Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23 2 2006 Sociedad 55 Comunicación Nombramiento Colegio de Periodistas catalán Galardones al mejor diseño Fernando Rayón, director de La Gaceta ABC. El Consejo de Administración del Grupo Negocios, a propuesta del presidente, Juan Pablo de Villanueva, ha nombrado a Fernando Rayón nuevo director de La Gaceta de los Negocios Villanueva seguirá siendo el presidente- editor, cargo que compatibilizaba con el de director. Lluís Foix encabezará la asociación ABC. La Junta de Gobierno del Colegio de Periodistas de Cataluña, que ha formalizado la dimisión de la mayoría de sus miembros, ha propuesto al periodista Lluís Foix que elabore una candidatura de consenso que integre todas las sensibilidades de la profesión y que encabece él. The Guardian diario casi perfecto S. C. La SND- -Society for News Design- principal organización de diseño en Prensa, ha desginado a los dos diarios casi perfectos en la 27 edición del premio a los Periódicos Mejor Diseñados del Mundo. Los ganadores son el británico The Guardian y el polaco Rzeczpospolita EL PRINCIPIO ÁNGEL RIESGO El puente sobre el río Time Warner El especulador Carl Icahn acepta, a cambio de concesiones, una tregua en su empeño por trocear y reinventar el mayor conglomerado de comunicación PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Carl Icahn- -uno de esos legendarios especuladores especializado en reestructurar empresas en apuros obteniendo multimillonarios beneficios- -ha parado por ahora su ofensiva por hacerse con el control de Time Warner, el mayor conglomerado mundial de la comunicación de masas. Un asalto corporativo prolongado durante seis meses de maniobras y descalificaciones pero que ha llegado finalmente a una tregua recién pactada después de que las propuestas radicales de Icahn no hayan entusiasmado a una clara mayoría de los sufridos inversores en este imperio multimedia. A cambio de que Icahn, etiquetado como el hombre más rico de la ciudad de Nueva York, abandone sus esfuerzos para controlar Time Warner, la compañía se ha comprometido a hacer algunas de las cosas que este multimillonario accionista disidente venía defendiendo para reinventar el conglomerado que aún no ha logrado superar la desastrosa fusión de hace seis años con America Online (AOL) bajo los efectos embriagadores del boom de Internet. Concesiones que en la práctica evitan un amenazado golpe durante la junta de accionistas prevista para mayo. Entre los detalles de este pacto destaca el compromiso de Time Warner para aumentar su programa de readquisición de acciones, pasando de 12.500 millones de dólares a 20.000 millones. La misma cifra que Icahn había propuesto dentro de sus ambiciosos planes para cambiar el rumbo de este conglomerado con sede en el Columbus Circle de Nueva York y cuya cartera de intereses incluye estudios de cine, canales de televisión por cable, toda clase de revistas y AOL, el ahora capitidisminuido servicio de Internet. Parsons, primero por la izquierda, brinda con varios ejecutivos de Time Warner por valor de 500 millones de dólares, con la aspiración de recortar gastos por una cantidad similar para el 2007. Con todo, estas concesiones son una sombra de los radicales planes esbozados para Time Warner por Icahn desde su plataforma accionarial de más de un 3 por ciento. Esta reestructuración a fondo, preparada con ayuda del banco de inversiones Lazard, aspiraba a dividir el gigante en cuatro compañías separadas y reemplazar a su actual presidente y ejecutivo principal, Richard Parsons. Entre reproches de que la actual Dirección de Time Warner habría costado a los accionistas 40.000 millones de dólares. Dentro de sus preparativos de desembarco, y en busca de una credibilidad que al final no ha llegado a cimentar, Icahn en alianza con algunos fondos de inversión había llegado a fichar al veterano Frank Biondi, que llevó las riendas del conglomerado Viacom durante ocho años, como posible reemplazo para Parsons en caso de concluir AP con éxito su estrategia de takeover recibida con bajadas adicionales de la cotización bursátil del Grupo Time Warner. Revivir la oferta de AOL La retirada de Carl Icahn ha sido interpretada como una ratificadora victoria para el apreciado Parsons, que mantiene la opinión de que Time Warner se encuentra en la senda correcta para recuperar el valor perdido de sus acciones. Su tesis declarada es que ahora no es el momento para empezar a desagregar piezas de la compañía, insistiendo en que para culminar la recuperación en marcha se necesita revivir la oferta de AOL. Durante este pulso, Icahn no ha desmerecido su famosa tradición de retórica inflamable, llegando a comparar a Parsons con el protagonista de la película El puente sobre Rio Kwai el coronel interpretado por Alec Guinness obsesionado en proteger a toda costa la obra de infraestructura construida por prisioneros de guerra británicos para los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque para justificar el entendimiento formalizado el pasado viernes, Icahn ha reconocido que por lo menos los responsables de Time Warner han accedido a derribar un poco su simbólico puente. Dos directores independientes El acuerdo también implica el nombramiento de dos nuevos directores independientes siguiendo las recomendaciones de Carl Icahn e intensificar un agresivo programa de reducción de costes. Dentro de los planes de operación para el 2006 Time Warner ya figura el objetivo de apretarse el cinturón Icahn dice que, por lo menos, los responsables de Time Warner han accedido a derribar un poco su simbólico puente iempre he pensado y escrito que la publicidad es una fuente de libertad para los medios, que les permite ser rentables e independientes del poder; su línea editorial será la que decidan sus directivos pero nunca será dependiente de ningún poder político u otro que les dé la viabilidad económica. Sin embargo un gran peligro se cierne en esa relación entre el medio y la publicidad, si se cae en el profundo error de no separar los poderes. La libertad del periodista y del anunciante deben ser perfectamente autónomas, nunca coordinarse porque dejarían de ser libertad y para convertirse en contubernio. Este no suele ser un problema en la prensa más grande, donde la fortaleza económica de los diarios permite una total independencia de las empresas que se anuncian en sus páginas. En TV es también bastante claro cómo la emisión se separa, normalmente, en anuncios y programación. La radio ha sido siempre menos estricta en estos asuntos y así muchos locutores, no todos, prestan su voz que da noticias y opiniones a las cuñas publicitarias que financian su programa. El verdadero peligro está en los medios que de verdad son dependientes de unos pocos anunciantes y coincide que esos anunciantes están especialmente interesados en ser bien tratados en ese medio, algunas revistas especializadas, algunos programas de televisión, algunos diarios locales de viabilidad amenazada. Esos medios pueden a veces ceder a la simple tentación de cambiar el tono, cuando no el contenido, de las noticias a cambio de publicidad. Este mal uso de la publicidad es muy peligroso y su generalización puede amenazar el buen nombre de ambos oficios, el de publicitario y el de periodista. Seguro que nadie es totalmente libre, que cualquier noticia está condicionada por mil elementos, empezando por el de la necesaria prudencia de quien escribe en un diario; pero cuando alguien como yo puede escribir libremente en este diario sin que la publicidad que contiene le condicione en absoluto, uno piensa que no todos los que escriben en otros medios lo hacen con esta libertad. Como profesionales de la publicidad debemos combatir esa práctica, que sean otros los que condicionen al periodista, a nosotros nos interesan los medios para que sirvan de soporte, dando credibilidad, a nuestros anuncios. Este principio nos permitirá que los medios sigan siendo fiables y mejores soportes publicitarios. S