ahorca a los cristianos por el