Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 23 2 2006 ABC AD LIBITUM INSTITUCIONES Y UNIDAD NACIONAL ON muchos los españoles biempensantes, gentes distantes, por la izquierda y la derecha, de los grandes partidos, que creen sinceramente que la unidad de España corre peligro. Es más, la Constitución del 78, entendida hasta ahora como la benéfica grapa capaz de encuadernar en un solo tomo nacional los diecisiete cuadernillos autonómicos que de ella se derivan, va perdiendo devotos o, cuando menos, esa devoción se enfría y aligera. El plan de desfederalización con el que Angela Merkel trata de devolver a Alemania su vigor pasado es visto desde aquí con admiración y envidia y, lejos de aprender de la primera de las naciones continentales, nos entregamos a M. MARTÍN un frenesí de reformas FERRAND estatutarias que terminarán por dejar sin contenido al Estado. Los oscuros ejercicios que, sin descanso, lleva a cabo José Luis Rodríguez Zapatero para reforzar su debilidad parlamentaria y entenderse con las fuerzas más centrífugas de la Nación aportan confusión al patio nacional y, al tiempo, los dichos y los hechos de los partidos separatistas, crecientemente impertinentes en la proclamación de sus ideas, convierten la confusión gubernamental en riesgo cierto. Una Nación como la nuestra tiene difícil pronóstico de futuro si concentra su principal actividad política, muy lejos de la demanda social, en el debate sobre su propio territorio y el reparto de sus correspondientes poderes. En ésas estamos, en el temor fundado, cuando la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, trata de serenarnos el ánimo, en el transcurso de uno de esos desayunos que ya forman parte del folclore madrileño, diciéndonos que existiendo Tribunal Constitucional, no peligra la unidad de España Hace falta ser muy voluntarioso, o voluntariosa, como corresponde al caso, para confundir el instrumento con la melodía; pero es que, además, el Tribunal que ella preside y que muy poco ha aportado en su corta historia a la causa de las libertades, siempre entre la tibieza y la componenda, es absolutamente prescindible, con unidad nacional o con dispersión autonómica. Parece que los padres de la Constitución, en el esplendor de la Transición, recorrieron los supermercados democráticos occidentales y se trajeron a casa todo cuanto se lleva por el mundo, desde un Senado sin sentido a un innecesario Defensor del Pueblo, pasando por un Tribunal Constitucional. Son piezas ajenas a nuestra tradición, difíciles para nuestro temperamento cívico, costosas en nuestro Presupuesto y absorbentes de funciones y responsabilidades que mejor cabrían en instituciones más clásicas de nuestro diseño nacional. La tarea del Tribunal Constitucional, por ejemplo, encontraría su mejor acomodo en una sala especial del Supremo. La simplificación y sencillez de las instituciones del Estado subrayada por su fortaleza son el cimiento de una sociedad libre y unida. No los sermones. HAY SONÁMBULOS EN EL PP S P está fuerte y quién está débil. En Alemania, los demoREGUNTARLE a un político serio y adulto del PP cristianos han ido repasando sus errores electorales cómo les van las cosas genera una reacción choachacándose una falta de visión y preguntándose en el cante: el personaje se encoge de hombros al tiemfondo cuáles son las reformas que los alemanes quieren po que saca pecho, entreabre los ojos como un atleta agodejar hacer y cuáles son los valores que preferirían ver tado y hace la señal de la victoria con dos dedos. Saca defendidos. Sí, claro, modernizar el manifiesto, como músculo y a la vez inmensas ojeras. Está preparado patodo el mundo. A sabiendas- -como dijo- -de que tan ra el combate y al mismo tiempo no sabe por dónde atasólo una minoría cree justa la economía social car. Los más ingenuos en el PP están como hipde mercado, Angela Merkel pedía una Alemania notizados a la espera de que caiga el castillo de en la que la solidaridad se practique sin pregunnaipes de Rodríguez Zapatero. Unos pocos ya antarse tanto por los beneficios materiales. En defidan definitivamente como sonámbulos a la espenitiva, la CDU decide que no hay mayoría si se ra de la convención o del total de firmas recogiusa la retórica neoliberal y que hay que estar das. La máquina tragamonedas descarga el tinti incondicionalmente por enseñanzas sociales neo de algún premio en las encuestas, pero no cristianas y la justicia social A tanta distancia acaban de creerse nada. Les desconcentra aún VALENTÍ del thatcherismo, los raíles atornillados por Anmás la saga del llamado giro catalanista del PP PUIG gela Merkel determinarán en no poco la ruta del de Cataluña, algo que a estas alturas excede la tren europeo. trama de cruces helicoidales de una pista de Scalextric. La sociedad española, en cambio, ya pasó por las reNo es poca la responsabilidad política que tiene el PP formas económicas que la CDU teme tanto llevar a la ahora mismo en sus manos. Es también una responsabipráctica en Alemania, entre otras cosas, por el limitado lidad moral, de las que no solamente se miden en votos margen de maniobra que es propio de una Grosse Coani en efectismos tácticos. Va más allá de una estrategia lition Paradójicamente, el PP habla poco o intenta pode comunicación manifiestamente mejorable. Stricto co hablar de economía. Son deberes ineludibles del sensu tampoco es un problema unilateralmente ideolópragmatismo valorar si ha sido inevitable la polarizagico. Al reeditar su estudio sobre la derecha francesa, el ción en bloque o si debía dejarse abierta la posibilidad profesor René Rémond explica que la cultura política de de que Zapatero rectifique sin verbalizar la rectificaun pueblo está hecha de releer su pasado de forma infatición. En el otro extremo del dial, permanece la pregungable, de reinterpretarlo indefinidamente. En España ta de si una transformación del PSOE hace inevitable resulta que, a su modo, Zapatero relee ese pasado todos una transformación del PP o si al centro- derecha le conlos días hasta el punto de que lo cambia y lo colorea coviene más reafirmarse en su trayectoria. Son muchos mo quien hace un curso de acuarelismo por corresponlos interrogantes para un PP que no quiera ceder ante dencia. Puede dejar pasar que el problema vasco ha de el sonambulismo: por ejemplo, el votante socialista que acabar sin vencedores ni vencidos o puede invocar a su firma ahora contra el Estatut ¿dejará luego de votar abuelo muerto por los nacionales por comparación con al PSOE? A lo mejor no es bueno que un líder como el dolor de las víctimas de ETA. Eso es lo que le ocurre al Rajoy, aclimatado en el vivero de lo razonable, radicaliPP: está en oposición a una cultura política tan inaudita ce su lenguaje. Para eso están otros, y además se nota como insólita, a la que se suma a ese diamante en bruto que les gusta. que es el instinto del poder en el socialismo español. vpuig abc. es En política, así, de antemano, es engañoso decir quién