Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura MIÉRCOLES 22 2 2006 ABC Antes de que lleguen los idus, el mercado nos saluda con unos cuantos venidus (discográficos) de marzo. A saber, un poco de todo. Van Morrison, Neil Diamond, Kris Kristofferson, Prince, Lila Downs... la música también busca la remontada Los que Van y los que vienen TEXTO: MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Unos tanto y otros tan poco. Los meses discográficos, se entiende. De pronto el aficionado no tiene nada que llevarse a la oreja como dos o tres semanas, después se llena la agenda de círculos en rojo que le señalan que hay que pasarse por la tienda de discos, o por los eficientes comercios cibernáuticos. El mes de marzo es una buena prueba. Ánimo, amigos, esto es de lo mejorcito que se les viene encima. Diamond, con una docena Apenas hace un mes que ha cumplido los 65, pero últimamente parece que la edad no es impedimento para las estrellas del rock. Porque Neil Diamond ha firmado (se editó el martes) uno de los mejores, más intensos y emotivos discos de toda su carrera: 12 songs una docena de tonadas con el aroma y el sabor de la mejor música clásica norteamericana. Del Cherry, cherry y del I m a believer de los Monkees, allá por los sesenta, ha pasado mucho tiempo, sí, incluso, muchos dicen que Neil ha perdido (artísticamente) bastante, hecho un blanderas. Pero 12 songs es otra cosa. Una joya, un disco que resume toda la madurez del viejo rockero. Tampoco ha estado solo en el empeño, pues se ha rodeado de bastante flor y no menos nata. Como el guitarrista Mike Campbell (Tom Petty, Bob Dylan, Johnny Cash... el pianista y organista Benmont Tench (Tom Petty, Dylan, Ry Cooder, U 2, Elvis Costello; el pianista Larry Knechtel (Simon Garfunkel, Elvis Costello, The Byrds, The Mamas and the Papas. y Billy Preston (The Beatles, The Rolling Stones, Lennon, En la edición española, además y de remate, figura una versión del primer single, Delirious Love con la colaboración de Brian Wilson. Tela marinera, o surfera, mejor dicho. Y, como jefe de todo, como productor, Rick Rubin, otro sin currículum: Tom Petty, Beastie Boys, Red Hot Chili Peppers, AC DC... Rubin fue responsable también de varias de las últimas y magníficas grabaciones de Johhny Cash. Pero cuántos Van Dejamos a un neoyorquino y cogemos a un irlandés, un irlandés universal. Morrison, Van. Sí, pero cuántosVan. Porque el León de Belfast salda su cuenta tras más de cuatro décadas dedicado a darle vueltas al planeta del rock con más de un álbum por temporada. Digamos que en esta ocasión se ha ido de campo, se ha marchado de country, y ha registrado Pay the devil Pero a un tipo capaz de dominar por igual música céltica, rhythm and blues, soul, blues, jazz y country poco le importan las etiquetas. Van es un género en sí mismo y, desde luego, esta nueva entrega promete. Vamos que está hecho un pedazo de vaquero y se ha entre- Van The Man echándose una manita. El músico de Belfast siempre se guarda un as en la manga. Y nunca va de farol gado a grabar un manojo de sus piezas camperas preferidas Your Cheating Heart de Hank Williams, y el no menos clásico de Webb Pierce, There Stands The Glass por ejemplo) y otras marca de la casa. Morrison está hecho todo un tahúr de la música popular y se guarda bajo la manga los ases que sean necesarios. que le han arreglado la cara más de una vez. Leyenda de los 60 y 70, activista, forajido y cronista. El título de su nueva correría es This old road (7 de marzo, a la venta) El autor de clásicos como Me and Bobby McGee y Sunday Morning Coming Down ha grabado un álbum en el que aborda cuestiones personales, sociales (canta por ejemplo a aquellos que se tomaban las cosas en serio y que intentaban mover a la gente rinde tributo a algunos compañeros actuales como el cantautor sioux John Trudell (el enemigo público número 1 según el FBI) el duro Merle Haggard, otro de ésos como Cash, que han hecho del country un género fronterizo y salvaje, y Steve Earle, el vaquero que le ha salido a Bush en salva sea la parte, como una especie de grano rockanrrolero. Y es que Kristofferson, hijo de un general del Ejército estadounidense y a punto de pasar por West Point él mismo, el inolvidable Sheriff Wade en Lone Star de John Sayles, tampoco pierde la oportunidad de atizar el fuego pacifista en piezas como In the news Kris, el penúltimo hippie Y otro que tal baila. Y canta, y hace cine. Y lo que le echen. Su nombre, Kris Kristofferson. Un tipo al que parece