Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MIÉRCOLES 22 2 2006 ABC Perú Irán Rusia Serbia Muere en combate el jefe militar de Sendero Luminoso AFP. La muerte en combate del camarada Clay jefe militar de Sendero Luminoso, ha sido un certero golpe que marca una ofensiva contra lo que queda de esa guerrilla maoísta y que rodeará de mayores garantías a las elecciones del 9 de abril en Perú, advirtieron ayer el Gobierno y los analistas. Su muerte es el inicio de una estrategia diseñada a fines del año pasado dijo el presidente Toledo. Fracasan las negociaciones para un acuerdo sobre energía nuclear DPA. Las conversaciones de dos días en Moscú entre Rusia e Irán sobre una propuesta de compromiso rusa para solucionar la crisis por el programa nuclear iraní no desembocaron en avance alguno, pero el diálogo continuará el próximo jueves en Teherán, según informaron fuentes del Kremlin. El director de la agencia atómica rusa Rosatom, Serguei Kiriyenko, proseguirá los contactos. Serbios y kosovares, de acuerdo en torno a principios comunes EFE. Serbios y kosovares albaneses completaron ayer en Viena la última jornada de entrevistas directas sobre el futuro estatuto de de Kosovo sin resultados relevantes, y se volverán a encontrar el 17 de marzo, indicó un mediador de la ONU. Estos primeros contactos se desarrollaron con un gran espíritu de cooperación pero no resolvieron el futuro estatuto de la provincia serbia. Muere el arzobispo Paul Marcinkus, el banquero de Dios Fue absuelto de responsabilidad penal, que no moral, en la quiebra del Banco Ambrosiano del Instituto para las Obras de Religión (IOR) del Vaticano en la época en que Roberto Calvi llevó a la bancarrota al Banco Ambrosiano de Milán JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Era una persona buena, pero mal aconsejada podría ser el epitafio del arzobispo americano Paul Marcinkus, jefe del Instituto para las Obras de Religión (IOR) del Vaticano en la época en que Roberto Calvi llevó a la bancarrota al Banco Ambrosiano de Milán, arrastrando en el escándalo al Vaticano, que terminaría pagando 250 millones de dólares a las víctimas de una quiebra fraudulenta pilotada por la logia masónica desviada Propaganda 2 Marcinkus, de 84 años de edad, hijo de inmigrantes lituanos en un barrio pobre de Chicago, falleció por causa natural el pasado lunes en su casa de Sun City, a 25 kilómetros de Phoenix (Arizona) donde vivía retirado, jugando al golf cuando podía y ayudando a la parroquia de San Clemente. Era una persona buena, pero mal aconsejada comentó hace años el banquero italiano Angelo Caloia, uno de los encargados de componer el desaguisado que Marcinkus dejó en el IOR por haberse fiado de un verdadero delincuente: el banquero Roberto Calvi. b Fue jefe daban o morían en extrañas circunstancias los principales colaboradores de Roberto Calvi, quien a su vez apareció ahorcado bajo el puente londinense de Blackfriars en junio de 1982. Su colega Michele Sindona, en cambio, murió envenenado en 1986 con un café en la cárcel en que cumplía cadena perpetua por el asesinato de un inspector de banca. El Instituto para las Obras de Religión (IOR) no era ni es exactamente un banco, sino una financiera que utiliza el Vaticano para recogida de fondos, transferencias internacionales y custodia de patrimonios y donativos, que invierte sobre todo en títulos estatales y divisas fuertes (euro, yen y dólar) para evitar riesgos. La bancarrota Cuando Marcinkus era su jefe, el IOR invertía también en acciones, y era uno de los principales propietarios del Banco Ambrosiano, una entidad de origen católico bajo la advocación de San Ambrosio, obispo de Milán. Como accionista, el IOR perdió todo su dinero en la bancarrota del Ambrosiano. Por desgracia para la Santa Sede, Marcinkus había respaldado por amistad a Calvi en varias operaciones dudosas, e incluso había escrito cartas de Paul Marcinkus, en una imagen tomada en 1982 patrocinio en las que aseguraba la solvencia del Ambrosiano. Fueron precisamente esas cartas las que llevaron al Vaticano a pagar 250 millones de dólares a las víctimas de la quiebra, a pesar de que los tribunales habían eximido de responsabilidad al IOR. En esas circunstancias, el Papa Juan Pablo II retuvo a Marcinkus al frente del IOR hasta 1989, mientras cuatro grandes banqueros internacio- AP nales hacían limpieza en la entidad y le daban nuevos estatutos en 1990. Marcinkus se retiró a Estados Unidos y terminó fijando su residencia en Arizona. Aquel sacerdote alto y atlético- -diplomático, banquero del Papa y organizador de sus viajes- era un personaje de novela. Y el escándalo del Ambrosiano le convirtió en protagonista de una docena de libros instantáneos de intriga y ficción. Cosa Nostra es acusada del asesinato de Calvi J. V. BOO ROMA. En la Italia de los mil y un misterios, los casos más celebres vuelven siempre a aparecer, pues cualquier fiscal puede reabrir cualquier expediente juzgado y archivado. El caso Calvi, cerrado y abierto varias veces, está ahora en fase de juicio ante un tribunal penal de Roma. El inmenso sumario incluye más de 150.000 La logia Propaganda 2 El presidente del Banco Ambrosiano era miembro de la logia Propaganda 2 y depositario del dinero de Cosa Nostra, un privilegio que le llevaría a pagar con la vida el haber defraudado a la mafia siciliana. La quiebra fraudulenta del Banco Ambrosiano, en 1981, con un agujero de 1.400 millones de dólares- -empequeñecido en la historia reciente de Italia por otros posteriores hasta llegar al de Parmalat, diez veces mayor- se convirtió en un episodio de crónica negra a medida que se suici- páginas, a las que deberán añadirse muchas otras de los archivos de Scotland Yard que, después de avalar la tesis del suicidio, terminó encontrando pruebas de que fue un asesinato. En el juicio de Roma por el asesinato del banquero, abierto el pasado mes de noviembre, los acusados son Pippo Caló, administrador de Cosa Nostra; Flavio Carboni, empresario de negocios oscuros; Ernesto Diotallevi, uno de los jefes de la banda criminal de La Magliana en Roma, y el contrabandista Silvano Vittor, quien se llevó a Calvi a Londres, y le instaló en el modesto hotel en que pasó sus últimas horas. Los fiscales separaron del sumario la acusación contra Licio Gelli, ex jefe de la disuelta logia ilegal Propaganda 2 quien cumple con arresto domiciliario en su lujosa villa de Arezzo (Toscana) una condena de 12 años de cárcel por la quiebra fraudulenta del Banco Ambrosiano. Calvi distrajo parte de los fondos del Ambrosiano para ayudar a la P- 2, dejando a la mafia siciliana- -cuyos fondos blanqueaba- -entre las victimas de la bancarrota. Una ofensa mortal.