Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 2 2006 Cultura 59 Niña Pastori se arropa con canciones de otros artistas en Joyas prestadas La cantante publica la semana próxima su sexto trabajo discográfico incluye versiones de Mediterráneo de Serrat; Burbujas de amor de Juan Luis Guerra; o Cuando nadie me ve de Alejandro Sanz, su gran mentor JULIO BRAVO MADRID. Tiene estos días Niña Pastori doble celebración. Se cumplen, por un lado, diez años desde que diera a luz su primer disco, Entre dos puertos y la casualidad ha querido que repita faena con la publicación de su sexto trabajo, Joyas prestadas (SonyBMG) que saldrá a la venta esta próxima semana. El sugerente título tiene una sencilla explicación, que da la propia cantante gaditana: Como la mayoría de los artistas, tenía ganas de hacer cosas nuevas, y surgió la idea de grabar un disco con canciones ya conocidas, que popularizaron otros artistas y que a mí me gustan especialmente. Son joyas que he tomado prestadas Le ha costado a la cantante destilar diez canciones- no quería hacer un disco largo: lo poquito gusta y lo mucho gasta porque había muchas canciones que le hubiera gustado incluir. Pero había que tomar una decisión y me he tirado a matar con estas diez Había, sin embargo, cosas que tenía claro: no podían faltar Alejandro Sanz, su gran mentor, ni Jeros, autor de los principales éxitos de Los Chicchos, y padre de Chaboli, marido de la cantante y productor del disco. Cuando nadie me ve es su tributo al artista que le apoyó en sus comienzos y Hoy igual que ayer su homenaje familiar. El resto del disco incluye piezas como Mediterráneo de Joan Manuel Serrat; Burbujas de amor de Juan Luis Guerra; o Pájaros de barro de b El disco Manolo García. Como ella misma repite muy a menudo: gloria. No considera que este disco signifique un cambio de rumbo en su carrera. Cada disco es diferente al anterior, y éste también lo es. Es un trabajo con temas y artistas muy distintos, pero que tiene coherencia. Personalmente me siento muy contenta porque me ha permitido cantar de otra manera, más sencilla quizás; los flamencos somos más rebuscaos y aquí los temas exigían otra forma de acercarse a ellos. En ese sentido ha sido un descubrimiento. Yo he cantado a mi manera, pero en ningún momento hemos querido aflamencar las canciones; sí hay detalles tal vez en María de la Niña Pastori, ayer en Madrid, delante de un cartel de su nuevo disco O en Angelitos negros o incluso en Mediterráneo que tiene un poco de bulería, porque la canción lo permite. Tampoco hemos pretendido mejorar las versiones, hubiera sido absurdo con joyas como éstas. Las hemos actualizado, pero con total respeto, porque SIGEFREDO lo más importante del disco son las canciones. Las cosas bien hechas, Dios las bendice apostilla. Los estudios y los conciertos La promoción del disco obliga a que Niña Pastori (María Rosa García) lo esté escuchando mucho estos días. Algo que no le gusta. No soy de las que disfruto viéndome o escuchándome. Me ocurre desde que era chica. Mi familia grababa alguna actuación mía y yo me iba del cuarto cuando iban a verla o a oírla. Y ahora igual. Grabo y prefiero no escuchar, siempre le encuentro pegas Los estudios de grabación, confiesa, no son su lugar favorito. Son lugares fríos, y si estoy allí dentro mucho tiempo, me atosigo, necesito salir a tomar aire. Prefiero mil veces el directo. Por un lado, en la grabación no tienes otro arma de comunicación que tu voz, y en los conciertos tienes muchas más armas con las que llegar al público. Y éste, además, te puede dar la vida si está bien En Joyas prestadas Niña Pastori se asoma a la portada con una imagen que recuerda a la pintora Frida Kahlo. No es casual. Una de las intenciones de la gaditana con este trabajo es dar el salto y actuar en Iberoamérica, donde tan sólo ha estado por motivos de trabajo en un par de ocasiones. Me gusta mucho viajar y desde hace tiempo tengo unas ganas locas de actuar allí Roban obras de Picasso, Dalí, Monet y Matisse en un museo de Río de Janeiro en pleno carnaval ABC RÍO DE JANEIRO. Un grupo de hombres armados, que incluso utilizó como amenaza una granada, robó anoche en un museo de Río de Janeiro valiosas obras de cotizados pintores como Salvador Dalí, Pablo Picasso, Henri Matisse y Claude Monet, además de asaltar a cinco turistas extranjeros, informa Afp. Según el Museo de la Chacara do Céu (Chacra del Cielo) situado en el popular barrio de Santa Teresa, al menos cuatro hombres irrumpieron en las salas. Tras reducir de manera muy violenta a funcionarios y visitantes se hicieron con cuatro cuadros y un libro, aprovechando también para robar a los turistas que se encontraban allí. La directora del museo, Vera de Alencar, sostuvo que las obras robadas eran las más valiosas que tenía la institución: La danza de Pablo Picasso; un libro Toros también de ese artista; Dos balcones de Salvador Dalí; Marine del francés Claude Monet, y Jardín de Luxemburgo de su compatriota Matisse. De Alencar aseguró que las piezas fueron escogidas certeramente por los ladrones. El cuadro de Dalí, por ejemplo, es el único en la colección pública en Iberoamérica indicó.