Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional LUNES 27 2 2006 ABC El Papa condena con dureza la violencia religiosa en Irak y Nigeria b Dirigiéndose tanto a musulma- Una ex piloto de helicópteros que perdió sus piernas en Irak simboliza una oleada de veteranos estadounidenses opuestos a la guerra y con ganas de hacer carrera política en las filas del Partido Demócrata nes como a cristianos, dijo que los frutos de la fe en Dios no son los antagonismos devastadores, sino el espíritu de fraternidad JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El Dios Creador y Padre de todos pedirá cuenta todavía más severa a quien derrama en su nombre la sangre de su hermano advirtió ayer Benedicto XVI en una dura condena de la violencia religiosa en Irak y Nigeria. Entrando de lleno en un conflicto interno al Islam, el Papa lamentó que la trágica violencia en Irak ha llegado a los atentados contra las mezquitas mientras que en Nigeria se han prolongado varios días los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes, con muchas víctimas y destrucción de iglesias y mezquitas El Santo Padre se mostró a la vez dolorido y severo, pues la violencia en nombre de la religión es una de las peores blasfemias contra la religión que se profesa. Benedicto XVI manifestó su firme condena por la violación de los lugares de culto y pidió oraciones para que el Señor aleje de esas naciones, y de tantas otras, la amenaza de los conflictos Los choques entre sunníes y chiíes en Irak han producido más de doscientas víctimas, mientras que la violencia interreligiosa en Nigeria ha costado la vida a más de 130 personas. Dirigiéndose tanto a los musulmanes como a los cristianos, Benedicto XVI insistió en que los frutos de la fe en Dios no son los antagonismos devastadores, sino el espíritu de fraternidad y de colaboración para el bien común. Dios, Creador y Padre de todos, pedirá cuenta todavía más severa a quien derrama en su nombre la sangre de su hermano La segunda oportunidad de Tammy Duckworth TEXTO PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. El 12 de noviembre de 2004 es un antes y después en la vida de Tammy Duckworth. La entonces capitán de la Guardia Nacional de Illinois, destinada en Irak para pilotar helicópteros Black Hawk se puso a tiro de insurgentes armados con armas automáticas y lanzagranadas RPG durante un vuelo al norte de Bagdad. Tammy recuerda tiros, una bola de fuego y preguntarse por qué sus piernas no podían manejar los pedales de la cabina para intentar aterrizar. Después me di cuenta de que los pedales habían desaparecido y también mis piernas Tras ser rescatada con vida, evacuada y operada en Alemania, además de casi un año de intensiva terapia de rehabilitación para aprender a manejarse con sus nuevas piernas de titanio y su brazo derecho paralizado, Tammy Duckworth se ha embarcado en una comentado proyecto político con vistas a conseguir un escaño en la Cámara de Representantes federal, simbolizando toda una nueva oleada de veteranos estadounidenses opuestos a la guerra y que en los comicios legislativos del próximo noviembre aspiran a hacer carrera política en las filas del Partido Demócrata. Dentro de lo que Tammy describe como su segunda oportunidad a los 37 años para hacer algo esta mujer- -casada con otro militar- -ha empezado a hacer campaña en las primarias de su partido para representar en Washington al sexto distrito de Illinois, que comprende una parte más o menos acomodada y conservadora del extrarradio de Chicago. Un status quo político de tres décadas que la candidata Duckworth aspira a revolucionar este año, pese a haber entrado tarde en la competición ya que hasta mediados de diciembre no fue separada del servicio activo con el grado de comandante y toda clase de condecoraciones. Tammy Duckworth ABC El énfasis de la ex capitán no es tanto la guerra en Irak sino cuestiones bipartidistas como la educación da vez más desencantado con el Partido Republicano. Aunque ella misma rechaza cualquier tentación de triunfalismo: El hecho de que resultase herida dieciocho meses después de que el presidente Georg W. Bush declarase aquello de misión cumplida me da una plataforma, pero solamente eso. Si no hay sustancia en mi candidatura, caeré rápidamente Y de hecho su énfasis no es tanto la guerra en Irak sino cuestiones bipartidistas como educación y sanidad (www. duckworthforcongress. com) Ayudándose de un bastón, y desafiando el legendario frío invernal de Chicago, Tammy se dedica a ese estilo electoral puerta a puerta impensable en países con listas cerradas como España. No obstante, la evidente inex- Primarias el 21 de marzo Antes de enfrentarse a un rival conservador, Tammy tendrá que hacerse primero con la nominación de su partido en las primarias previstas para el 21 de marzo. Puesto por el que compite con otras dos aspirantes del Partido Demócrata, Christine Cegelis y Lindy Scott. En sus dos meses de activa campaña, la ex piloto ya se ha ganado el respaldo de sindicatos y de algunos de los pesos pesados de su partido, además de reunir sustanciales donaciones electorales por encima de los 120.000 dólares, el irónico equivalente de lo que cuestan sus piernas biónicas. Los estrategas demócratas creen que la candidatura de Tammy puede ser decisiva para ganar un distrito ca- periencia política de Tammy también está generando su correspondiente dosis de reproches sobre la utilización de una heroica poster girl por los demócratas en su esperanzado empeño de acabar con el actual dominio de los republicanos en ambas Cámaras del Congreso federal. Cuerpo legislativo que ahora contiene el menor número de miembros con experiencia militar desde la Segunda Guerra Mundial. Otros veteranos candidatos En esta llamativa batalla política, Tammy Duckworth no está sola. Al menos una docena de veteranos que han servido en los múltiples teatros de operaciones abiertos por el Pentágono tras el 11- S han anunciado candidaturas al Congreso. Todos menos uno- -el republicano Van Taylor en Texas- -encuadrados en las filas del Partido Demócrata y animados por unas encuestas que de forma persistente apuntan la existencia de un mayoritario rechazo popular a la forma en que la Administración Bush está manejando la papeleta de Irak.