Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 2 2006 Internacional 31 Irán asegura que hay un preacuerdo con Moscú sobre sus planes nucleares Los negociadores rusos se muestran mucho más prudentes de energía atómica anuncia que se creará una empresa conjunta encargada de enriquecer combustible nuclear para Irán en territorio ruso RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. El director de la Agencia de Energía Atómica rusa, Serguéi Kiriyenko, se encuentra en Irán desde el jueves tratando de insuflar optimismo a la comunidad internacional sobre la posibilidad de que Teherán acepte la propuesta de enriquecer en Rusia el uranio destinado a sus plantas nucleares. Pero ayer Kiriyenko no daba crédito a sus oídos cuando escuchó a su homólogo iraní, Gholamreza Aghazadeh, declarar que se ha alcanzado por fin un preacuerdo para poner en práctica la iniciativa rusa. Aghazadeh afirmó en una rueda de Prensa que las negociaciones han tenido un desarrollo adecuado y los dos países hemos llegado a un acuerdo básico para la creación de una empresa conjunta Esa empresa mixta debería encargarse de enriquecer combustible atómico iraní en territorio ruso. El máximo responsable del programa nuclear iraní señaló, no obstante, que las conversaciones hasta cerrar definitivamente el acuerdo continuarán en Moscú en los próximos días. Kiriyenko, por su parte, se limitó a decir que las negociaciones van bien y expresó su convencimiento de que la crisis suscitada por el programa nuclear iraní se resolverá en el marco del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) Es decir, sin que el asunto tenga que llegar al Consejo de Seguridad. b El responsable iraní Sin fecha para empezar Un acuerdo pleno aún está lejos. Al menos un acuerdo que pueda tener la bendición de EE. UU. y la UE. Y así lo prueba el hecho de que sigue sin haber fecha para la entrada en servicio de la central nuclear de Busher, visitada ayer por el director de la Agencia de Energía Atómica rusa, Serguéi Kiriyenko. La planta de Busher, en cuya construcción intervienen especialistas rusos, tenía previsto comenzar a funcionar este año. Para ello, Moscú debe enviar el combustible nuclear necesario, pero, tras las reuniones de los últimos días, las fechas continúan en el aire. El reactor de la central no podrá arrancar este año. Gholamreza Aghazadeh dijo que se ha creado un comité para acelerar los trabajos en la central y enviar desde Rusia lo antes posible los equipos que faltan. Pero Kiriyenko evitó hablar de plazos concretos. raciones de sus dirigentes, desearía tener la posibilidad de enriquecer uranio de forma independiente, aunque fuera sólo a escala reducida. Irán exige además la presencia de sus técnicos en el proceso de enriquecimiento que se lleve a cabo en Rusia. Se trata, evidentemente, de acceder a una tecnología como posible primer paso en la fabricación de armas nucleares. Rusia, miembro permanente del Consejo de Seguridad, no es partidaria de la aplicación de sanciones contra Irán y, menos aún, de utilizar la fuer- za. Si embargo, al gran país eslavo, que preside el G- 8 durante todo el año 2006, no es probable que le agrade quedarse a solas con China en una eventual votación para sancionar al régimen de los ayatolás. De ahí que tanto Kiriyenko como el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, insistieran ayer en que los contactos con Teherán continuarán de forma permanente. El próximo día 6 de marzo se vuelve a reunir en Viena la Junta de directores del OIEA para decidir si el expediente iraní se envía o no a la ONU. Quedan problemas pendientes El jefe de la delegación rusa aseguró que apenas quedan ya problemas pendientes sobre la organización, financiación y aspectos técnicos de la propuesta rusa Kiriyenko dijo que el problema se puede resolver en el seno del OIEA, para lo que será necesario adoptar todas las medidas necesarias dando a entender así que quedan aún flecos que amarrar. El responsable ruso, que ocupó en su día el cargo de primer ministro, admitió que Irán tiene derecho a desarrollar un programa nuclear para uso pacífico, pero dando las garantías necesarias de que no fabricará bombas atómicas. La proliferación de armas de destrucción masiva es inaceptable y la comunidad internacional debe tener plena seguridad de que no se producirá bajo ninguna circunstancia señaló. Y ahí parece estar el escollo. La principal condición que Rusia pone a Irán es que cese las investigaciones en el ámbito nuclear. Teherán, sin embargo, a juzgar por recientes decla- Periodistas iraníes contemplaban ayer la central nuclear iraní de Busher EPA Hoy se abre el juicio por genocidio en el Tribunal de La Haya contra la antigua República de Yugoslavia SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. El Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) de La Haya, iniciará hoy el proceso por la acusación de genocidio y agresión militar presentada en su día por Bosnia- Herzegovina (BiH) contra la entonces República de Yugoslavia, que desde el 2003 lleva el nombre de Serbia y Montenegro (SyM) La acusación fue presentada el 20 de marzo de 1993 y en ella se pedía que la TIJ se pronunciase sobre si la ex Yugoslavia fue la responsable de la agresión serbia (1992- 95) Sarajevo también acusó a la ex Yugoslavia de violación de las convenciones internacionales y de los derechos humanos durante el conflicto. BiH exige del Tribunal Internacional que determine el monto de la indemnización de guerra que Belgrado debería pagar. Esta se ha valorado en entre 150.000 millones y 300.000 millones de euros. El viernes pasado varios miles de personas se manifestaron en Saraje- vo y en otras ciudades de Bosnia en apoyo a la acusación. Mientras que los dirigentes serbobosnios, que a través de sus representantes en el Gobierno de Sarajevo han intentado una y otra vez disuadir a la TIJ para que no iniciase este proceso, no aceptan la acusación. Milorad Dodik candidato a primer ministro de la entidad serbia, República Srpska, dijo que jamás aceptará un fallo contra Serbia y Montenegro, amenazando con organizar amplias protestas si así sucede. Los procesos contra los criminales de guerra celebrados hasta la fecha en el Tribunal Penal Internacional han proporcionado amplias pruebas de que el régimen de Milósevic dirigió, participó y financió la agresión a Bosnia.