Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 MIÉRCOLES 22 2 2006 ABC Internacional La UE pone en marcha su plan para dar a la Policía datos de las comunicaciones privadas Las compañías están obligadas a conservarlos entre 6 y 24 meses, según decida cada país b La lucha contra el terrorismo ha facilitado que muchas discusiones como ésta, donde está en juego el respeto a la intimidad, se hayan resuelto en un tiempo récord ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. En un plazo extraordinariamente breve, con una desacostumbrada colaboración entre la Comisión y el Parlamento Europeo, los ministros de Interior de la UE aprobaron ayer la norma que obliga a las compañías de telecomunicaciones a retener por un período de entre 6 y 24 meses ciertos datos de comunicaciones telefónicas e informáticos. El aliciente de la lucha contra el terrorismo y la eficacia probada de estos datos en la persecución de delitos graves han engrasado un mecanismo que empezó la presidencia británica hace apenas ocho meses. A partir de ahora, cada país dispone de 18 meses para trasladar esta norma a su legislación nacional, por lo que, a partir del segundo semestre del año próximo, las empresas de telecomunicaciones e internet deberán empezar a almacenar los datos de llamadas y contactos entre usuarios, aunque sea a través de mecanismos que no son de pago. Cada país debe decidir cuánto tiempo tienen que almacenarse los datos y definir cuáles son los delitos para cuya persecución es lícito que la Policía tenga acceso automático a esos datos, aunque todos han estado mirando desde un principio a la lucha contra el terrorismo. La directiva europea se refiere a todas las llamadas telefónicas entre móviles y fijos, incluidas las perdidas o no atendidas y los mensajes de texto, así como los correos y comunicaciones electrónicas. Los datos a retener serán, según el texto aprobado, los necesarios para localizar e identificar la fuente de una comunicación pero no se refieren en ningún caso al contenido de los mensajes o de las conversaciones, para lo que- -como ocurre hasta ahora- -se necesita una orden judicial específica. La nueva normativa sobre comunicaciones ha sido aprobada por el Parlamento Europeo en un tiempo récord madas con teléfonos móviles, de forma que podrá saber hasta cómo se mueve una persona mientras usa el móvil. En el caso de internet, quedan comprendidos las direcciones IP dinámica y estática asignadas por el proveedor de acceso a la conexión; el nombre y dirección del usuario, así como los datos sobre la hora, fecha y duración de una comunicación. Al igual que con las llamadas telefónicas, la Policía sabrá a quién se envían los mensajes, pero sin orden judicial específica no podrá tener acceso a su contenido. La decisión constituye una auténtica revolución en el uso de la tecnología en la lucha contra el crimen, pero lo hace rozando los límites de la intimidad personal. En cuanto a los gastos que ocasionará, todavía no hay un acuerdo para determinar cuánto puede costar a las empresas, pero lo que sí está claro es que no lo van a pagar los Gobiernos. Hasta ahora las compañías sólo estaban interesadas en guardar los datos por los que cobran, pero no se interesaban por almacenar, por ejemplo, las llamadas perdidas, que muchos adolescentes usan precisamente para ahorrarse el precio de una comunicación y que ahora van a quedar registradas y almacenadas. Sólo Irlanda y Eslovaquia pusieron pegas para aprobar esta medida, pero porque ambos países discrepaban sobre la base jurídica. Desde un principio, los ministros querían haber resuelto el asunto entre ellos, como un acuerdo intergubernamental, lo que habría probablemente acelerado las cosas porque muchos en realidad ya practicaban medidas parecidas en sus respectivos países. Pero el vicepresidente de la Comisión y responsable de Interior, Franco Frattini, convenció a la pasada presidencia británica de que si aceptaban el AFP Control de movimientos Pero la Policía podrá disponer sin más trámites de los números de teléfono a los que se llama, los nombres y direcciones de las personas que utilizan los teléfonos o de aquellos a cuyo nombre están registradas las líneas y, en el caso de los móviles, el identificador del aparato en concreto, que es un dato que no cambia aunque alguien pueda estar usando varias líneas. Es más, la Policía tendrá acceso a los datos sobre el lugar desde el que se realizan las lla- En adelante, y aunque sean gratuitas, quedarán registradas y almacenadas las llamadas perdidas El Estado podrá disponer de nombres, direcciones, números de teléfono y localización del usuario conducto comunitario, les garantizaba una tramitación relámpago en el Parlamento Europeo, que dio su visto bueno el pasado diciembre, una celeridad inédita en los usos bruselenses. Ayer, Frattini opinó que se ha conseguido un texto que concilia las exigencias de seguridad y el respeto a la libertad, ya que incluye salvaguardas para el derecho a la vida privada La ministra austríaca de Justicia, Karin Gastinger, que presidía el Consejo, dijo que con la tramitación de esta directiva en poco más de cuatro meses de debates hemos dado una señal política muy importante para Europa y hemos demostrado que, cuando se trata de un asunto tan importante como la seguridad de nuestros ciudadanos, podemos conseguir un acuerdo rápidamente Refuerzo en las fronteras Los ministros adoptaron también un código de uso que intentará homogeneizar y endurecer el control en las fronteras exteriores, y al mismo tiempo definirá más claramente los mecanismos para reintroducir en caso de emergencia los controles fronterizos entre Estados miembros en el espacio Schengen. Después de los atentados de