Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 24 2 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Se estrenan hoy Capote y Transamérica dos de las películas del año; sus protagonistas, Philip Seymour Hoffman y Felicity Huffman son claros candidatos al Oscar Dos actores muy cerca del Oscar TEXTO TONI GARCÍA Transitando por esas carreteras del séptimo arte por las que sólo los locos circulaban hace unos años, llega a nuestras salas Transamérica una de esas películas concebidas por el (cada vez más audaz) cine independiente norteamericano: Stanley Bree, un hombre con dos empleos que sólo piensa en gastar su dinero en una operación que le permitirá cambiar de sexo, se entera de forma harto accidentada de que tiene un hijo en Nueva York (producto de algún escarceo sexual en el pasado) y de que éste se encuentra en la cárcel. Preocupada por atar cabos a petición de su psicóloga, Stanley vuela desde Los Angeles a Nueva York, donde es confundida por un misionero en plena cruzada evangelizadora y conducida a una road movie llena de segundas lecturas con su hijo de copiloto. Felicity Huffman (a la que muchos conocerán por su papel de Lynette Scavo en la serie Mujeres desesperadas ha sido nominada al Oscar por su deliciosa interpretación en esta película. La actriz reconoce que aunque suene a tópico éste es uno de esos papeles que te ofrecen una vez en la vida, así que me daba igual cuánto me fuesen a pagar. Quería hacerlo y basta Huffman, quien desde 1997 está casada con William H. Macy Fargo comparte protagonismo con el veinteañero canadiense Kevin Zegers, un joven intér Éste es uno prete al que vimos en de esos pape- El amanecer de los les que sólo muertos y que encarna a Toby, el hijo te ofrecen con vocación de maluna vez en la hechor y mirada de vida afirma ángel que no sabe cóFelicity Huff- mo salir del lío en que se encuentra meman tido. Toby es un tipo confundido, alguien que no se fía de nadie y que no sabe qué pensar, pero no es un delincuente, más bien alguien complejo que necesita atarse a algo El filme, alabado (casi) sin fisuras por la crítica norteamericana, se suma a la corriente de la próxima edición de los Oscar, donde figuran personajes gays Capote Brokeback Mountain transexuales (la propia Hoffman) y o políticamente incorrectos El jardinero fiel Good night, good luck en una de esas ceremonias que a muchos les gustará mirar con lupa por aquello del morbo. A pesar de ello, la protagonista cree que no tiene nada que ver el sexo de mi personaje con la intensidad de la película. Al final, y si las cosas son como deberían ser, el espectador sólo verá a una madre que tiene la ocasión de viajar con su hijo para descubrirse mutuamente. Lo demás no era importante; no lo era cuando leí el guion y no lo es ahora, con la película en los cines Lo mismo piensa Bennett Miller, director de Capote (y candidato al Oscar) para el que la sexualidad del escritor no era importante en lo que respecta a la película. No era mi intención hacer una película autobiográfica al uso, donde se contara con todo detalle lo que hacía Philip Seyeste hombre desde mour Hoffque era pequeño hasman dice de ta que murió. Lo que quisimos hacer desCapote que de el principio es cenera un tipo trarnos en sus años sumamente de idas y venidas a fascinante Kansas mientras escribía A sangre fría El asombroso retrato que de Truman Capote hace el actor Philip Seymour Hoffman (otro de los favoritos en la noche de las estatuillas doradas) es el punto fuerte de la película, que relata el proceso que llevó al escritor a crear su novela más famosa y desmenuza su amistad con Perry Smith, el asesino que inspiró el manuscrito y que finalmente fue ejecutado. Seymour Hoffman aseguró a ABC en el festival de Berlín que si Truman Capote siguiera vivo no sería difícil que fuéramos buenos amigos. Era un tipo sumamente fascinante y de una inteli- Philip Seymour Hoffman encarna a Truman Capote, el autor de A sangre fría en una interpretación que le ha valido las mejores críticas gencia desmesurada: ¿quién no querría conocerle personalmente? El actor también tiene su propio punto de vista sobre la sexualidad de Capote: Creo que le odiaban- -como él decía- -más por su voz y por su agilidad con las palabras que porque fuera homosexual Transamérica Mi padre no es lo que era EE. UU. 103 m. Director: Duncan Tucker Intérpretes: Felicity Huffman, Kevin Zegers ANTONIO WEINRICHTER N o desvelamos ninguna clave del argumento al revelar la premisa de esta película: un hombre a punto de someterse a una operación de cambio de sexo debe, por imperativo de su terapeuta, acudir a socorrer a su hijo arrestado por posesión de drogas. El hombre (Stan- ley) acude en su encarnación femenina (Bree) y el chico al que nunca conoció no hace más que hablarle de su padre, la figura idealizada que le habría evitado una vida en la calle, sin sospechar que se trata de esa señora cursi y asustadiza que teme hacer pipí en el campo por si hay serpientes de cascabel. Con esta pareja central, cada uno con su personal conflicto de identidad, Transamérica se convierte en una película del camino y en una película de colegas donde dos personas que no se soportan acaban necesitándose al final (el agudo título del filme alude tanto al trayecto de sus protagonistas que cruzan Norteamérica como al hecho de que uno de ellos ha cruzado la frontera intersexual) Aunque a los actores les encanta travestirse, el director, el novel Duncan Tucker, ha preferido encomendarle el papel de Stanley Bree a una mujer, la conocida actriz de la serie Mujeres desesperadas Felicity Huffman, lo que, aparte de obligarla a colocarse un miembro postizo fugazmente entrevisto, la embarca en el artificio de hacer de mujer que imita a un hombre que imita a una mujer: todo un caramelo para una actriz, que Felicity resuelve brillantemente y sin necesidad de acudir a recursos camp. Los equívocos que genera la situación (alguno bien cómico) se presentan sin obviar el profundo dolor y soledad de el la protagonista, un freak para quienes la rodean pero que director y actriz miran como un ser digno y digno de respeto.