Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 2 2006 Nacional 13 EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA LAS VÍCTIMAS El ex presidente del Gobierno, con la viuda de Buesa, Patxi López y el ministro José Antonio Alonso IOSU ONAINDIA González exige al PP que apoye a Zapatero en la lucha contra ETA aunque se equivoque Afirma ser un optimista escarmentado sobre la posibilidad del fin de ETA b Los socialistas se vuelcan en el homenaje celebrado en Vitoria del dirigente del PSE Fernando Buesa, cuando se cumple el sexto aniversario de su asesinato M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El ex presidente del Gobierno Felipe González participó ayer en el acto de su partido con motivo del sexto aniversario del asesinato del dirigente socialista Fernando Buesa, donde respondió a la reivindicación del derecho a decidir de los vascos realizada el día anterior por el ejecutivo de Juan José Ibarretxe y por Batasuna. Lo que los nacionalistas consideran que tiene que ser reconocido en un acuerdo de normalización entre los partidos vascos, tras un hipotético ce- se del terrorismo etarra, para Felipe González no tiene razón de ser fuera de los ámbitos marcados por la Constitución y el Estatuto de Guernica. Cualquier demócrata sabe que tenemos derecho a decidir nuestro futuro en el ámbito de nuestras competencias; es decir, en el ámbito de la Constitución y el Estatuto dijo González, para quien se está produciendo un debate turbio en torno a la capacidad de decidir por pedacitos o en conjunto El ex presidente del Gobierno consideró que ETA está debilitada porque ha perdido la esperanza de sacar rédito político y, en esa situación, el único espacio que le puede quedar a la banda es el que le facilita la división entre los demócratas Con esta división, González entiende que se está dando una ventaja absolutamente innecesaria a los terroristas. En su opi- nión, el Gobierno tiene la responsabilidad de conducir la lucha contra el terrorismo y la oposición tiene la obligación de apoyarle, incluso cuando se equivoca Considera el ex presidente que ni un solo gobierno ha dejado de cometer errores en esa difícil lucha contra el terrorismo por lo cual se declaró optimista escarmentado porque son mil días sin víctimas y 10.000 días, es decir, 27 años, con ellas. El acto de Vitoria fue organizado por los socialistas la víspera de la manifestación convocada en Madrid por la AVT y tuvo mayor peso político de lo habitual. Además de con González, contó con la participación del ministro del Interior, del presidente del PSOE, Manuel Chaves, y del secretario general del PSE, Patxi López. Incluso estuvo el consejero vasco de Interior, Javier Balza. VÍCTIMAS POR SER ESPAÑOLES SANTIAGO ABASCAL Pte. de la Fundación para la defensa de la Nación Española y parlamentario vasco H ay muchas razones- -todas poderosas, todas nobles- -para estar hoy en Madrid junto a las víctimas del terrorismo separatista. La primera es que nos lo han pedido. Y nos lo han pedido los más sufridos y sacrificados de nuestros compatriotas. Esa razón, por sí sola, es más que suficiente para que sepamos que estar hoy en Madrid es nuestra mayor obligación moral. Pero no sólo estaremos en Madrid para exigir memoria y justicia para las víctimas. Estaremos para recordar que son víctimas del terrorismo separatista, que son víctimas del proyecto nacionalista, que son víctimas de aquellos que- -por encima de todo- -quieren destruir España como Nación, y que, por lo tanto, las víctimas, miles de españoles, fueron y han sido asesinados en su condición de tales. Las víctimas de ETA son los mártires de España Por eso, no estaremos únicamente para mostrar nuestro respaldo y ofrecer nuestro respeto al dolor infinito de las víctimas. Estaremos para rei- vindicar el significado de las víctimas y estaremos para defendernos a nosotros mismos, como españoles, para exigir respeto a nuestros derechos, y para decirle al Gobierno, a las Cortes, y a quien tenga que oír, que no tienen ninguna legitimidad- -nadie la tiene- -para mercadear con la Justicia y para negociar el significado de la Nación española con los delincuentes etarras. Precisamente porque ése era el objetivo último de los criminales: acabar con España. Acabar ahora con el terrorismo dándole la puntilla a la indisoluble unidad de nuestra Nación- -aunque fuera inicialmente en términos simbólicos- -constituye la más grave de las traiciones.