Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 2 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Vuelos especiales Exportación de ilegales al corazón de Europa Un informe de la Brigada de Extranjería de Madrid lo confirma: Tenemos conocimiento de que en muchos casos estos ciudadanos subsaharianos- -trasladados de Canarias a Madrid en vuelos especiales y que en 2005 llegaron a 2.585- -se dirigen a Francia o Bélgica por sus propios medios TEXTO: VIRGINIA RÓDENAS FOTOS: ERNESTO AGUDO unes 20 de febrero; dos de la tarde; del avión procedente de Canarias que aterriza en la terminal de carga del aeropuerto de Barajas descienden 36 subsaharianos, asaltantes de la valla unos, y otros supervivientes de la patera, todos inmigrantes ilegales, inexpulsables- ¿a dónde? -y no regularizables- -no cumplen los requisitos de la ley de Zapatero- 21 se quedan en la capital, el resto se reparte entre Baeza y Cuenca. Martes 21 de febrero; pasan las dos de la tarde; hoy en la aeronave procedente de las islas viajan 35 pasajeros, pero 20 no descienden, continúan camino hacia Cataluña, y el resto, de nuevo, es un cargamento para Madrid. Jueves 23; el transporte L aéreo trae a la capital 45 extranjeros. Viernes 24; hoy también se repiten las cuatro decenas del día anterior. Cuando aún no se ha terminado la jornada, la Comisaría General de Extranjería ya ha dado aviso a la Brigada de Madrid de que tengan celulares preparados para recoger los envíos del lunes 27 que se avisan la víspera con un fax. El mismo procedimiento de siempre. Igual que la semana anterior cuando anunciaron la llegada para el lunes 13 de otros 30 inmigrantes- -seis quedarían detenidos en el CIE por comprobaciones con las embajadas- de los 23 del martes 14, porque el avión había hecho escala en Málaga, ciudad en donde había dejado a otra veintena; de los 32 del miércoles 15, de los que 12 saldrían posteriormente en autobús camino de Asturias; de los 46 que llegaron el jueves 16 y de los 28 que lo hicieron el viernes 17. Y así semana tras semana, día tras día. Una letanía de la que se da fe en la citada Comisaría General. Sin hueco en la ley En 2005 llegaron a Madrid por este procedimiento 2.585 expatriados, la tercera parte de los que el Gobierno repartió por la Península. Lo que empezó siendo un oscuro método de urgencia para aliviar la presión insoportable de la Los vuelos de la compañía Swiftair a la terminal de carga de Barajas son prácticamente diarios con un pasaje de ilegales de entre 45 y 60 personas por trayecto inmigración ilegal en las ciudades fronterizas, y después fue plan puntual tras salir a la luz semejantes trasvases, ya es pura rutina. Un contradiós que obstinado golpea y golpea contra una realidad legal para la que estas personas no existen. En estos vuelos especiales que nacieron hace más de tres años como los secretos vuelos de la vergüenza sólo viajan fantasmas a tenor del reglamento que regula la ley de Extranjería y que, de un plumazo, los dejó en el limbo al fijar requisitos que jamás podrán cumplir para obtener una residencia legal. Ninguno ha pasado control sanitario que valga y la falta de higiene es tal que, tantas veces, como reconocen avergonzados los funcionarios que los acompañan, el trato con ellos se hace insoportable. A los que proceden de la frontera de Ceuta o Melilla, los agentes que se encargan de su custodia y traslado han aprendido a reconocerlos porque frente a los que descienden de los aviones llevando únicamente entre las manos una simple bolsa de plástico con agua y algo de comida, y que inequívocamente llegaron a España a bordo de una patera, ellos, los que saltaron la valla, llegan siempre con algo de equipaje Pertenencias que no son más que producto del tiempo que llevan entre nosotros, después del internamiento en los centros para extranjeros de las ciudades autónomas, y luego de las islas, antes de emprender ese viaje con pasaporte a ninguna parte que ya en el gran Madrid los deposita en el comienzo de un nuevo peregrinaje con la única documentación posible de Todos los días, a primera hora de la tarde, un vuelo especial aterriza en Madrid De Barajas al CIE, en celular, y de ahí al albergue de la ONG en bus particular