Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 2 2006 27 Miles de manifestantes en París contra el antisemitismo y el racismo tras la muerte de un joven judío Irán anuncia un preacuerdo con Rusia para desactivar la presión internacional sobre su plan nuclear Cientos de talibanes se amotinan en la principal prisión de Afganistán El rechazo a vestir los uniformes de la cárcel provocó los disturbios b Los amotinados lograron exca- var un túnel hasta el módulo en el que están encerradas unas setenta presas que quedaron desde entonces bajo su control ABC KABUL. Numerosos soldados afganos acompañados de carros de combate y armados con lanzagranadas rodearon ayer una de las principales cárceles de Kabul, donde se habían amotinado varios cientos de talibanes y presos comunes encerrados en la prisión. Los disturbios en la prisión de Policharki comenzaron en la noche del sábado, cuando los presos se negaron a ponerse los uniformes que se les quería obligar a vestir para evitar que se repitan hechos como la fuga ocurrida el pasado mes, en el que varios presos talibanes se escaparon de la cárcel haciéndose pasar por visitantes. Abdul Salaam Bakshi, jefe de prisiones en Afganistán, afirmó que el motín fue provocado por unos 350 talibanes que arrastraron consigo a los presos comunes. Los disturbios en la cárcel de Policharki son tanto más relevantes debido a que el establecimiento está siendo preparado para alojar próximamente a unos 110 presos afganos que serán trasladados desde Guantánamo. Policías afganos charlan junto a la prisión donde se amotinaron los presos AP AP gada Nelson Allaga, tras reunirse con los insurgentes y asegurar a los periodistas que yo soy el comandante ahora Hemos estado hablando dentro. Ariel Querubín no es la autoridad. Yo soy la autoridad. El Cuerpo de Marines de Filipinas está intacto porque todos seguimos la cadena de mando y el orden constitucional debidamente instituido explicó sin revelar el castigo que se le iba a imponer a los golpistas. A pesar de que el Gobierno ha conseguido sofocar esta pequeña revuelta, la inestabilidad política continúa en Filipinas porque la oposición ya ha avanzado que recurrirá esta semana ante el Tribunal Constitucional el estado de emergencia declarado por la presidenta Arroyo. Disparos y los gritos de Dios es grande y Somos seres humanos se escucharon durante todo el día de ayer las autoridades estuvieron discutiendo con los presos una salida a la situación. En varias ocasiones, anunciaron que la situación estaba bajo control. Pero el hecho es que desde el interior de la prisión se estuvieron oyendo durante todo el día disparos y gritos de Dios es grande por parte de los presos que clamaban también: Somos seres humanos A última hora de ayer las conversaciones parecían suspendidas. Las tropas aún no habían conseguido abrirse camino hacia el interior de la cárcel. Y aunque los medios de comunicación locales hablaban de varios heridos, las autoridades no daban ninguna confir- No hay vías de escape Salaam Bakshi explicó que ningún preso logró escapar durante el motín, aunque los guardianes fueron forzados a abandonar la prisión. Las tropas y carros de combate fueron enviados entonces para evitar una fuga en masa de los reclusos. Hemos rodeado la cárcel. No hay ninguna vía de escape aseguró un alto representante del Ministerio de Justicia. A lo largo de toda la jornada mación oficial sobre el particular. Según uno de los negociadores del Gobierno, unos cien amotinados del Bloque Número Dos habían tomado también el control de un módulo adyacente de la cárcel en el que están encerradas unas setenta presas. Otras fuentes del Gobierno puntualizaron que los amotinados excavaron un túnel hasta el módulo que aloja la población femenina de la prisión. Los representantes del Gobierno intentaron negociar la salida de las presas, pero el caos y las continuas discusiones entre los amotinados impidieron llegar a ningún acuerdo. Asimismo se intentó acordar la entrega de los heridos a la Cruz Roja Internacional, pero tampoco los presos se pusieron de acuerdo sobre este particular. Por desgracia, no hay ninguna unidad entre los presos. Cada uno tiene sus propias demandas. No hay ningún líder al que podamos dirigirnos señaló uno de los negociadores.