Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 2 2006 57 Cultura y espectáculos Memoria de la hermosura reúne los rasgos inéditos de la vida y la obra de María Teresa León El libro reivindica una figura que ha pasado desapercibida para la mayor parte de la sociedad española palabra sobre la vida y obra de María Teresa León. Nacida en una familia de la alta burguesía, eligió la literatura y la lucha contra el fascismo TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. ¿Ha llegado la hora de hacer mi testamento? Dejo a las mujeres de España mi entusiasmo por la vida. Nada más. Es todo lo que tengo No es poco, no, lo que María Teresa León legaba a las españolas luchadoras como ella, así en la guerra como en la paz. María Teresa León. Memoria de la hermosura es el titulo del preciosísimo libro que publica la SGAE y cuya edición corre a cargo de Olga Álvarez. La obra, bien dotada de fotografías y textos inéditos, entre estos la última carta que, ya enferma de Alzheimer, escribió a su hija Aitana (corría 1982) o el cuento Tres pies al galgo entre otras cosas. María Teresa León, autora de numerosos títulos, ha pasado a la literatura, sobre todo, por Memoria de la melancolía (1970) un título que se ha parafraseado en numerosas ocasiones, y que se encuentra entre los más estudiados por los hispanistas, según Álvarez. Cuando María Teresa y su esposo, Rafael Alberti, regresaron a España, el 27 de abril de 1977, tras un exilio de 40 años, ella ya venía enferma, pero no hay que olvidar que la carta a su hija, aunque en algún momento repita algo, es la de una persona que todavía siente y ama. En España, pasó desapercibida incluso para los comunistas, ella que tanto supo de trincheras; de salvar obras de arte del Prado, de la Alianza de Escritores Antifascistas, de la revista Octubre o El mono azul Murió en una clínica geriátrica de Majadahonda el 13 de diciembre de 1988. Está enterrada en una tumba de un pequeño cementerio de la localidad. Su cabeza reposa en un almohadón de la cuna de su hija y en la lápida se leen unos versos de Alberti: Hoy, amor, tenemos veinte años Su sobrina. Teresa Alberti, que se hizo cargo de ella desde que llegó a España hasta el día en que le cerró los ojos, cuenta que cuando se conocieron en Roma, María Teresa le comentó que un día entraría por la Puerta de Alcalá en un caballo blanco. No pudo ser así. Pero hubo muchas cosas que pudieron ser: Contra viento y marea (1942) Juego limpio (1959) Fábulas del tiempo amargo (1962) Cervantes, el soldado que nos enseñó a hablar escrito en Argentina y publicado en Madrid en los sesenta y un copioso etcétera. También trabajó en el teatro y dirigió para el de la Zarzuela, por ejemplo, la adaptación que su marido hizo de b La historia tiene la La escritora hablando a los soldados republicanos durante la Guerra Civil FOTOS: ABC Fue secretaria del Congreso de Escritores Antifascistas de Valencia El cerco de Numancia de Cervantes. A Olga le admira que aquella mujer se autollamara la cola del cometa que, ni que decir tiene, era Alberti. La coordinadora del libro, que ha trabajado un año y medio buscando inéditos dentro y fuera de España, dice no saber encajar aquel amor desmedido, pero que fue elegido por ella conscientemente: No la entiendo, pero la respeto En Argentina, añade, fue el motor de la familia y, lamentablemente, nunca tuvo una habitación propia como Virginia Woolf, algo necesario pa- Con su marido, Rafael Alberti, ambos con el uniforme de activistas ferroviarios durante una estancia en la Unión Soviética ra una escritora Como homenaje a una mujer que nació en el seno de una familia de la alta burguesía, hay que mencionar palabras de la última carta que escribió a su hija. Tras el mi queridísima hija sigue con un cómo te quiero, cuánto me acuerdo de ti, quisiera tenerte en mis brazos, en mi corazón te tengo todos los días, pienso sobre tu encanto, tu belleza y te abrazo dentro de mi corazón Se alegra del embarazo de su hija y escribe, quisiera estar junto a ti en esos días de marzo, me dices que el bebé ya estará en tus brazos y los míos lo levantarán a mis labios Sueño con la felicidad de verte. Sin Aitana, yo no sabré vivir. Te quiero tanto que mi vida eres tú En Argentina pensó que el franquismo iba para largo y trabajó en radio, televisión, periodicos dice Álvarez