Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA LIBRO SOBRE LA LUCHA ANTITERRORISTA SÁBADO 25 2 2006 ABC PELIGROSAMENTE PUSILÁNIMES D efinir lo ocurrido el jueves en el Congreso de los Diputados como un error de sus señorías resulta demasiado piadoso, calificar la resolución sobre el 23- F como algo anecdótico sería ingenuo y denunciar la mezquindad de este Parlamento hacia la figura del Rey, con ser justo, tampoco basta. Los representantes de la soberanía popular han caído en el más regio y soberano de los ridículos: se han puesto a reescribir la historia al dictado de los chicos de ERC sin caer en el pequeño detalle de que la gran mayoría de los españoles vivimos aquella fecha; sabemos qué hizo uno y qué no hicieron otros, dónde estaba uno y a dónde C. MARTÍNEZ huyeron otros. Por saCASTRO tisfacer a los chicos de Carod han protagonizado uno de los episodios más sonrojantes de la legislatura, han puesto la verdad histórica y la legitimidad del 80 de españoles que les votaron como alfombra para el paseo triunfal de un exiguo 3 republicano. Además de mezquino el episodio parlamentario es el síntoma de uno de los males que aqueja a las sociedades modernas: la debilidad ante unas minorías a las que se concede un sorprendente e inmerecido plus de legitimidad política. Lo confirmamos el jueves en el Congreso pero cada día asistimos a dejaciones similares en todos los órdenes de la vida pública. Las exigencias de estos grupos minoritarios- -políticos, religiosos o étnicos- -acaban teniendo la consideración de derecho cuasi universal que no se puede siquiera cuestionar. En Ceuta quieren prohibir un anuncio de lencería porque irrita a los musulmanes más fanáticos y en Córdoba algún concejal, probablemente agnóstico, ha defendido apertura de la soberbia Mezquita para el culto islámico. No hace tanto el mismo Parlamento que negó al Rey el reconocimiento a su papel decisivo en el fracaso del golpe, decidió llamar matrimonio a las uniones homosexuales; estaban en contra los juristas y buena parte de la sociedad española pero fueron ignorados para dar satisfacción a la lobby gay. La tolerancia y el respeto hacia las minorías ha derivado en protección y finalmente en una peligrosa hipertrofia de lo políticamente correcto. Todos estos grupos se presentan como víctimas de una lista de agravios históricos que es urgente reparar. Y a base de pagar esas deudas generamos otras afrentas más graves. Esta apoteosis de lo absurdo en el caso español cursa agravada por el secesionismo irreductible de los nacionalistas y su visión rencorosa y bizca de la historia de España. Incluso una historia tan cercana en el tiempo como el golpe del 23- F intentan reescribirla para privar a la Monarquía del momento en que cimentó su legitimidad democrática. Lo increíble de este caso es que lo hayan conseguido con los votos de PSOE y PP. No conviene confundir los términos: unánime no es lo mismo que pusilánime. Mariano Rajoy, Rodríguez Piñeiro, Paloma Segrelles y el juez Garzón, ayer en el Club Siglo XXI ANGEL DE ANTONIO Garzón cree que la división de PSOE y PP propicia que ETA juegue con el Estado Pide a Zapatero y a Rajoy que se pongan de acuerdo de una vez b El juez de la Audiencia Nacio- nal afirma que no es bueno hablar tanto del fin de ETA cuando no se sabe si se va a producir ese fin ni cuándo NIEVES COLLI MADRID. El juez Baltasar Garzón se mostró ayer preocupado por el delicado momento que atraviesa la lucha contra el terrorismo de ETA en España y advirtió que, en su opinión, se está en riesgo de perder la situación envidiable que se había conseguido hace unos años cuando la unidad de acción de gobierno, partidos políticos, fuerzas de seguridad y jueces había conseguido acorralar a la banda terrorista y a su entorno. Cada poder del Estado- -recordó Garzón- -había actuado con independencia pero con unidad de acción El juez de la Audiencia Nacional, que ayer presentó en el Club Siglo XXI su último libro- La lucha contra el terrorismo y sus límites reclamó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y al líder del PP, Mariano Rajoy, este último presente en el acto, que se pongan de acuerdo de una vez en materia antiterrorista, pues no es justificable que este tema no haya sido tratado y resuelto ya Esa misma petición dirigió a ambos líderes la eurodiputada del PSE Rosa Díez, quien durante la presentación advirtió que con lo que costó demostrar en los Tribunales que ETA y Batasuna son la misma cosa, hacer un pacto contra el terrorismo y aprobar la ley de Partidos, ahora todo está en el aire y roto El marcado enfrentamiento entre PP y PSOE es una muestra de debilidad que favorece a los terroristas y que propicia que éstos lleven a la sociedad democrática a su terreno Garzón puso sobre la mesa los riesgos que conlleva esa desunión, que siempre será utilizada por ETA en su propio beneficio: No podemos dejar que el discurso político sobre el terrorismo lo marquen la organización terrorista o su entorno Una organización terrorista es una organización criminal y le interesa que todos juguemos su juego Algo que, a juicio de Garzón, se está produciendo. El juez expresó su esperanza de que ETA desaparezca, pero no a cualquier precio Para Garzón, en cualquier caso, en un proceso de negociación hay que contar con las víctimas, las grandes ausentes- -junto con el Poder Judicial, que sólo puede hablar con sus sentencias- de todas las mesas. Cuando se habla de los terroristas o de quienes les apoyan, concluyó, hablamos de personas que cometen delitos por lo que al final serán los jueces quienes tengan la última palabra. Todo- -concluyó- -se va a resolver en los tribunales Minutos antes, en declaraciones a los periodistas, Garzón criticó al Gobierno (aunque sin mencionarlo) al asegurar que no es bueno que se hable tanto del fin de algo de ETA cuando no se sabe si se va a producir ese fin ni cuándo Hasta que la banda no deje de atentar, no puede bajarse la guardia en la lucha contra el terrorismo, opinó. Hernando propone repensar algún derecho de los extranjeros frente al terrorismo islamista En la sede del Consejo General del Poder Judicial tuvo lugar ayer la inauguración de un seminario internacional sobre terrorismo dirigido por Baltasar Garzón. En el acto intervinieron el fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, el ministro del Interior, José Antonio Alonso, y el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Francisco Hernando. Este último recordó la importancia de identificar y actuar contra las organizaciones relacionadas con el terrorismo, en clara alusión a Batasuna y otros satélites de ETA. Para hacer frente a nuevos fenómenos terroristas, como el islamista, propuso repensar algunos derechos de los inmigrantes, como la reagrupación familiar.