Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LUNES 27 2 2006 ABC Varios reveses y un apoyo condicionado MADRID. A pesar de lo vacía de compromisos internacionales que se encuentra la agenda de José Luis Rodríguez Zapatero, no han faltado noticias en la política exterior española, la mayoría de ellas negativas para el Gobierno. Así, por ejemplo, Estados Unidos puso el veto a la venta de aviones a Venezuela, negándose a transferir la tecnología norteamericana que llevan incorporada estos aparatos; la marcha de las negociaciones sobre Gibraltar se vio frenada por las demandas de autodeterminación de los gibraltareños, crecidos ante la política de concordia desplegada por el Gobierno español; el Parlamento Europeo criticó la política de la Unión Europea impulsada por España, de acercamiento a Cuba; y Marruecos continuó impidiendo la presencia de cargos institucionales españoles en el Sahara sin la más mínima protesta por parte del Ejecutivo. Al menos, el presidente del Gobierno recibió un inesperado regalo de la Administración Bush: su apoyo a algunos programas de la Alianza de Civilizaciones, aunque sea supeditado a que sirvan para sus planes en Oriente Medio. lógico es pensar que en los próximos meses volverá a tener una agenda normal en política exterior Mientras Zapatero se ha dedicado a los asuntos domésticos, su ministro de Exteriores. Miguel Ángel Moratinos, ha desplegado una gran actividad por diversas partes del mundo, y hasta la vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tiene programado para la primera semana de marzo un viaje a Kenia y Mozambique. Paralelamente, Sus Majestades los Reyes han viajado a Vietnsm y Tailandia y harán en breve un nuevo viaje oficial a Francia. En Moncloa se insiste también en que el último semestre del pasado año estuvo muy cargado de viajes del presidente del Gobierno y que, tradicionalmente los primeros meses del año, muchos gobernantes de otros países bajan su actividad exterior. Además, se asegura que es previsible que después de Semana Santa se acelere la actividad en política exterior. Aunque no hay fechas, se debe celebrar en el primer semestre la cumbre hispano- alemana en Berlín, tendrá lugar en mayo en Viena la reunión UEAmérica Latina, y han de desarrollarse reuniones con Marruecos, Argelia o Túnez, junto a las tradicionales cumbres con Francia, Italia y Portugal, que suelen tener lugar a finales de año. Asimismo, la intención de Zapatero es realizar un viaje a Asia, que podría incluir India y Japón, y otro a África, sin determinar qué países, y, naturalmente sin fechas concretas. José Luis Rodríguez Zapatero, a las puertas del Palacio de La Moncloa IGNACIO GIL Ocupado en los asuntos internos, Zapatero lleva casi tres meses sin salir al extranjero. La última vez que lo hizo fue en diciembre del año pasado para acudir a una cumbre de la UE en Bruselas, que será también su primer destino exterior el próximo 22 de marzo Sólo en casa TEXTO: LUIS AYLLÓN MADRID. La última vez que José Luis Rodríguez Zapatero viajó a extranjero su destino fue Bruselas. Era el 14 de diciembre del pasado año. Su objetivo: participar en la Cumbre Europea en la que se cerró el acuerdo sobre las Perspectivas Financieras de la UE. Según la información facilitada en el Palacio de la Moncloa, la próxima vez que el presidente salga de territorio español su avión aterrizará de nuevo en la capital comunitaria para participar igualmente en una cumbre europea. Será el 22 de marzo y Zapatero habrá pasado más de tres meses sin realizar ningún desplazamiento al exterior, algo que no se veía en un presidente del Gobierno español desde hace muchos años. Durante este tiempo, lo más cerca que el jefe del Ejecutivo ha estado del territorio de otro país fueron las ciudades españolas de Ceuta y Melilla en el norte de África, sin olvidar su presencia en la inauguración de la Terminal T- 4 en el aeropuerto de Barajas. Zapatero, como es bien sabido, ha dedicado sus afanes a la negociación del Estatuto de Cataluña o a tratar de que ETA abandone las armas. De esa forma, en su agenda han entrado sólo ocasionalmente los compromisos internacionales, que han quedado limitados, en la práctica, a tres citas de cierta envergadura en España: la recepción a Evo Morales como presidente electo de Bolivia a comienzos de año; la visita de Estado que el presidente ruso, Vladimir Putin, hizo a nuestro país en la primera semana de febrero; y la cumbre bilateral con Polonia que se celebrará el próximo 9 de marzo en Granada. Ni siquiera el corto desplazamiento que debía hacer a finales de enero a Atenas para participar en una reunión de la Internacional Socialista llegó a hacerse realidad. Zapatero lo suspendió a última hora con confusos argumentos. Ocupado en los asuntos internos, Zapatero, a pesar de sus proclamas europeístas, no ha mantenido ningún contacto directo con sus colegas europeos desde la última cumbre comunitaria. aunque pronto hablará con el primer ministro polaco, Kazimierz Marcinkiewicz, en el que será su primer encuentro bilateral. Frente al sedentarismo de Zapatero, algunos de esos líderes europeos han desarrollado una gran actividad exterior. Ha sido el caso, por ejemplo de Angela Merkel, que en sus primeros meses al frente de la Cancillería alemana se ha dejado ver en numerosos países y, entre otros lugares, en la Casa Blanca y en Oriente Próximo, donde Zapatero todavía no ha puesto los pies. Sin decirlo expresamente, el jefe del Ejecutivo está haciendo realidad la expresión que se atribuía a uno de los asesores de su predecesor en el cargo, José María Aznar, cuando éste comenzó a aficionarse a viajar con frecuencia más allá de nuestras fronteras: Más Soria y menos Siria Zapatero únicamente ha viajado por España y siempre en desplazamientos cortos. Preocupación en el PP Desde el PP, su secretario de Relaciones Internacionales, Jorge Moragas, expresa su preocupación por la falta de actividad exterior del Gobierno en un momento- -dice- -en que las decisiones que afectan al interés general de España se toman muchas veces en la escena internacional, donde el presidente debería estar especialmente activo Moragas ironiza señalando: Zapatero ha modificado el concepto que teníamos de política internacional y, sin olvidar el origen etimológico del término internacional- -que quiere decir entre naciones- -parece que la política internacional del presidente del Gobierno es lo que nosotros siempre habíamos pensado que debería ser política nacional. Eso lo único que hace es debilitar nuestra posición como país en el exterior Por el contrario, Rafael Estrella, portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, recuerda que la última parte del pasado año, Zapatero tuvo una agenda internacional muy intensa, tanto fuera como en España. Ahora- -afirma- -la agenda nacional es prioritaria y su permanencia en España responde a lo que quieren los ciudadanos, que es que el presidente lleve el liderazgo de los acontecimientos. Y lo Frente al sedentarismo de Zapatero, algunos líderes europeos han desarrollado una gran actividad exterior