Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid DOMINGO 26 2 2006 ABC Una mujer rumana da a luz en la estación de Sainz de Baranda ABC MADRID. Una mujer, de nacionalidad rumana y 32 años, dio a luz ayer a las ocho de la mañana, con la ayuda de su marido, en el rellano de la estación de Metro de Sainz de Baranda. Según Emergencias- Madrid, unos vigilantes de la estación observaron que la pareja estaba en el suelo del rellano y cuando fueron a preguntarles sobre lo que ocurría observaron que la mujer, que se había bajado los pantalones vaqueros que llevaba, ya estaba expulsando al bebé, una niña que pesó unos tres kilos. Los miembros de seguridad llamaron al Samur- Protección Civil, que acudieron unos minutos después ya que esta estación está a poca distancia del hospital Gregorio Marañón. Cuando los sanitarios llegaron, el marido había hecho un nudo rudimentario en el cordón umbilical. Tras comprobar el estado de madre e hija, les trasladaron a la maternidad del citado centro con un buen pronóstico. La mujer explicó que es su cuarto parto y que todo se produjo en apenas cuatro minutos tras sentirse indispuesta. El padre del bebé que pesó 7 kilos al nacer teme que le expulsen por ser irregular Dice que gente del Ministerio le ha llamado para conocer su situación ABC MADRID. Juan Carlos Colonia, el padre del bebé colombiano que fue noticia esta semana por nacer con 7 kilos de peso, teme ahora que su situación irregular en España pueda provocar su expulsión del país. En declaraciones a ABC, el padre de la pequeña afirmó que en los últimos días se han puesto en contacto con él representantes del Ministerio del Interior, que me han pedido toda clase de datos sobre mi vida en España. Me han llamado hasta cuatro veces, primero preguntándome por la niña y después diciéndome que conocían mi condición de irregular en el país. Me dijeron que esa situación me supondría una carta de expulsión del país y que me tenía que presentar urgentemente en sus oficinas Este mecánico de origen colombiano asegura además que ha perdido su trabajo. Mi jefe no quiere problemas ni multas y yo no estoy dado de alta en ningún sitio, pero soy el único que mantiene a mi familia. Si me llegara una carta de expulsión, yo creo que me llevaría a mi mujer y a mi niña a cualquier rinconcito donde no pudiera encontrarnos nadie. Sólo pido al Gobierno español que me ayude Juan Carlos Colonia, en La Paz, con la pequeña Arancha en brazos EFE