Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Deportes FÚTBOL INTERNACIONAL LUNES 27 2 2006 ABC CESC FÁBREGAS Centrocampista del Arsenal e internacional español Es difícil enterrar al Real Madrid, pero no es imposible ganarle otra vez LONDRES. Su pasaporte demuestra que tiene 18 años, pero juega y piensa como uno de veintitantos. Si futbolísticamente parece hecho, humanamente se comporta como un licenciado de la vida. Piensa lo que dice y dice lo que piensa. Recibe a ABC en la casa donde vivió sus primeros dos años, al norte de Londres, y donde ha vuelto temporalmente porque ahora su nuevo apartamento está en obras. En las paredes, muchos recuerdos del Arsenal. Se nota que por ahí han pasado antes otros jugadores del club. Carraspea. Hasta el punto de tenerse que beber un vaso de agua. Es la emoción de saber que Luis cuenta con él para el partido del miércoles y que su debut con la selección absoluta parece ya una realidad y está a tres días vista. -Supongo que esta semana de febrero le quedará grabada para toda su vida... -Desde luego. En una misma semana jugar por primera vez en el Bernabéu y ganar al Madrid y que tres días después te convoquen para la selección es como para no olvidarlo. El martes no sabía que Luis estaba en el palco. La verdad es que lo pensé. Pero bastante tenía yo con el partido y lo cierto es que me salió todo bien. Fue uno en los que más he disfrutado desde que estoy en el Arsenal. Llevaba mucho tiempo sin sentir la sensación de jugar en un campo grande, con espacios, poder darme la vuelta y tener un segundo para pensar, campo para jugar... En la Premier los campos son más pequeños y la presión de los equipos es mayor. El Madrid deja jugar más, es una de las cosas que sabíamos y que pensábamos que podíamos aprovechar. ¿Y no va a jugar demasiado presionado a partir de ahora? Tiene ante usted la posibilidad de disputar un Mundial a su edad... -No, no me va a presionar. No me va a desestabilizar. Sé lo que me estoy jugando. Llevo mucho tiempo soñando con llegar a la selección absoluta como para pararme ahora por la presión. Me han trabajado muy bien en estos dos años, lo siguen haciendo y ahora tengo la oportunidad de demostrar lo que valgo. Y lo mismo que lo he hecho en el Arsenal tengo que hacerlo en la selección. Estoy trabajando precisamente para eso, para que Luis viera mi progresión y me diera una oportunidad. Si juego intentaré demostrar que estoy preparado y no se ha equivocado. Esta llamada lo único que me da es más ganas de trabajar. La vida se vive de sueños. Y yo tenía éste de llegar, del primer día, y ahora tengo el del Mundial. ¿Usted nunca se pone nervioso? -Alguna vez, pero soy tranquilo por naturaleza. Estoy bien aconsejado. El sábado fue el mejor de un Arsenal que no se pareció en nada al del Bernabéu y hoy será la gran novedad, junto a Senna, de la selección. El miércoles debutará y su mente está en el Mundial. Y un poco más allá, ¿por qué no? en el Madrid TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTO AFP Siempre lo he estado. Los nervios me salen de vez en cuando. Como el otro día antes del partido del Bernabéu, que no pude dormir la siesta, que suelo dormir perfectamente antes de otros partidos. Tenía algo raro en el estómago, pero nada más. Los nervios no me afectan para mal. Me motivan, me hacen estar más concentrado. Mis nervios son positivos, no negativos. No son de miedo a lo que tengo delante, son de ambición, de hacerlo bien porque trabajo para ello. ¿Y estar en la órbita del Madrid tampoco le afectará? Todo el mundo le sigue y está pendiente de usted, el seleccionador, los técnicos blancos... -Yo no salgo a un terreno pensando que me están viendo de otros equipos. Si acaso lo pienso después del partido y si me han salido mal las cosas. Yo soy un chico al que le encanta ganar, que no soporto perder y que salgo a disfrutar de cada encuentro. No pienso en otra cosa que no sea trabajar, hacerlo bien y ganar... Además que esté, si estoy, en la órbita del Madrid no es nada malo. Si te siguen es porque estás haciendo las cosas bien y me siento orgulloso. Yo era del Barça, crecí culé, pensaba que iba a jugar allí, no lo puedo ocultar, pero llegó el Arsenal, confió en mí y me vine para acá. Me gusta el fútbol. Yo he visto las tres finales que ha ganado el Madrid desde que yo he nacido. Le veo siempre que puedo. No voy a dejar de ver al Madrid por ser del Barça, hay allí grandes jugadores y me gusta verlos, Zidane es uno de ellos. Lo he seguido siempre, hasta con su selección. -Tiene usted una explicación lógica que justifique cómo ganaron con esa solvencia en el Bernabéu. En toda la temporada el Arsenal no había hecho un partido tan completo, pero el sábado mismo volvieron a jugar mal y perder... -Nos benefició que todos en España pensaran que no teníamos la calidad del Madrid y demostramos que todo lo que se había dicho era falso. No somos tan mal equipo y en el Bernabéu tuvimos una actitud espectacular. Somos un equipo muy joven, llegamos con muchos lesionados, pero sabíamos que todo era cuestión de concentración y ganas. No preparamos el partido especialmente, aunque también es verdad que no se juega en ese estadio todos los días y todos los jugadores estábamos muy mentalizados. -No me diga que encima no prepararon el partido como si fuera uno especial... -No. Vimos un vídeo de cinco minutos. Nos habló un poco Wenger de las virtudes del Madrid, de que teníamos que trabajar bien en el medio campo para compensar su calidad en el centro. Nos salió un partido espectacular. Baraja, operado ayer en el pómulo, es baja en la selección La selección sufrió el virus de los centrocampistas en la víspera de la concentración para el amistoso frente a Costa de Marfil en Valladolid. Rubén Baraja es baja porque está lesionado. En un salto con Paunovic sufrió, de manera fortuita, el hundimiento del pómulo izquierdo y fue intervenido anoche. Estará de baja entre dos y cuatro semanas. También Xabi Alonso pasó por la enfermería del Liverpool. Arrastra un fuerte golpe en la cabeza después de chocar en un balón dividido con el jugador del Manchester City Joey Burton. Los doctores le dieron unos puntos de sutura, viajó anoche y no tendrá problemas para jugar. El último damnificado es Guti. El jugador del Real Madrid no pudo desplazarse con su equipo a Mallorca porque tiene un fuerte golpe en el cuádriceps de la pierna izquierda. Además, presenta un gran hematoma con derrame interno. Hoy acudirá a Las Rozas con el resto de convocados y será el doctor Genaro Borrás quien tome la última decisión. Presionamos todos, robamos todos, salíamos todos. Defendimos sin faltas, con orden. Cuando llegué por la noche a casa, a las cuatro de la madrugada, lo volví a ver y confirmé que hicimos un partido muy completo, todos, jugamos como un equipo y luego Henry decidió una vez más. Es espectacular. ¿Tanto se gustó que se quiso ver otra vez? -No, Siempre veo el partido otra vez, esa misma noche o al día siguiente. -O sea que lo lo juega dos veces. -Sí. Analizo cómo lo he hecho, si he estado bien, en qué he fallado, qué puedo mejorar. Lo suelo ver sólo, tranquilo. Aunque el otro día lo vi con Reyes, que no tenía las llaves de casa y se vino aquí conmigo. Lo veo todo seguido. Alguna vez paro, rebobino y repaso. Lo hago desde la temporada pasada, que ya era titular. Al principio era por la novedad, me hacía gracia verme a mí mismo. Ahora lo veo para enjuiciarme. Y luego guardo todos los vídeos. Tengo prácticamente todos los partidos que he jugado. ¿Y cómo se ve normalmente, mejor o peor? -En general no me gusto. Siempre pienso que puedo hacer muchas más cosas. En el campo, cuando salgo, tengo siempre sensaciones extremas, o que he hecho un partidazo o que he estado muy mal. En el vídeo tengo sensaciones distintas. En el Bernabéu sí me gusté, por ejemplo. Tuve la misma sensación positiva que tenía al llegar a los vestuarios. ¿Cuénteme qué paso en esa caseta del Bernabéu, cómo reaccionaron sus compañeros? -Yo salí muy rápido, me estaban esperando unos amigos y familiares. Estábamos muy contentos, mis compañeros se fueron todos al jacuzzi, no estamos acostumbrados a encontrar bañeras tan grandes en los estadios ingleses. El entrenador nos felicitó uno por uno. A mí me dijo, simplemente, congratulations ¿No es muy expresivo el tal Wenger, no? -Sí, sí lo es. Pero tiene los pies en el suelo, como todos nosotros. El 0- 1 es muy importante, pero es un paso. -En Madrid todavía hay confianza en su equipo, piensan que pueden ganar en Highbury, como el Arsenal lo hizo allí. Mourinho es de esa opinión. -El Real Madrid es muy difícil de enterrar. Sabemos que es un equipo muy competitivo, con mucha experiencia en esta clase de partidos decisivos, pero no creo que sea imposible repetir la victoria. Sabemos de lo que somos capaces. En el Bernabéu pudimos marcar más goles y entonces ahora lo ve-