Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 2 2006 Deportes 99 FÓRMULA 1 A DOS SEMANAS DEL COMIENZO DEL MUNDIAL Renault asoma como la escudería más solvente en la pretemporada. No ha roto motores y ha acumulado kilómetros e información. Ferrari remonta y McLaren acude con retraso. Unanimidad en torno a la potencia de los Honda Fernando Alonso viaja en primera TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Los registros de pretemporada tienen un valor relativo, dicen en la Fórmula 1. Son estimativos, periodo experimental. Sin embargo, los ensayos dictan veredictos. Hay coches que se paran y otros que van como la seda. Hay declaraciones conformes, placenteras y manifestaciones atribuladas. Faltan catorce días para que arranque el Mundial y, de momento, Renault y Alonso viajan en primera. Renault. La escudería de Alonso ha recorrido muchos kilómetros sin romper el motor. Ha acumulado vueltas de calidad en Jerez, Montmeló y Cheste en busca de su seña de identidad del año pasado: la fiabilidad. Y lo ha conseguido. Los entrenamientos apuntan a un coche rápido y sólido. El motor V 8 del R 26 ha respondido a las exigencias, aunque Alonso ha incidido en el margen de mejora de dos ejes: la potencia y los neumáticos. Es probable que no estemos ante el monoplaza más veloz, pero sí el que más carreras puede terminar. El asturiano ha cumplido un programa extenso en vueltas, al nivel de Michael Schumacher, y ha marcado el mejor tiempo seis días. McLaren. El coche con más aceleración de la pasada temporada lleva retraso. Tardó en estrenar su motor V 8 sobre un monoplaza naranja. Tardó en presentar su silueta cromada, el MP 4- 21, con los detalles rojos en guiño a Vodafone. Y, sobre todo, tardó en poner en órbita a su estrella, Kimi Raikkonen, el veraneante perpetuo. Resultado de todo ello es un Pedro Martínez de la Rosa en constante ebullición por los circuitos, probando, probando. El coche se paró en su debut en Montmeló en recuerdo de 2005: una flecha con problemas para acabar carreras. Nos falta potencia y fiabilidad dijo entonces De la Rosa. En las dos últimas semanas los progresos han elevado varios puntos el nivel del coche, en espera de que el motor Mercedes de ocho ciclindros adquiera más potencia. El pronóstico apunta a que comenzará el año con retraso y que la mejora será progresiva. Fernando Alonso abandona la pista después de una sesión de entrenamientos AFP Toyota, el equipo de presupuesto ilimitado, se encuentra un paso por detrás del escalafón dominante Red Bull, más cerca de Midland, Toro Rosso y Super Aguri que de BMW y Williams Honda. Renace el gigante japonés. Pilotos, ingenieros, especialistas... Todo el mundo habla de Honda en los circuitos, de su flamante RA 106. Sin llegar a clamor, la escudería nipona ha registrado tiempos de primer nivel en la pretemporada. Barrichello y Button pelean por la titularidad del número uno. Hay coincidencia general. Junto a Renault, Ferrari y Mclaren, es un candidato a ganar carreras. Y como dijo Barrichello, ¿por qué no el título de pilotos? Hemos mostrado un rodaje positivo. Nuestro ritmo es competitivo, de manera que creo que hay señales muy prometedoras La duda reside en los neumáticos, en su resistencia a la degradación. Puede ser irresistible en las calificaciones y el recelo, en el tramo final de las carreras. Toyota. La brigada de presupuesto ilimitado no termina de ingresar en el escalafón. El cambio de fabricante para su TF 106 ha supuesto el mayor desafío para el coloso nipón. Eso y el cambio de los neumáticos Michelín a Bridges- tone han retrasado su puesta a punto. Han salpicado su pretemporada de salidas de pista, incidentes y falta de estabilidad. En teoría, motor y caballos nos le debe faltar. Otra cuestión es el chasis. Están en la mitad de la tabla. Jarno Trulli se ha mostrado más rápido que Ralf Schumacher. BMW. La quinta marca de automóviles apunta un paso inferior a sus competidores, Renault, Ferrari, Honda y Toyota. Su problema ha sido el tiempo. La compra de Sauber por BMW envolvió a la firma alemana en un laborioso proceso de fusión. La construcción de un nuevo coche lleva tiempo hasta ensamblar todos los detalles y no parece que BMW vaya a luchar por los podios este año. El fichaje de un germano, Nick Heidfeld, ha disparado las expectativas en Alemania. Jacques Villeneuve no ha dicho gran cosa en los ensayos. Ni frío ni calor para el campeón mundial de 1997. Williams. Frank Williams, uno de los históricos del mundillo, ya dijo en su día que la salida de BMW resultaría perniciosa. La escudería que gobernó el Mundial en el ciclo de los ochenta y noventa (siete títulos de pilotos y nueve de constructores entre 1980 y 1997) quiere recuperar posiciones en la parrilla con un fichaje de pedigrí, Nico Rosberg, el hijo del campeón finlandés en 1982 Keke Rosberg, aquel que inspiró estrofas en la movida madrileña de los ochenta. El FW 28 motor Cosworth ha dejado buenas sensaciones y aspira a entrar en los puntos. Le penaliza su escasa experiencia con Bridgestone. Red Bull. Flavio Briatore, el capo de Renault, ironizó respecto a la pujanza económica de este equipo, una filial de Ferrari. Antes pensábamos que Ferrari era el que más gastaba. Y ahora, con Red Bull, habrá que reconsiderarlo Al amparo de los motores Ferrari, la multinacional de las bebidas energéticas ha gestado un grupo de cierto potencial, con dos pilotos de nivel, el escocés Coulthard y el cuarto alemán, Christian Klien. No se espera que gane carreras y los sabios dicen que tardará en coger puntos, pero Coulthard avisó a mitad de febrero en Barcelona, a menos de un segundo del mejor Alonso. Midland. El primer conjunto de la historia con licencia rusa parece abonado a las últimas filas de la parrilla. El llamado MF 1 Racing tiene a Tiago Monteiro y Christijan Albers a los mandos de su M 16. El antiguo Jordan no ha dicho nada especial en los entrenamientos invernales. No será el último, pero tampoco estará muy lejos. Toro Rosso. Minardi ya era una tradición entrañable en la F 1. Siempre la cenicienta, el equipo de las oportunidades. Toro Rosso sigue esa línea. Filial de Red Bull, que a su vez es delfín de Ferrari, cuenta con Liuzzi y Speed para conducir su STR- 106. Gerard Berger compró el 50 por ciento del equipo. Ferrari. Hay unanimidad en las advertencias. El cavallino rampante no repetirá su pésimo 2005. A ello contribuirá, dicen, la reducción de potencia de los motores V 8. En Maranello comenzaron a trabajar en noviembre pasado, casi sin vacaciones, para evitar otro fiasco. Los pilotos inciden en la recuperación, toda vez que Schumacher ha estado muy cerca de los tiempos de Alonso en los circuitos españoles. No ha alcanzado el nivel de prestaciones de Renault y Honda, y en el comportamiento de las cubiertas Bridgestone se fía buena parte del rendimiento para 2006. Eso, y que Schumacher no se rinde. Super Aguri. La undécima formación es nueva. Depositó 48 millones y saca coche. Dirigido por el ex piloto japonés Aguri Suzuki y con el respaldo de Honda, ha contratado a Sato e Ide para un bólido que no ha hecho pretemporada.