Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional TERCERA PROTESTA MASIVA CONTRA LA POLÍTICA ANTITERRORISTA TESTIMONIOS DOMINGO 26 2 2006 ABC LAS VÍCTIMAS SALEN A LA CALLE Memoria, dignidad, justicia La primera manifestación contra Zapatero fue convocada el 22 de enero de 2005 también por la AVT y asistieron unas 30.000 personas. Contó con representación del Gobierno y del PSOE, aunque los manifestantes echaron en falta, y lo dejaron patente, al jefe del Ejecutivo; Bono fue increpado En mi nombre, no Cientos de miles de personas- -un millón según la AVT- -secundaron en Madrid el 4 de junio de 2005 la segunda protesta de este colectivo por la política antiterrorista del Gobierno, que esta vez no asistió al acto. La multitudinaria marcha provocó, días después, una reunión de Zapatero con las víctimas. El apoyo a las víctimas, el rechazo a la negociación y las críticas, muy duras, contra Zapatero fueron los signos distintivos de la manifestación que inundó la madrileña calle Serrano pese al intenso frío y a la lluvia No le queremos, y él tampoco a nosotros TEXTO: NIEVES COLLI MADRID. Se ha destapado la caja de los truenos y ahora es muy difícil parar la tormenta En medio de la marea humana que ayer tomó la calle Serrano, una mujer hacía este comentario al hombre que llevaba al lado, quizás su marido. Palabras que definen el sentimiento generalizado de rabia contenida de los miles y miles de personas reunidas por la AVT y por medio centenar más de plataformas y organizaciones cívicas para gritarle al Gobierno de Rodríguez Zapatero que no ceda al chantaje de los terroristas y no negocie con ETA. Y si lo hace, que no sea en nombre de las víctimas. En mi nombre ¡no! rezaba el lema de la manifestación. A las cuatro de la tarde, una hora y media antes de la hora fijada para que la marcha arrancara desde la plaza de la República Argentina, centenares de personas llegadas de toda España se iban agrupando por detrás de la cabecera de la manifestación. Los autobuses llegaban hasta el primer cordón policial en un goteo casi interminable. Los viajeros venían ya pertrechados con pancartas, camisetas y banderas y junto con los ciudadanos que se acercaban a pie o en transporte público, todos se iban preparando sin que el temporal de frío y nieve les amedrentara ni un ápice. Los más tardíos se desviaron por Velázquez para incorporarse a Serrano por las perpendiculares que unen ambas calles, pues era imposible hacerlo por otro sitio. Muchos manifestantes portaban fotos con imágenes de atentados y funerales y más con estas personas. No se puede negociar con asesinos, por favor... La curiosidad atrae a otra mujer, Ángeles, de 83 años, y ambas entablan un diálogo en el que el presidente del Gobierno es el foco de sus duras críticas. Las dos convienen al final que las víctimas no pueden pagar los platos rotos de una negociación con ETA. Hay dos palabras que llenan las bocas y el pensamiento de muchos de los ciudadanos congregados: negociación y Zapatero. Y eso se materializa tanto en los comentarios que hacen unos y otros como en las pancartas que portan. La mayoría de los carteles están en castellano- Zapatero dimisión o ZP Judas por ejemplo- aunque no faltan otros en inglés- Zapatero surrenders to terrorism (Zapatero se rinde ante el terrorismo) o Our p. m. lies Nuestro primer ministro miente) ÁNGEL DE ANTONIO Es triste que viudas, huérfanos y víctimas tengamos que salir a la calle para que se respeten nuestros derechos para que todo el mundo vea y sepa lo que pasa en España explica uno de los jóvenes que lleva uno de ellos. La negociación con ETA suscita opiniones muy similares entre los que no son víctimas y aquellos que sí sufrieron el zarpazo criminal. No se puede buscar la paz a cualquier precio, porque se transmite el mensaje de que con el terrorismo se consiguen cosas asegura un ciudadano llegado desde Pamplona con su esposa. Es inadmisible ceder al chantaje de los terroristas. No es una cuestión ideológica Desde Cataluña, junto con numerosos miembros de la plataforma Convivencia Cívica Catalana, vino Javier, un joven militante de Nuevas Generaciones del PP para quien la oposición a la política antiterrorista del Gobierno no es una cuestión ideológica Estoy aquí por obligación moral, porque el Ejecutivo no es quién para perdonar ni negociar en nombre de nadie De lejos ha llegado también Pilar, una sevillana de 67 años que decidió por su cuenta coger el AVE a las 7.30 de la mañana porque simpatizo en todo Quien pague una sola vez el chantaje, lo pagará toda la vida argumenta un joven madrileño. Nosotros hemos sufrido el terrorismo; y ellos, los terroristas, tienen que pagarlo. Sólo quiero Justicia y que no se negocie a costa de las víctimas Son las palabras de Luis Alberto, que junto a sus dos hermanos se convirtió en víctima de un grupo de la ultraderecha- cuyo nombre no quiero dar para no hacerles publicidad -en 1973, cuando apenas tenía 3 años. El capitán del Ejército Juan José Aliste perdió ambas piernas cuando ETA hizo volar su coche por los aires. Pasaban las ocho y media de la mañana y acababa de dejar a los niños en el colegio. La negociación no es de recibo porque no ha habido abandono de las armas afirma el militar, que sigue desconfiando de la utilidad que las mani-