Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 24 2 2006 ABC Camiones y autobuses parados en la A- 3, zonas de Arganda bloqueadas... La nevada sorprendió a más de uno en la región La nieve atasca el sudeste de Madrid TEXTO: MIGUEL DOMINGO GARCÍA FOTO: EFE MADRID. La nieve volvió a caer ayer en la capital, en una estampa atípica que ya se ha repetido dos veces en lo que va de año. Una bella postal que, sin embargo, puso en aprietos en toda la Comunidad a cuantos madrileños decidieron usar el coche o el autobús para ir a trabajar. Más de 100 kilómetros de retenciones bloquearon las carreteras de las redes principales y secundarias, en diferentes puntos de la región. Curiosamente, la sierra, la gran habituada a las nevadas y al uso de las cadenas, fue la zona menos afectada por las precipitaciones. Apenas un centímetro de nieve se acumuló en cotas altas como Gargantilla (en torno a los 1.100 metros de altitud) y en Navacerrada sólo se recogieron dos litros por metro cuadrado, indicaron fuentes del Instituto Nacional de Meteorología. Datos de interés Previsión para hoy: Se esperan precipitaciones débiles en forma de nieve a partir de 900 metros de hasta 5 centímetros de espesor. Máximas y mínimas Alcalá de Henares: Temperatura máxima: 7. Mínima: 1 Aranjuez: Máxima: 9; Mínima: -1 Arganda del Rey: Máxima: 8. Mínima: 1 Buitrago del Lozoya: Máxima: 6. Mínima: -3 Getafe: Máxima: 8. Mínima: 0 Las Rozas: Mázima: 7. Mínima: -1 Madrid capital: Máxima: 7. Mínima: 1 Navacerrada: Máxima: 3. Mínima: -4 Cerrada a camiones y autobuses La nieve, y con ella las retenciones, se trasladaron esta vez al sudeste de la región, y sobre todo a la carretera de Valencia (A- 3) que tuvo que ser cerrada a camiones y autobuses durante al menos cinco horas, desde las cinco de la madrugada del miércoles, entre los kilómetros 22 y 71, en Arganda del Rey. Sin embargo, la prohibición continuó en la provincia de Cuenca, hasta el kilómetro 100. Los turismos, por su parte, fueron obligados a usar cadenas. La carretera se mantuvo cortada hasta las 10.00 de la mañana; cuando se restableció el tráfico, éste permaneció lento y con los adelantamientos prohibidos. Sin embargo, el nivel de circulación moderada establecido por la DGT (que obliga a extremar la prudencia y a no circular por encima de los 100 kilómetros por hora) permaneció activo durante toda la tarde, entre los kilómetros 32 y 38 de la vía. A primera hora de la mañana el atasco fue irremediable, en una zona de la Comunidad donde los trabajadores no están acostumbrados a vérselas con un tiempo tan nevado como el de ayer. Los copos comenzaron a caer alrededor de las dos de la madrugada y ya a las cinco de la mañana, una capa de al menos 15 centímetros cubría los coches, las calles y los árboles de Argan- Villarejo cerró su centro de salud y los colegios ante la falta de médicos y profesores, atascados en la A- 3 da y de los pueblos de alrededor. Muchas personas no han ido siquiera a trabajar, porque por la mañana no pudieron coger el autobús; mi hija tuvo que utilizar el metro, porque no llegaba contaba Manuel Pérez, un trabajador de la construcción. Todos coincidían en afirmar que hacía muchísimos años que no se veía nevar de esta manera Pero nadie sabía precisar cuántos. Yo ni me acuerdo, con eso te lo digo todo exageraba Manuel Pérez a sus 49 años. Juan Carlos Bonilla, desde su kiosco de prensa en la entrada del metro vio cómo el número de usuarios se multiplicó durante la mañana. Han prohibido la salida de autobuses También desde un lugar privilegiado Rubén Briones, camarero en un céntrico bar, fue testigo del buen número de trabajadores que acabaron frustrados. Muchos no se han atrevido a salir en su coche En este municipio, los servicios de Protección Civil del Ayuntamiento redujeron rápidamente las capas de nieve con kilos y kilos de sal. Sin embar- El municipio de Arganda se vio sorprendido por una espectacular nevada matinal go, en municipios de alrededor como Valdilecha, Campo Real o Nuevo Baztán, la nieve siguió bloqueando carreteras secundarias hasta bien entrada la tarde. carreteras secundarias del pequeño municipio fueron despejándose del manto blanco, pero los coches debían circular con precaución. Hasta entonces el servicio de autobuses con Madrid quedó totalmente bloqueado, y con él una gran cantidad de vecinos, incapaces de llegar a sus puestos de trabajo. Sin embargo, una vez restablecida la línea, la cantidad de turismos se redujo entre 15 y 20. En este pueblo no se recordaba una nevada igual desde hacía siete años, aunque al estar situado a 700 metros de altitud (el punto más alto de la meseta sudeste) están acostumbrados a la nieve. En otros puntos de la región también se vieron inmersos en largas retenciones, aunque no dejó de ser una situación típica en días de lluvia. En la A- 6 (entre Las Rozas y Torrelodones y en la entrada de Madrid) la A- 1 (entre San Sebastián de los Reyes y Torrejón) y las circunvalaciones M- 40, M- 50 y M- 45, las retenciones alcanzaron los siete kilómetros por la mañana. En todas estas vías, el tráfico fue lento debido al agua- nieve que cayó sobre el asfalto, aunque no llegó a cuajar. Destacó también la nevada en Torrejón de Ardoz, que por la tarde todavía estaba cubierto de blanco. Pueblo paralizado Villarejo de Salvanés fue uno de los municipios que circundan la A- 3 más afectados por las retenciones en la autovía. El pueblo se paralizó. Un centro de salud de esta localidad tuvo que suspender las consultas ordinarias, y los colegios, aunque no cerraron sus puertas, quedaron casi vacíos de alumnos y sobre todo de profesores, según informó Efe. Médicos y maestros no llegaban, atascados en plena A- 3, entre la nieve y los coches, a la salida de la capital. La alcaldesa de Villarejo, Francisca García- Fraile París, se quejaba ayer de la situación en la que se encontraba el pueblo: Estamos fatal, no tenemos medios aseguraba la edil, que vio cómo se acumulaban hasta 35 centímetros de nieve sobre las calles de la localidad. Tres máquinas quitanieve trabajaban a destajo, pero, según explicaba, lo hacían con bastante dificultad, porque las calles son muy estrechas Poco a poco, a última hora de la tarde, las