Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23 2 2006 Deportes JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO 101 Los Príncipes de Asturias apoyarán a la española en su gran reto ABC TURÍN. Mañana puede ser un gran día. María José Rienda parte como favorita en el gigante olímpico y no le asusta esa condición, aunque advierte que entre las quince primeras puede ganar cualquiera Los Príncipes de Asturias, que llegan hoy a Turín, estarán en Sestriere, animándola. Para ella es otra inyección de moral: Es fantástico que vengan Su director técnico, Pini, subraya que ya sólo hay que trabajar la confianza La española sabe quien vencerá: La que menos falle Ayer se ejercitó con detenimiento para pulir posibles fallos: Hemos hecho cuatro bajadas en palos, efectivas. Ha sido normal, ha estado bien manifestaba sin perder la sonrisa. Era el trabajo necesario después de disfrutar del descanso de la guerrera: Me vino muy bien, porque es tan importante el entrenamiento como el relajamiento. Hacía falta descansar, para luego poder rendir bien Rienda explicó que presenció la carrera del gigante masculino. Vimos parte de la carrera, porque era el día del supergigante. Lo que se puede ver en la tele es poco. Las pistas hay que sentirlas. Estuvimos aquí tres semanas antes de los Juegos para poder probarla y las condiciones eran buenas. Mauro estuvo en ella y me comentó que está bien, que está dura Conoce el sitio de la hora D: La primera parte es un poquito de muro, luego hay un plano y posteriormente vienen dos muros importantes. Finalmente hay una media pendiente hasta meta. Es una pista que tiene de todo y que va a exigir a la deportista sacar toda la técnica para hacerlo bien. Me gusta. Es bonita Hoy probará esa nieve, su último contacto antes de la cita de la verdad: Ya la he hecho en Copas del Mundo Rienda y Sierra Nevada (al fondo) un binomio que puede dar mañana una gran alegría al esquí español tentaré hacerlo lo mejor posible Seguro. Y sigue hablando. Y cuenta que también le da pena. Que antes, cuando nadie la conocía, si salía en la televisión era porque se había caído en una carrera; en cambio, si hacía un quinto puesto nadie lo mencionaba. Pero es que en España no hay ninguna cultura alpina. Además- -piensa en alto- -los deportes individuales sólo atraen cuando hay un número uno. En caso contrario no se siguen, no se ven No sé si María José tendrá el estómago en un puño en estos momentos. Creo que sí. Queda muy poco para el gran día. La carrera en la que puede ganar una medalla olímpica. En la que cualquier detalle, de esos que a simple vista el aficionado no es capaz de ver- una mano fuera de la línea, un pie que se ha quedado atrás -es fundamental para llegar a la meta en el momento oportuno. Desde la salida. En la que ya el primer empujón manda. Ojalá lo consiga. Se lo merece. Su marido, Ángel de la guarda Desde hace un tiempo a María José la paran mucho por la calle. Cada día la reconoce más gente y ella se siente querida. Le gusta. Aunque el acoso mediático le asusta. Pasa 220 días al año fuera de casa y Ángel, su marido, no se acostumbra. Se adoran, salta a la vista. En el aeropuerto de Granada la mima y la compra una caja de maritoñis (tortas típicas granadinas) y una botella de agua que a ella le gusta llevar siempre consigo. Cuando Ángel habla de su mujer dice que es una luchadora y resalta, sobre todo, su calidad humana. Ella dice que Ángel es su mejor apoyo, el que está siempre detrás intentando que no le falte nada. Y cuando viaja, como casi nunca lo puede hacer junto a él, se lleva dos de sus regalos favoritos: un monito de peluche y una bandera de España. Para sentirse como en casa. La bandera la guarda con los gorros y, si gana, como tiene que quitarse el casco y ponerse el gorro para subir al podio, la coge y la sube con ella. Es española por encima de todo y adora su país. Se lleva fenomenal con todas las esquiadoras con las que compite. Da igual la nacionalidad. Como ella misma dice, entre todas forman el mejor equipo del mundo No hay duda. Tienen muy buen rollo Eso sí, el día de la carrera, cada una a lo suyo. Nadie está para reírle las gracias a nadie. Cuando a María José la comparan con Blanca FernándezOchoa dice que, por un lado, le halaga; por otro piensa que no hay que comparar, que cada una tiene sus méritos propios. Ella no compite contra Blanca. Compite contra la Paerson y el resto de las esquiadoras. Cuando gana piensa lo duro que es todo hasta llegar hasta la meta. Y al acabar una prueba llama corriendo a su marido. Después, a sus padres. Porque, desgraciadamente, no puedo llamar a todos a la vez De pronto todo el mundo me conoce y te lo juegas todo en una carrera... intentaré hacerlo lo mejor posible En España los deportes individuales sólo atraen cuando hay un número uno; en caso contrario, ni se ven ni se siguen