Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 25 2 2006 ABC Nacional Empresas objeto de la última ofensiva de ETA habían denunciado hasta tres veces la extorsión La banda intenta acumular fondos para mantener a su militancia en una eventual tregua b En medios policiales no se ocul- ta la frustración ante la imposibilidad de garantizar la seguridad de ciudadanos que están plantando cara a la mafia etarra J. PAGOLA MADRID. Algunas empresas que han sido objeto de atentado durante la ofensiva que mantiene ETA para cobrar el impuesto revolucionario habían denunciado hasta en tres ocasiones la extorsión, lo que ha favorecido que entre ellas se extienda una sensación de indefensión. La Ertzaintza admite la imposibilidad de garantizar la seguridad de todos aquellos que plantan cara a las prácticas mafiosas de la banda, dada la especial vulnerabilidad de un colectivo integrado en gran parte por cientos de pequeños negocios familiares, muy arraigados en su entorno. El directivo de una de estas empresas atacadas por ETA, radicada en Guipúzcoa, y que cuenta con una plantilla de una veintena de trabajadores, recibió una primera carta en la que se le pedía el impuesto revolucionario a la que hizo caso omiso. Por ello, la banda le envió otras dos misivas, pero ya con carácter de ultimátum. El gerente, en sucesivas denuncias, puso los hechos en conocimiento de la Ertzaintza, que le animó a seguir denunciando cualquier nuevo caso de chantaje. Cinco meses después de presentar la última denuncia, la empresa sufría importantes daños materiales como consecuencia de la explosión de un potente artefacto. El empresario en cuestión, según fuentes de la lucha antiterrorista, no ha vuelto a presentar denuncia. A día de hoy no sabemos si es porque no ha recibido nuevas cartas de la banda o, simplemente, porque ha decidido pagar Desde la Policía se asegura que no es el único caso. En medios antiterroristas no ocultan su frustración ante la imposibilidad material de garantizar la seguridad de todos los empresarios que plantan cara a la mafia etarra. Si después de negarse en tres ocasiones, el hombre es objeto de un atentado y sólo entonces cede a la extorsión, ¿se le puede reprochar que, al final, vaya a Bayona a hacer una entrega de dinero a la banda? ¿Acaso no puede argumentar que cuando se opuso, el Estado de Derecho Josu Ternera de recaudador a jefe etarra MADRID. El actual dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera era a principios de la década de los ochenta uno de los encargados de cobrar en el sur de Francia el impuesto revolucionario Según un documento confidencial elaborado entonces por el Servicio de Información de la Guardia Civil, Josu Ternera tenía reservada al fondo de un bar de la parte vieja de Bayona una mesa, que convertía en el siniestro mostrador de la delegación de hacienda de la banda. Ante él iban desfilando empresarios cómplices que le presentaban su declaración de la renta Siempre les salía positiva, porque debían pagar. A lo sumo, lograban una rebaja si, con el libro de contabilidad de la empresa en mano, demostraban al recaudador de la banda que el negocio no era tan próspero como habían apuntado los chivatos etarras en los informes remitidos a la dirección. Había también ventajas para aquellos que pagaran dentro de plazo. Otegi y Permach (al fondo) durante una rueda de prensa ayer en San Sebastián Los etarras revientan negocios para escarmiento de propios y aviso a navegantes admiten en la Policía no supo protegerlo? comentan los medios policiales consultados, que comprenden la indefensión en la que puede encontrarse este colectivo. La exigencia del impuesto revolucionario a pequeñas y medianas empresas, incluso a profesionales libera- Los trabajadores de Barrenechea afirman que el conflicto es ETA, un grupo de mafiosos y descerebrados ABC BILBAO. Los trabajadores de Barrenechea, objeto del último atentado, plantaron ayer cara a ETA para decirle que el conflicto sois vosotros grupo de mafiosos que ha puesto en peligro sus empleos. En un comunicado, el comité de empresa califica a la banda de grupo de mafiosos que, en su afán recaudatorio, no le importa atentar contra el propio pueblo vasco con tal de seguir tutelando el imaginario conflicto vasco que sólo se manifiesta por su propia existencia El conflicto sois vosotros, ETA, dejadnos en paz y dejad de hacer sufrir a este pueblo exigen los representantes de los trabajadores. Añaden que seguirán defendiendo los derechos de estos trabajadores, si no nos vuelan por los aires unos descerebrados anclados en la más absoluta incongruencia político- social... Dejadnos en paz y convenced de vuestros ideales como los hombres y no como las bestias les y comerciantes, no es nueva. Sin embargo, sí es cierto que en los últimos dos años y medio la banda ha convertido a este colectivo en su objetivo prioritario y actúa contra sus intereses con una especial saña. Revienta negocios para escarmiento de propios y aviso a navegantes reconocen fuentes policiales. La ausencia de víctimas mortales y de secuestros había provocado cierta relajación entre el empresariado, que a los dirigentes de la banda no agrada, ya que temen que ello vaya en detrimento de sus arcas, en una coyuntura en la que necesita, como nunca, recaudar fondos. De ahí que hayan intensificado su presión contra este colectivo. En efecto, la Policía cree que la banda intenta acumular fondos económicos para mantener a varios cientos de individuos- -entre dirigentes, pistoleros, políticos y elementos de la retaguardia- -ante un eventual alto el fuego. Las Fuerzas de Seguridad están convencidas de que en una hipotética tregua, ETA seguiría pidiendo el impuesto revolucionario pero también se muestran seguras de que, sin la presión inmediata del amosal o la cloratita, el porcentaje de personas dispuestas a pagar sería muy inferior. La tesorería de ETA se ha visto mermada tras la ilegalización de Batasuna, su desalojo de las alcaldías que ostentaba y el desmantelamiento de empresas tapadera que configuraban vías de financiación claves.