Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 LUNES 27 2 2006 ABC Internacional El Gobierno filipino sofoca el intento de rebelión de parte del Ejército Un coronel de marines se atrincheró en un cuartel de Manila y pidió el apoyo de la ciudadanía horas de motín y enfrentamientos entre la Policía y los detractores de la presidenta Macapagal, los sublevados depusieron su actitud pacíficamente PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Hace justo 20 años, Filipinas vivió una multitudinaria revuelta popular que derrocó al dictador Ferdinand Marcos y trajo la democracia al país. Ayer, este convulso archipiélago asiático formado por más de 7.100 islas pudo haber experimentado un nuevo cambio de régimen- -o al menos de Gobierno- pero finalmente todo se quedó en un intento fallido. Dándole en parte la razón a la presidenta Gloria Macapagal Arroyo, que el viernes decretó el estado de emergencia para abortar una asonada militar, un pequeño grupo de oficiales del Ejército se atrincheró en el cuartel general de los Marines e hizo un llamamiento al pueblo filipino para derribar al Ejecutivo. Al frente de este conato de rebelión se situó el coronel Ariel Querubín, que había sido incluido dos días antes en la lista de los insurrectos que estaban conspirando para derribar al Gobierno. Junto a un centenar de sus hombres y a bordo de tres tanques, Querubín irrumpió pasadas las cinco de la tarde en Fuerte Bonificacio, la sede central de los Marines de Filipinas, para protestar por la destitución horas antes del general Renato Miranda, el máximo responsable de este Cuerpo que b Tras cinco aglutina a 8.000 de los 117.000 miembros de las Fuerzas Armadas. Ante las cámaras de televisión, el coronel sublevado reconoció que pensaba unirse con 400 de sus subordinados a las manifestaciones previstas el fin de semana para celebrar la caída de la dictadura y criticar la corrupción del Gobierno, presionando así al jefe del Ejército, el general Generoso Senga, para que retirara su apoyo a la presidenta Arroyo. Arresto de oficiales Aunque dichos planes fueron neutralizados con el arresto el viernes de varios oficiales y líderes opositores, Querubín hizo un llamamiento a la ciudadanía para recuperar el espíritu del Poder popular el movimiento que tumbó a Ferdinand Marcos en 1986 tras 21 años de dictadura. Esperaré aquí a que la gente venga a protegernos de la agresión del Gobierno declaró el comandante, cuyo claro desafío al estado de emergencia sólo logró atraer a entre 3.000 y 4.000 personas a las puertas de la base militar. Entre los que acudieron a su petición de auxilio destacó la ex presidenta Corazón Aquino, viuda del líder opositor Benigno Aquino- -asesinado en 1983 por los partidarios de Marcos nada más regresar a Filipinas del exilio- Esta veterana y carismática política, heroína de la revolución de 1986 y antigua aliada de la presidenta Gloria Macapagal, se ha convertido ahora en una de sus más firmes adversarias y viene pidiendo reiteradamente su dimisión, por lo que podría capitalizar el Marines filipinos abandonaban ayer su cuartel general en Manila La intentona militar carga de razones al Gobierno, que decretó el viernes el estado de emergencia La ex presidenta Cory Aquino mantiene su firme oposición a la presidenta Arroyo Macapagal creciente descontento contra el Gobierno. Según los medios locales, junto a ella hicieron acto de presencia el senador Rodolfo Biazón, el abogado Argee Guevarra y el ex congresista José Virgilio Bautista, quienes estuvieron arropados por seguidores de grupos políticos de izquierdas y hasta por monjas que se dedicaron a rezar el rosario. Aunque una calma tensa reinaba en el resto de Manila, se produjeron algunos momentos de tensión cuando la Policía antidisturbios intentó dispersar a los manifestantes de la entrada a las instalaciones militares, cercanas al distrito financiero de Makati y a la zona de las embajadas. Finalmente, el incidente concluyó de forma pacífica cuando, a las diez de la noche, los amotinados decidieron deponer las armas. Así lo anunció el nuevo jefe de los Marines, el general de Bri- El golpe se cocinó con sandwich de pollo y ensalada de pasta P. M. D. PEKÍN. Aunque todavía hay muchos filipinos que creen que la amenaza del golpe de Estado es una excusa de la presidenta Gloria Macapagal Arroyo para acallar a la oposición, la revista Time ha publicado un artículo relatando cómo se fraguó dicha conspiración. En el reportaje, un redactor de este medio estadounidense asegura haber asistido el jueves por la noche- un día antes de la declaración del estado de emergencia- -a una reunión en la casa de José Cojuangco, hermano de la ex presidenta Corazón Aquino. A dicho encuentro acudieron una docena de oficiales del Ejército y de empresarios que se conjuraron para derribar al Gobierno y formar un nuevo gabinete. Entre ellos, destacó Pastor Saycon, un hombre de negocios enfrentado a la presidenta Arroyo y que parecía ser el líder del complot. Según Time, Saycon habló por teléfono con un militar apodado Delta que, a la mañana siguiente, se iba a unir con sus tropas a la concentración convocada para conmemorar el 20 aniversario de la caída de la dictadura de Ferdinand Marcos. En ese acto, que se iba a celebrar en el santuario de la Avenida Epifanio de los Santos, un general de los Marines iba a leer una declaración de apoyo del Ejército al Ejecutivo. A los militares también se habrían sumado los obispos católicos presentes en dicho oficio religioso, que sólo habrían puesto como condición para apoyar el golpe de Estado que fuera incruento y sin derramamiento de sangre Junto al respaldo de la influyente Iglesia católica, los sublevados podrían haber contado con el bene- plácito de EE. UU. puesto que Time señala que Pastor Saycon llamó a un diplomático de Washington y le garantizó que vosotros seguiréis siendo nuestros amigos, no China Además de desvelar esta trama, Time aporta jugosos detalles de la reunión, como que la intentona golpista se cocinó entre los sandwiches de pollo, la ensalada de pasta, el maíz y las galletas que sirvió la hija del anfitrión.