Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 2 2006 57 Cultura y espectáculos La amistad de María Zambrano y Lezama Lima tendió puentes inéditos para la cultura hispánica Publican la correspondencia entre la filósofa y el poeta, capítulo poco conocido del exilio b El libro documenta de forma de- Páginas inexploradas Entre La Habana y Roma, María Zambrano y José Lezama Lima sirvieron de puente y encrucijada entre generaciones españolas y americanas. Lezama descubre con respeto la emergencia de nuevas generaciones de poetas españoles sensibles a las tradiciones míticas y herméticas. Zambrano ayuda a descubrir a Lezama en Europa. A través de Zambrano, Lezama es descubierto por escritores españoles, como Valente, que exploran nuevas vías expresivas y están llamados a consumar una ruptura generacional. ya que, en verdad, no sólo Valente llegó a cambiar de estética poética: de José- Miguel Ullán a Edison Simmons, las antiguas escuelas de los años cincuenta comenzaban a dejar paso a nuevas sensibilidades. Llama la atención el interés con el que Zambrano y Lezama siguen la actualidad literaria trasatlántica. Ambos descubren al alimón una legendaria colección de libros, Heterodoxos fundada por Javier Ruiz, en la que publicaron obras memorables Luis Alberto de Cuenca e Ignacio Gómez de Liaño, justamente, unidos, más allá de sensibilidades personales, por una búsqueda de nuevos horizontes, que Lezama y Zambrano contemplaban con respeto paternal. En la magna bibliografía de la cultura y las literaturas en el destierro, esta correspondencia aporta materiales imprescindibles para estudiar el capítulo imprescindible de La Habana, donde dos obras esenciales, las de Zambrano y Lezama, se cruzan y fecundan mutuamente. tallada la fecunda relación de ambos creadores con las anteriores y siguientes generaciones literarias de los dos lados del Atlántico JUAN PEDRO QUIÑONERO. CORRESPONSAL PARÍS. La Correspondencia (Ed. Espuela de Plata Renacimiento) entre la filósofa española María Zambrano (1904- 1991) y el poeta cubano José Lezama Lima (1910- 1976) editada por Javier Fornieles Ten, es un gran acontecimiento editorial, por varias razones: permite revisar una página capital de las relaciones culturales trasatlánticas, en español; revela cómo se hicieron en distintos destierros dos obras esenciales; y permite descubrir relaciones mal exploradas entre varias generaciones de escritores españoles y americanos, en lengua castellana. Fornieles Ten ha trabajado durante varios años, entre España, Cuba y Florida, para compilar, reconstruir, editar y anotar una correspondencia que duró poco menos de medio siglo. Comienza con la llegada de Zambrano a La Habana y se prolongará durante las décadas decisivas para la creación de una de las más grandes pensadoras españolas del siglo XX y uno de los más grandes poetas americanos de su tiempo. La Habana, una ciudad mítica A través de esa correspondencia, al mismo tiempo, el trabajo de Fornieles Ten nos permite seguir los rumbos de dos obras en curso de gestación, en permanente diálogo, entre ellas y con el resto de la creación literaria de su época. En buena medida, La Habana de Lezama es una ciudad mítica, donde se cruzan varias generaciones de escritores cubanos, americanos y españoles. El joven Lezama tiene primeros encuentros, no siempre afortunados con Juan Ramón y con Pedro Salinas. Amigo de Lezama y de Zambrano, el joven Julio Cortázar es un admirador de Gómez de la Serna. Octavio Paz, por su parte, insistió en muchas ocasiones en la importancia histórica de la generación de Orígenes una de las legendarias revistas editadas por Lezama, en curso de reedición, en Renacimiento. Desde Roma y su exilio francés, Zambrano siempre fue fiel a Lezama, que la correspondía. A través del prólogo y las preciosas anotaciones de Fornieles Ten, es posible rastrear las huellas de hondas y fecundas relaciones, abriendo otros rumbos a nuevas generaciones. El primer viaje de José Ángel Valente a La Habana- -con una carta de Zambrano para Lezama- -quizá sea uno de los acontecimientos esenciales, Lezama en su estudio de La Habana y María Zambrano en Florencia (abajo) ABC