Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 2 2006 Nacional 17 EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN Un informe oculto de 1998 descubre el nacionalismo de probeta de CiU Alaba a EE. UU. por saber crear, exagerar y magnificar una tradición b El laboratorio de la identidad El sentimiento de ser español permanece en Cataluña Pese a los proyectos de los gobiernos de Pujol para forjar una identidad nacional de acuerdo a sus intereses políticos y electorales, tres de cada cuatro catalanes mantiene todavía un sentimiento de ser español, según uno de los 32 estudios de opinión encargados y no publicados por los ejecutivos de CiU. En la encuesta sobre los pactos CiU- PP, elaborada en octubre de 2001, sólo una de cada cinco personas afirmaba que únicamente se sentía catalán; mientras que el 28 se posicionaba más catalán que español; el 32 tan español como catalán; el 6,5 más español que catalán y un 9 sólo español. necesario, entonces, crear y estructurar una tradición nacional que nos permita ir más allá de lo que somos se destaca en este estudio durmiente en un cajón del entonces consejero de la Presidencia, Xavier Trias, y actual alcaldable de CiU en las próximas municipales al Consistorio de Barcelona. (Pasa a la página siguiente) nacional de CiU aparece en un estudio que aboga por una política de ayudas y subvenciones a las asociaciones que se impliquen ÁNGEL MARÍN BARCELONA. Se trata de elaborar un proyecto institucional que procure los mecanismos políticos para nutrir a la sociedad catalana de sentimientos de vinculación y para reforzar- -incluso crear, según el caso- -nuestra identidad se afirma en el informe La cultura popular y tradicional en un proyecto de identidad nacional aparecido en un cajón del departamento de Presidencia de la Generalitat. Este es uno de los 32 estudios de opinión, encargados por los gobiernos de Jordi Pujol entre 1998 y 2003, que en su día no vieron la luz porque, según denunció el PSC, los nacionalistas los ocultaron por ser estudios partidistas pagados con fondos públicos En el estudio sobre la cultura popular catalana se afirma que los hechos diferenciales de Cataluña se están adelgazando, debilitando y, por ello, los autores del informe consideran indispensable elaborar un proyecto global nacional de identidad que, entre otras cuestiones, contempla una política de ayudas, subvenciones y becas públicas a todos los centros y asociaciones que se impliquen en el proyecto de mantener vivo los sentimientos colectivos de los catalanes La teoría del HACER y del SER Si aún no existe una conciencia nacional catalana se crea a través de una red de equipamientos subvencionados con fondos públicos al servicio de intereses nacionalistas. El nacionalismo de probeta de CiU se pone de manifiesto en la fórmula siguiente: Es necesario llevar a cabo una acción política, no sobre la identidad fundamentada en el SER, que excluiría a los que no son y que sobrecargaría las conciencias, sino una acción política fundamentada en el HACER aconsejan los autores del informe tras explicar que la idea es tomar como punto de partida el HACER para llegar como punto final al SER Es decir, el sentimiento de ser catalán se puede crear artificialmente entre los jóvenes y adultos que acuden a los centros y asociaciones culturales subvencionadas para reforzar la conciencia nacional sin problemas de conciencia, de una manera absolutamente natural Todos los departamentos de la Generalitat y las estructuras políticas de los gobiernos de Pujol han puesto en práctica la teoría del HACER y del SER con el fin de alumbrar una conciencia nacional entre los nuevos catalanes que garantice el futuro de la lengua, la cultura y la historia de Cataluña y, de paso, el de la federación nacionalista. EE. UU. al parecer, tiene la patente de la fórmula de la identidad nacional artificial porque los autores del informe ponen a los norteamericanos como ejemplo a seguir, ya que es un pueblo que destina muchos esfuerzos en consolidar e incluso crear una tradición Países de historia corta en el tiempo como los Estados Unidos han inventado, exagerado y magnificado su tradición, que la sociedad norteamericana siente como suya. En Cataluña es