Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 2 2006 Internacional 27 Macapagal decreta el Estado de emergencia en Filipinas Arrestados varios altos mandos del Ejército tras un supuesto intento de golpe b La asonada militar habría coincidido con las manifestaciones convocadas para conmemorar el 20 aniversario del fin de la dictadura de Ferdinand Marcos PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Justo veinte años después de que el dictador Ferdinand Marcos fuera derrocado y de que la democracia llegara a Filipinas, los tanques volvían ayer a desfilar, una vez más, por las calles de este archipiélago formado por más de 7.100 islas. Como una prueba fehaciente de que la libertad no ha traído la estabilidad al país, la presidenta Gloria Macapagal Arroyo declaró el estado de emergencia tras denunciar que un grupo de militares planeaba una asonada para arrebatarle el poder. Como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, controlo la situación y el Gobierno ha abortado esta acción ilegal anunció en un discurso televisado Gloria Macapagal, quien culpó del intento de golpe de Estado a una alianza táctica entre la extrema derecha y los comunistas con el propósito de crear un régimen inconstitucional Una de las manifestaciones multitudinarias celebradas ayer contra la presidenta de Filipinas, en Quezón City Conmemoración No en vano, durante la madrugada del viernes (hora española) habían sido detenidos los principales cabecillas de la rebelión, que supuestamente pretendían aprovechar las manifestaciones convocadas este fin de semana para conmemorar el veinte aniversario de la revuelta del Poder Popular que acabó con el régimen del dictador Ferdinand Marcos el 25 de febrero de 1986. Entre los arrestados, que se encuentran bajo custodia militar, destacan el general de Brigada Danilo Lim, comandante de los Rangers de Filipinas, y el superintendente jefe Marcelino Franco, responsable de la Fuerza de Acción Especial de la Policía. Otro de los líderes de esta revuelta sería el coronel Ariel Querubín, quien estaría aliado con el teniente Lawrence San Juan, un oficial que ya participó en otra intentona golpista que tuvo lugar hace tres años y que se fugó a principios de enero de la cárcel donde estaba recluido. Junto a ellos, fueron detenidos otros catorce oficiales, que posteriormente quedaron en libertad, y se buscaba a ocho personas más por su implicación en este cuartelazo Por su parte, el general Danilo Lim también se vio envuelto en 1989 en otro intento de golpe de Estado contra la entonces presidenta Corazón Aquino, pero posteriormente se benefició del perdón oficial concedido para calmar a los 120.000 miembros que componen las potentes Fuerzas Armadas de Filipinas. Cierta o no, la amenaza destapada ayer por el jefe del Ejército le sirvió a la presidenta del país para decretar el estado de emergencia y anular las movilizaciones populares que iban a festejar los veinte años de democracia y, de paso, criticar la cada vez mayor corrupción reinante en el Gobierno. Para evitar dicha situación, Macapagal Arroyo ordenó el cierre de las escuelas y prohibió cualquier tipo de manifestación ciudadana, por lo que la Policía dispersó con cañones de agua la concentración que congregó a unas 3.000 personas en Manila para protestar contra el Ejecutivo. En este sentido, la presidenta de Filipinas viene resistiendo desde el verano pasado las acusaciones de fraude electoral que planean sobre los comicios celebrados en 2004, en los que ganó por un estrecho margen de votos tras la polémica conversación telefónica que mantuvo con uno de los encargados del recuento. Por ese motivo, el líder de la oposición, Gilbert Remulla, EPA Según la presidenta, se intentaba crear una alianza táctica entre la extrema derecha y los comunistas denunció que el Gobierno estaba generando el caos y la confusión para perpetuarse en el poder y acallar las voces discordantes. Con él coincidió el anterior presidente, el ex actor Joseph Estrada, quien fue depuesto en 2001 por otra asonada militar que encumbró a la entonces vicepresidenta, Gloria Macapagal Arroyo. Desde el centro médico donde espera a ser juzgado por corrupción, Estrada aseguró que el estado de emergencia decretado no se diferencia de la ley marcial y que su única finalidad consistía en silenciar a la gente Entre mujeres anda el juego ABC MADRID. Miles de filipinos se manifestaron ayer en varios puntos de Metro Manila contra la presidenta, Gloria Macapagal, a la que tildaron de corrupta y dictatorial. Como consecuencia de esas manifestaciones se registraron una veintena de detenciones e incidentes menores. La más importante de esas protestas tuvo lugar en el distrito financiero de Makati y estuvo protagonizada por Corazón Aquino, la primera presidenta de la democracia tras el fin de la dictadura de Ferdinand Marcos. Aquino, una antigua aliada de Macapagal Arroyo, declaró a los periodistas que está dispuesta a liderar un movimiento contra la presidenta si se lo pide el pueblo. Quisiera pedir a los filipinos que recemos junto, nos ayudemos los unos a los otros y seamos capaces de preservar la democracia que restituimos hace 20 años dijo Aquino. Sería triste que volviéramos a perder la democracia añadió. Me he enfrentado a peores peligros anteriormente. -dijo Aquino- -Ahora no es el momento de retirarme... Quisiera reiterar mi llamada a la presidenta Arroyo para que haga el gran sacrificio de dimitir La mayoría de la población filipina se pregunta el por qué del estado de emergencia. He escuchado que el gobierno fue capaz de evitar que se produjera un golpe de Estado dijo Aquino. Creo que cualquiera que fuera el peligro, ya lo han superado. Han vencido todos los peligros que hubiera. Por eso creo que ya no hay motivos para esta declaración Mientras tanto, una tercera mujer ha vuelto al escenario político de las Filipinas. Con motivo del alud que sepultó el viernes pasado el pueblo de San Bernardo, Imelda Marcos, la viuda del dictador Ferdinand Marcos, ha vuelto a la palestra y ha manifestado que Como primera dama y madre del país, me abruma realmente (la tragedia) Imelda dejó de ejercer de primera dama de Filipinas el 25 de febrero de hace veinte años, cuando una revuelta popular derrocó a su marido. Tras estas declaraciones, algunos analistas especulan con la posibilidad de un retorno político de Imelda, o al menos de su influencia.