Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 27 2 2006 ABC VADE MECUM EN FIN JORGE, ALEJO Y EL CARDENAL LAS VÍCTIMAS NO CREEN A ZAPATERO F AES, la fundación que preside Aznar, me encargó un análisis de lo que podría ocurrir si el Estatuto aprobado por el Parlamento de Cataluña entrase en vigor sin modificaciones. Después de varias lecturas, advertí en el documento más de un centenar de disparates, y algunas cuestiones, como esa ampliación de derechos en lo referente al aborto, las uniones de hecho o la eutanasia, francamente llamativas. Efectivamente, el artículo 41.5 legalizaba el aborto, pervirtiendo el lenguaje con eso del derecho de la mujer a su salud reproductiva sexual el 20.2 autorizaba el asesinato piadoso y el 40.7 abría la puerta legal para la futura ampliación del matriJORGE TRIAS monio a uniones poligáSAGNIER micas. Yo nunca escribí, como se me imputó en varios editoriales progresistas matrimonio poligámico sino, en sintonía con el texto estatutario- ...y otras formas de convivencia y sus efectos -una posible y futura ampliación a ese tipo de uniones. Los buenistas del PP, que también los hay, miraron hacia otro lado y se desmarcaron de la evidencia. El presidente del Gobierno dijo, sin habérselo leído, que todo ello le producía una sonrisa larga o una carcajada intensa y el astuto Duran afirmó que era una indignidad atribuir esos efectos al Estatuto. Afortunadamente, en los partidos y en las instituciones también hay personas dispuestas a inclinarse por la verdad aunque, como suele ocurrir, esa verdad resulte incómoda. Así, Jorge Fernández, secretario general del Grupo Parlamentario Popular, defendió lo que yo había escrito sin tocar una coma; y acaba de mantener una interesante polémica en este diario y en La Vanguardia con Duran i Lleida al que le ha sacado los colores de la cara, tanto y de tal modo, que se ha visto en la obligación de optar por el silencio. También Alejo Vidal- Quadras, vicepresidente del Parlamento Europeo, defendió públicamente mi texto en su lúcida tertulia de Radio Intereconomía sin una sola corrección: se limitó a leer- ¡a algunos les cuesta tanto leer! -lo que decía el Estatuto. Análisis Digital de la Fundación García Morente, editorializó sin fisuras y, por último, el arzobispo Cañizares, hoy felizmente cardenal, con todo el peso y sabiduría moral que tiene su magisterio para los católicos, en declaraciones a la Cope- -si no existiera la Cope habría que inventarla- -desarrolló lo que yo, modestamente, sólo había apuntado. Es probable que la influencia del arzobispo provocase que los democristianos catalanes pidiesen la supresión del Título I del Estatuto, el de los derechos o, al menos, las referencias al aborto libre, a la eutanasia o a esa posibilidad de legalizar uniones poligámicas que se pretendían colar por la puerta de atrás. En cualquier caso, Duran i Lleida, en lugar de contarnos públicamente sus problemas de agenda familiar, que no nos interesan nada, podría esmerarse en defender con más firmeza sus convicciones. Si es que las tiene. E atribuye al PP una poder demiúrgico que ya le gustaría. N 1989 y en 1998, gobiernos presididos por Felipe Para encontrar una respuesta menos mostrenca hay González y por José María Aznar entablaron que remontarse a 1997 y al fin de la última tregua de conversaciones, si no negociaciones, con ETA. ETA. La liberación de Ortega Lara y el asesinato de Y lo hicieron además a tambor batiente: previo anunMiguel Ángel Blanco fueron dos puñetazos en las concio público y sin medias palabras. Ninguna asociación ciencias narcotizadas de millones de españoles. Desde víctimas, si es que existían, se echó entonces a la pués de tanta muerte anónima y tanto funeral clandescalle para denunciar el atropello que suponía, para la tino, la sociedad española visualizó en esos dos memoria de sus muertos, el mero hecho de diaepisodios la tragedia de las víctimas del terrorislogar con quienes, tampoco en aquellos años, mo y decidió no abandonarlas nunca más. Y se habían dado muestras del menor arrepentiechó en masa a la calle. Como este sábado. miento. Ahora no existe, lo asegura el GobierLa tregua hizo sonar algunas alertas: demasiano, ningún tipo de conversación con la banda da gente se abriga con la manta del olvido cuanterrorista. Concedámoslo así, aunque resulte do sueña con la paz. La reanudación de los asesimás bien ingenuo explicar las intuiciones del natos sirvió de despertador: fue su único efecto presidente Rodríguez Zapatero sobre el fin de la EDUARDO colateral positivo. Desde entonces, las víctimas violencia desde los inasibles presupuestos de la SAN MARTÍN han ido amasando con gran esfuerzo un estimatelepatía, la ciencia infusa u otras parapsicoloble capital de crédito social. Y sucede que ellas no creen gías. Y, sin embargo, una mayoría aplastante de asociaal Gobierno, y una parte importante de la sociedad las ciones de víctimas, no sólo toma la calle, sino que arrassecunda en esa creencia. Eso es todo. tran tras su protesta a decenas de miles de ciudadanos. El presidente Zapatero afirmaba el domingo día 19 ¿Por qué? Desde sectores que disculpan habitualmenen este periódico: Comprendo lo que dicen algunas vícte al Gobierno se echa mano de esa respuesta de todo a timas, pero mi responsabilidad es terminar con la viocien que les sirve para un roto y un descosido: ha sido el lencia Tiene razón, aunque no se entiende bien la adPP, como casi siempre. En su infinita perversidad, los versativa pero en su frase: se puede terminar con la viopopulares habrían manipulado a las víctimas para lencia sin dejar de comprender a las víctimas; o mejor, arrojárselas a la cara a Zapatero. Una explicación que se debe poner fin a la violencia porque se entiende a las no les reconcilia precisamente con muchas de esas vícvíctimas. Pero lo que reivindicaba el presidente es la timas, o de los ciudadanos que las apoyan, a quienes, autonomía de la política respecto de las emociones, y con tal argumentación, estarían tratando de cretinos o no se equivocaba. Lo expresaba más gráficamente Ferde fanáticos. Nadie puede negar que el PP ha apoyado nando Savater días después: el dolor, vino a decir, no las manifestaciones convocadas por asociaciones de garantiza desde luego la lucidez de las mentes. víctimas, ni que esté intentado desgastar al Gobierno Las víctimas, pues, no tienen más capacidad de deciaprovechando sus titubeos en una materia que exige sión que otros ciudadanos en los asuntos políticos, auncompromisos fuertes. No sería la primera oposición, ni que les afecten de modo especial. Ahora bien, ello no será la última, que dispara sobre los flancos dejados al quiere decir que se les arrebate el privilegio, ganado a descubierto por el enemigo. Es lo que le piden sus vopulso, de otorgar marchamos morales a según qué matantes. Pero de ahí a concluir que las movilizaciones de niobras en la oscuridad. Aunque sólo sea por una ravíctimas responden a los designios de la oposición polízón: son ellas quienes más van a sufrir con la paz. tica, además de constituir un insulto para aquéllas,