Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 2 2006 Internacional 31 LA IMPORTANCIA DE ISRAEL srael está en Oriente Medio, pero no es una nación del Oriente Medio. Si nos atreviéramos a trazar una frontera entre el mundo árabe y musulmán y nosotros, nadie puede tener dudas de que Israel caería en nuestro lado de la frontera. Aún más, Israel y su futuro no sólo es importante para la paz del mundo, sino que cada día lo es más para la propia supervivencia de Occidente. Suena exagerado, pero puede muy bien que Israel sea la última línea de defensa que nos queda frente a la marea creciente del Islam radical. Para empezar, Israel es el mejor dique de contención de un RAFAEL L. Irán con ambiciones BARDAJÍ de hegemonía regional y de imposición global. Ni los europeos ni los suníes de la región quieren o saben cómo parar la ambición nuclear de los ayatolás, su mejor baza de poder. Israel puede que sí, pues su supervivencia le va en ello. Quienes ven en Irán una amenaza real pero se sienten impotentes para frenarla, confían en que Tel Aviv haga algo llegado el momento. Injusto y cínico, pero verdad. En segundo lugar, en la medida en que el conflicto con los palestinos se aleja de una cuestión nacional y pasa a ser cada vez más claramente un problema de extremismo islámico, Israel pasa a estar en la vanguardia de la guerra contra el fanatismo religioso y por ende, contra el terror islamista de carácter global. Ya no es sólo la supervivencia de Israel lo que está en juego. Si cae Israel, es todo el dominó occidental el que se tambaleará. De ahí la importancia de que Israel sea respetado, tenga reconocidas sus fronteras, el derecho a que éstas sean seguras y defendibles y, últimamente, pueda vivir en paz. Los europeos sobre todo debemos reconocer este hecho. Si el Islam militante se traga a Israel, habremos perdido nuestra mejor defensa. Y el Islam le amenaza desde fuera de sus fronteras, desde los territorios palestinos en manos ahora de Hamás y con un radicalismo creciente, como desde nuestro propio suelo. El nuevo antisemitismo y la pasividad ante sus múltiples expresiones sólo pueden lograr distanciarnos del pueblo de Israel y de la comunidad judía. Y aunque sólo sea por nuestro propio interés estratégico y no ya por una cuestión de justicia histórica, deberemos perseguirlo y castigarlo, no hacer la vista gorda. No es inocente que muchos de los asaltos antisemitas en suelo europeo hayan sido perpetrados no por elementos de extrema derecha, sino por jóvenes musulmanes. Mientras no les demos razones para pensar lo contrario, el pueblo judío y el israelí seguirán sintiéndose víctimas de la Historia y eso es algo que debería llegar a cambiarse. Israel tiene que ser parte integral de Occidente. Israel no puede ser sólo Europa para la liga de baloncesto. I Al menos 56 muertos al hundirse por la nieve el techo de un mercado de Moscú El arquitecto fue el mismo que construyó un edificio siniestrado hace dos años b En el momento del accidente se encontraban en el interior del edificio un centenar de personas, casi todos vendedores preparando la mercancía RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. La dejadez, la desmesura en el afán de lucro, la constante violación de las normas de explotación de edificios para uso público y la inhabitual acumulación de nieve en terrazas y tejados parecen estar detrás de la nueva tragedia que ha sacudido la capital rusa. La cúpula de cemento y acero del mercado moscovita de abastos Basmanni se desplomó en la madrugada de ayer causando 56 muertos. De entre los escombros, se han podido rescatar con vida a 32 personas, la mayoría de las cuales han tenido que ser hospitalizadas. El incidente se produjo pasadas las cinco de la mañana hora local (tres de la mañana en España) En ese momento se encontraban en el interior del edificio comercial un centenar de personas, casi todos vendedores preparando la mercancía. Los puestos permanecen abiertos las 24 horas del día, razón por la que también había algún cliente. Testigos presenciales aseguraron que, antes de que el inmueble se viniera abajo, se oyó un estruendoso crujido. Algunos periódicos ya habían advertido, hace una semana, que en la parte interior de la cúpula se podía observar con toda nitidez una grieta transversal. Los bomberos rescatan a uno de los supervivientes del siniestro EPA Llueve sobre mojado El accidente ocurrido ayer en Rusia ha tenido dos precedentes este año en otros países europeos: Bad Reichenhall (Alemania) El pasado 2 de enero se hundió el techo de una pista de hielo a causa de la nieve acumulada. Murieron 15 personas, 12 de ellos niños o adolescentes, y 38 resultaron heridas. Katowice (Polonia) El 28 de enero de este año 63 personas murieron y 141 resultaron heridas al hundirse el techo de una nave en el Centro Internacional de Exposiciones. cado se hubiera hundido en el momento de máxima afluencia de público y si las temperaturas en la ciudad hubieran alcanzado los treinta grados bajo cero, como sucedió durante la reciente ola de frío polar. El edificio circular de la galería fue construido hace más de treinta años y, desde entonces, según el canal de televisión ruso NTV, no había sido objeto de ningún tipo de mantenimiento. El arquitecto que lo proyectó, Nodar Kancheli, diseñó otras construcciones, entre ellos Avisos por el móvil Las ambulancias, coches de bomberos y servicios de salvamento del Ministerio de Protección Civil ruso llegaron poco antes de la seis de la mañana. Muchas de las personas sepultadas bajo los escombros ya habían podido avisar de su situación gracias a los teléfonos móviles. El impactante contenido emotivo de esos desgarradores avisos de socorro hizo que los medios de comunicación rusos se abstuvieran de difundir su grabación. Al lugar de los hechos acudieron de inmediato el alcalde de la capital, Yuri Luzhkov, y el ministro de Protección Civil, Serguéi Shoigu. El primero excluyó tajantemente que el derrumbamiento pudiera haber sido debido a un atentado terrorista. Shoigu, por su parte, afirmó que el tiempo apremiaba, ya que las personas aprisionadas bajo los cascotes no podrían aguantar durante muchas horas los siete grados bajo cero que ayer registró Moscú. Resulta espeluznante sólo imaginar qué hubiera sucedido si el techo del mer- el parque acuático Transvaal de Moscú, cuya cúpula también se hundió. Aquel accidente tuvo lugar el 14 de febrero de 2004 y causó 28 muertos, entre ellos varios menores, y más de 200 heridos. Responsabilidades Kancheli, que está siendo procesado por la catástrofe del Transvaal estuvo ayer presente durante las tareas de salvamento. En unas declaraciones a la prensa, el arquitecto dijo que la techumbre del mercado fue construida con hormigón sin tener otro apoyo más que una red de gruesos cables radiales de acero. Algo parecido a las varillas de un paraguas, pero sin el mango. Kancheli señaló que las empresas que administran el centro comercial deberían haber revisado el estado de los cables afectados probablemente por la corrosión. El peso de la nieve, acumulada tras meses de abundantes precipitaciones, debió ser el factor desencadenante del colapso. La Fiscalía de Moscú apunta también a otras posibles causas: Explotación inadecuada del inmueble y errores en el proyecto de edificación.