Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 26 2 2006 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES LA JIBARIZACIÓN DE SOLBES UY posiblemente, entre todos los protagonistas de la vida política nacional, sea Pedro Solbes el que, por veteranía y dedicación, tenga un conocimiento más sólido y profundo de la estructura económica de España, a cuyo fortalecimiento viene contribuyendo desde los lejanos días del Plan de Desarrollo, y de las normas y equilibrios, débiles las unas e inestables los otros, en los que sienta sus bases la Unión Europea. En marcada diferencia con la mayoría de sus compañeros de Gobierno, incluido el presidente, Solbes conoce la materia de su responsabilidad y es capaz de distinguir entre los deseos quiméricos de una ensoñación de poder y la más M. MARTÍN cruda realidad. Por eso FERRAND llama la atención, y hasta escandaliza, su silente distanciamiento de los asuntos económicos que últimamente viene abordando, con gran torpeza, inmenso sectarismo y distante del interés nacional, el Gobierno en el que es vicepresidente y responsable de Economía. Ya tenemos asumido que José Luis Rodríguez Zapatero, atrapado por los viciosos pactos políticos que le sostienen en La Moncloa, se haya entregado a un disparatado frenesí que tiene por médula el reverdecimiento de nuestros más lamentables demonios familiares. Zapatero dirige con una mano y aplaude con la otra todos los conciertos, por desafinados que resulten, que tengan como partitura la recuperación del odio entre las dos Españas, algo que el tiempo y la Transición habían guardado en los cajones del olvido y que hoy sirve de principal alimento para minorías separatistas. Posiblemente, el presidente, dadas sus acreditadas limitaciones, no tenga opción ni talla para abordar políticas más constructivas y creadoras. De ahí su consagración a un discurso que ni tan siquiera es suyo y cuyos nefastos efectos venimos comprobando desde hace más de setenta años. Las opas sobre Endesa, además de subrayar la peligrosa cautividad en que se encuentra el presidente del Gobierno- -cuestión del máximo riesgo político- sirven para hacernos ver el irresponsable y disciplinado distanciamiento de su vicepresidente económico- -asunto moralmente reprobable- Lo de la obediencia debida, que es una gran virtud castrense, puede ser, en política, un mero mecanismo de jibarización intelectual y ética. Parece exigible que, desde el conocimiento, los grandes nombres gubernamentales antepongan la aplicación de su saber al servicio de los intereses generales de la Nación al de los más pequeños del partido de su militancia. Más todavía a otros asuntos de coyuntura y oportunidad. El resultado, independientemente del final de la película en curso, es que España ha perdido peso y respeto en el seno de la comunidad europea en la que tratamos de sobresalir. Aunque fuese tarde y en privado, Solbes debiera explicárselo a Zapatero antes de dimitir como correspondería a su limpia trayectoria. ZARRA ta, fútbol o salto de pértiga, pasaba por Irizarra cada Zarra y a mí los amigos del Saguzar nos diemes a reponer los escarpines. Zarra parecía entonces ron la medalla del murciélago ex aequo. El Saun señor muy normal, calvo, de buena planta, eso sí, guzar era una sociedad secreta de bilbaínos pero semejante a los innumerables tenderos del Ensin color ni grito a la que pertenecí en sus orígenes, sanche. Yo sabía, sin embargo, que en eso precisamenhace muchos años. Sus socios no podían pasar de veinte consiste el misterio. Los héroes vuelven a Ítaca y, si tiocho, creo recordar, número que simbolizaba la arel destino no se tuerce demasiado, terminan vendienmonía universal. Han ido muriendo muchos de ellos do camisetas, como todo el mundo. en los años que falto de Bilbao: Pío Lindegard, Como manda el tópico, Zarra era un vasco tícónsul de Dinamarca (tres hurras por la invenmido, poco amigo de soltar discursos. Yo largué cible Dinamarca) nacido en Copenhague (los lo que pude por los dos, la noche en que los murbilbaínos nacemos donde nos da la gana) y el ciélagos nos condecoraron con la medalla disemejor especialista en jazz que los tiempos vieñada por el pintor Badosa y nos endosaron una ron. Eusebio Abásolo, notario y poeta, el gran más pesada y barroca, de bronce, obra de Góamigo de juventud de Blas de Otero. El conspimez Nazábal. Dije, creo recordar, que Telmo rador monárquico y novelista Antón MenchaJON era medio murciélago de nacimiento (zarra, en ca. Mi librero, Santi Cámara, y el escritor y esJUARISTI eusquera, es viejo adjetivo que conviene al cultor todoterreno José Ramón Gómez Nazáratón volador en la cosmovisión vasca, como calvo bal. La Bilbao amable y civil que quise y que desapareen la francesa o ciego en la de nuestra lengua coce sin remedio. El Saguzar (literalmente, ratón viemún) Ya para entonces la supervivencia de Zarra injo murciélago en vasco) recogía la herencia de otra comodaba a los nacionalistas, que lo consideraban un sociedad local decimonónica que ostentó el mismo tótem del franquismo. Y eso que Zarra siempre fue la nombre, contemporánea de la renaixençista y valendiscreción pura y la modestia cordial, pero se llevaban ciana Lo Rat Penat. El emblema del Saguzar era un los futbolistas movilizados y el antiguo Alirón con himurciélago masónico armado de un compás; El Sagupérbato que canté de niño Del fútbol eres ley, te llazar no pierde el compás su lema y el vals del Murciélaman el León, de la afición el rey del fútbol español go, de Strauss, su sintonía. También llegó a tener una había sido sustituido por un himno a los colores de la señal de gran peligro, un murciélago improvisado con ikurriña. Ni Zarra ni sus compañeros de aquel glorioambas manos, cuya cabeza la formaban los pulgares so Athlétic terminaron en juguetes rotos, como el descruzados. Si algún plasta se infiltraba en sus cenas, no dichado Gorostiza, pero formaban parte de una histofaltaba algún hermano que ponía a los demás en guarria que debía olvidarse: la de un equipo que tenía pedia, haciendo aletear sus dedos con desesperación. ñas en cualquier rincón de España. Hoy la nueva hinTelmo Zarraonandía, Zarra, marcó el gol de Maracachada sin memoria se reiría de aquel otro chaval que ná un año antes de mi nacimiento. O sea que ya era un se negó a dar una charla en un club de Caracas decorahéroe homérico cuando llegué a este mundo. Un héroe do con calendarios guarros Jesús Garay nunca haextrañamente cercano: a finales de los sesenta abrió blará en un local donde se ofende a Cristo Eran así una tienda de material deportivo con otro futbolista nuestros leones. Tímidos. Pacatos. Íntegros. Jamás veterano de la campaña de Troya, Iriondo, en la calle nos habrían puesto al borde del descenso. Agur, TelRodríguez Arias, justo al lado de la oficina de mi pamo, hasta el gran día. dre. Como yo entonces me fajaba en lo que hiciera fal- M A -En cambio, España no sólo podrá seguir adquiriendo compañías en Europa, sino que este Gobierno aconseja pagarlas en maravedíes.