Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid VIERNES 24 2 2006 ABC SE DICE SE COMENTA CANDIDATO EN ALCORCÓN El Partido Popular sigue buscando un candidato idóneo para Alcorcón, uno de los grandes municipios del sur donde tiene depositadas muchas esperanzas para las próximas elecciones locales. Algunos nombres que se han barajado, de manera más o menos rigurosa, han puesto, literalmente, los pelos de punta a más de uno y a más de una, que no quieren ni aparecer por ahí por si acaso. Mientras tanto, el presidente de la gestora, Antonio Beteta, trabaja por dejar ordenado un partido que pueda recuperar el poder. MADRID AL DÍA DECEPCIÓN EN EL MOMA No está recibiendo muchos elogios, de momento, la exposición sobre nueva arquitectura que acoge estos días el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Numerosos arquitectos han mostrado su decepción por el montaje final. Y es que después de enviar maquetas, planos e infografías varios autores han visto cómo el MoMA sólo ha utilizado una simple foto. Los autores esperan que la Comunidad, que patrocina la exhibición, se esmere cuando la colección llegue a Madrid en junio. OLA DE CALOR MANUEL DE LA FUENTE LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es El autobús 28 Uso a diario el autobús 28 para ir a trabajar, hacia las 15.00 horas, y llego muy a menudo tarde por culpa del mal servicio de la EMT. El otro día vi pasar seis autobuses en sólo seis minutos, todos en sentido opuesto al que yo tomo, mientras en mi sentido no pasaba ninguno. Y esto ocurre en numerosas ocasiones a lo largo del día. Lamentable y pésimo servicio que pagamos. Es el colmo, y se repite cada semana, desde hace meses. ¿Es que nadie lo va a corregir? Ana I. Morán Despilfarro en Leganés Más de dos millones de euros en concepto de imagen. Es lo que se gasta el alcalde de Leganés, José Luis Pérez Ráez, para intentar mejorar su ya más que deteriorada imagen. Al parecer, no tiene bastante con la zafia manipulación y el perpetuo homenaje que se le rinde desde la revista municipal La Plaza que ya cuesta una buena millonada, y tiene que malgastar ingentes cantidades en pagar asesores y nuevos medios publicitarios. Raquel Arellano PEPE ORTEGA Familias numerosas. Soy madre de familia numerosa y no veo normal que apenas existan ayudas para estos colectivos, como sí que hay en otras regiones. Por lo menos, podrían rebajarnos parte de la tarifa del Abono Transportes. Marta Mauri Rotonda asesina en la C- 404 En el kilómetro 37 de la C- 404, entre la N- IV y Ciempozuelos, a la altura del polígono industrial de la Carrehuela, existe una rotonda sin luminación, que por su deficiente diseño y señalización se ha convertido en una trampa mortal para los automovilistas. Dicha rotonda no tiene ningún tipo de mantenimiento, por lo que no se reponen ni se reparan las señales y protecciones que se deterioran en los múltiples accidentes que se produce en ella. Si al principio, con toda la señalización intacta, ya se demostró peligrosa, ahora, con la escasez y poca visibilidad de la señalización que queda, el riesgo para los usuarios de dicha vía es mucho mayor. La prueba de su peligrosidad la tenemos en que desde su puesta en funcionamiento, hace ya varios meses, se han producido en ella una gran cantidad de accidentes, algunos de ellos gra- ves. Sin embargo, no se han tomado las medidas necesarias para evitarlos por parte de los responsables de la Administración, medidas que pasan por mejorar la señalización, el diseño y sobre todo la iluminación de dicha rotonda, que resulta tan peligrosa. Considero que el hecho de que sea una infraestructura provisional, como se ha manifestado en algunas ocasiones por las distintas Administraciones a las que se ha denunciado los hechos, no es excusa válida para que carezca de ningún tipo de mantenimiento. También considero que los Ayuntamientos de las poblaciones más cercanas deberían haber hecho las gestiones necesarias para evitar riesgos innecesarios a sus vecinos. Fernando Acero a verdad es que a estas alturas no sé cómo podemos aguantarlo. Resulta insufrible, día tras día, que hasta ya ha perdido uno la cuenta. Desde por la mañana, hasta el anochecer. No hay quien se la quite de encima. Es, como la sequía, pertinaz. Es, como el recibo del gas, inoportuna. Es una pesadilla. Y cada año peor, por mor de la tecnología y de las ciencias que adelantan que ya se sabe que es una barbaridad. Una barbaridad sudorosa. Sí, por si todavía no se han dado cuenta estamos hablando y hasta escribiendo de la horripilante ola de calor que muchos madrileños estamos sufriendo desde hace unos cuantos meses. Y encima nos miran como bichos raros, porque al entrar en un autobús nos quitamos el abrigo, el jersey, el sombrero y no seguimos por decoro y para no alterar las normas de urbanidad y de decencia. Que se dejen de metrobús y que nos provean de tanga y abanicos varios. En mi defensa vaya el hecho de que en el susodicho autobús (de la línea 28, luego se repitió la situación en el 146) la temperatura alcanzó durante unos larguísimos (para mí eternos) diez minutos de trayecto los 26 o 27 grados centígrados. Ni uno más ni uno menos. Teniendo en cuenta que en la calle se rondarían los dos grados sobre cero, la diferencia es de 25, así, de sopetón, de Moscú al Amazonas pasando por el Foro. Vamos, que uno se siente como un gallo de ración que salta directamente del congelador a la sartén. Qué sofoco. Y mis compañeros de viaje mirándome como si estuviera como Del Horno ante el Barça, esto es, loco de atar. Empiezo a pensar que el madrileño es un animal de sangre fría, como un pez, o un anfibio. Bueno, a lo mejor es un reptil, O, simple y llanamente, un merluzo o un percebe. Y luego la operación a la inversa, del calor al frío, como si uno se baña en aguas de Torrevieja y la playa está en Siberia, aquí al ladito. Al cabo del día, un ciudadano que se mueva un poquito por la ciudad puede sufrir este tipo de situaciones cinco o seis veces. Y no digamos si se deja caer por El Corte Inglés, que debe tener subcontratada la calefacción a Pedro Botero y a todos sus demonios. Las empresas, ni les cuento, que anda la mitad de los empleados con las orejillas al rojo vivo, como soplillos del Averno. Y ya, de remate, los fríos de la Mari en casa, que le obligan a lanzar opa tras opa sobre el termostato del Gas Natural. Así son mis inviernos, cocido como una gamba, sudoroso y deshidratado, que pasa uno más calores que un esquimal en un safari. Menos mal que en casa, como ronco como un oso cavernario, me hacen dormir en el kelvinator. L