Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 DOMINGO 26 2 2006 ABC Deportes Eto o amagó con abandonar el campo El camerunés, harto de los insultos racistas en un duelo en el que el Barça sacó petróleo en Zaragoza ZARAGOZA BARCELONA 0 2 Zaragoza (4- 4- 2) César; Ponzio, G. Milito, Álvaro, Toledo (Cuarteo, m. 85) Celades, Zapater (Savio, m. 85) Óscar (Generelo, m. 85) Cani; Ewerthon y Diego Milito. Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Belletti, Márquez, Puyol, Sylvinho; Edmilson, Motta (Van Bommel, m. 55) Deco; Ronaldinho (Iniesta, m. 88) Messi (Larsson, m. 70) y Eto o. Árbitro Esquinas Torres. Expulsó a Celades en el minuto 78 por despejar con la mano cuando el balón iba a portería. Amarilla a Diego Milito. Goles 0- 1, m. 78: Ronaldinho, de penalti. 0- 2, m. 82: Larsson. Eto o es convencido por el meta César y por Cani para que desista de su intención de abandonar el campo ENRIQUE YUNTA Fue tan desganado el partido que parece imposible que se marcaran goles. Fueron dos, del Barcelona, pero llegaron en la recta final después de que la gente se cansara de bostezar. El Barça sacó petróleo de la nada y sigue con paso firme en la Liga. Además, ya de paso, ajusta cuentas con el Zaragoza. No quería el Barça caer en la trampa del Zaragoza, especialmente inspirado cuando juega contra los azulgrana. Y no quería porque ya le metió mano el conjunto maño sin contemplaciones en Copa, desbaratando una racha histórica de triunfos. Pero la de anoche fue otra historia, más aburrida que nada. La primera jugada del Barcelona fue toda una declaración de intenciones. Saque inicial, balón hacia atrás y los zagueros dándose pases horizontales; el Zaragoza ni siquiera cruzó la línea del centro del campo. Y así durante un par de minutos. El caso es que el partido se hizo eterno. Sabe Rijkaard que Víctor Muñoz le tiene estudiado al dedillo. De ahí que la estrategia primara por encima del espectáculo. Perdió su estilo ofensivo EFE el Barça y se dedicó a mantener la pelota sin arriesgar, consciente de que cualquier contra del Zaragoza puede ser letal. Sin ir más lejos, los datos de posesión- -que rara vez sirven de algo- -indicaban, a los ocho minutos, un 86 por ciento a favor del Barcelona. Eso sí, buenas jugadas las justas. Para hacerse una idea, el primer dis- paro con peligro del partido se produjo en el minuto 28, un lanzamiento potente desde la frontal de Ewerthon que repelió Víctor Valdés. El del Barça fue al filo del descanso- -tuvo una ocasión Leo Messi a los cinco minutos que se estrelló en el lateral de la red de la portería de César, con un lanzamiento de Thiago Motta desde Cuenca que salió desviado. Fueron 45 minutos, los de la primera parte, de nada. Y parecía que tanto unos como otros ya estaban contentos. Tampoco varió en exceso el paisaje en la segunda mitad. Bueno, cambió el dueño del balón ya que el Barcelona se lo regaló al Zaragoza, aunque lo utilizó con la misma inoperancia que el oponente, desgastado después del esfuerzo realizado el miércoles en Stamford Bridge ante el Chelsea. De todos modos, ese no es el juego del Zaragoza. No disfruta teniendo la pelota, no sabe muy bien qué hacer con ella. Al equipo maño le van las contras, un fútbol rápido y directo. El único jugador del Barça con algo de chispa, más allá de Márquez- -genial en los cortes- -fue Messi, protagonista de la semana por su actuación en la Champions El argentino fue el único que asomó la cabeza, ya que sus compañeros no estaban por la labor. Especialmente Ronaldinho, Deco y Eto o, que no andan tan finos últimamente. Ante el sopor, Rijkaard buscó recursos. Introdujo a Van Bommel por un Motta agotado y dio entrada a Larsson precisamente por Messi, que dio otra cara a su equipo. Penalti y expulsión Ronaldinho: Si Samuel se hubiera marchado, le habría acompañado Samuel Eto o se marchó de La Romareda sin hacer declaraciones respecto a su amago de abandonar el campo debido a los insultos racistas de una parte del público. Basta, no juego más se le pudo leer en los labios al camerunés, mientras que Ronaldinho y el colegiado trataban de hacerle desistir de su intención. Hasta el propio Rijkaard y sus compañeros tuvieron que convencerle. Al término del partido, Ronaldinho quiso solidarizarse con su compañero (le dedicó el gol) al manifestar que si Eto o se hubiera ido, le habría acompañado, seguro. Habí que tranquilizarle, pero le habría seguido También se adhirió Ewerton: He jugado muchos años en Alemania, donde hay muchos racismo y nunca lo he sufrido. En cambio, en España, sí lo he sufrido. Los árbitros deberían tener más personalidad para detener los partidos Para Rijkaard, es una lástima, Eto o es un ser humano y se ha sentido mal en el campo Y cuando faltaba un cuarto de hora llegó el lío en un córner. Esquinas Torres se dirigió como un cohete hacia el delegado del Zaragoza y le indicó que pusiera en marcha la megafonía para pedir que se dejaran de producir insultos racistas contra Samuel Eto o. El camerunés entró en cólera ante los gritos de los cafres de turno y amenazó con retirarse del campo, aunque le frenaron a tiempo Basta, no juego más dijo. La cuestión es que en ese saque de esquina llegó el penalti y la expulsión de Celades por sacar el balón con la mano, que transformó Ronaldinho- -se retiró lesionado- Primera aproximación y gol. Al tiro llegó la sentencia, obra de un Larsson que cumple cada vez que sale.