Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 2 2006 Nacional EL DEBATE CATALÁN, EN LA CALLE (I) LA POLÉMICA LINGÜÍSTICA 17 FOTOS: JOB VERMEULEN prioridad establecido por el Gobierno tripartito, siguiendo los pasos del de Pujol, para el catalán en la administración pública y la educación. ¿Dónde está el problema? A los niños no les pasa nada. Aprenden catalán en la escuela y castellano por ósmosis. El bilingüismo es una realidad normalizada ¿Inmigrantes? Sencillo: Donde fueres, haz lo que vieres Para Via, el problema es que en la transición se dio por asumido un diseño cuasi federal que en el fon- do no ha sido asimilado. Un señor de Andalucía parte de la idea de que aquí está en España, y que no lo mareen unos tíos raros en otro idioma Esos tíos raros que marean en otro idioma a los interlocutores, sin preguntar en qué lengua hablan, son el 39,5 por ciento de la población, que usa el catalán de manera exclusiva para dirigirse a desconocidos, mientras que el 36,7 lo hace en castellano. Datos del reciente informe sobre usos lingüísticos encargado por la Generalitat. Los mismos datos que revelan que es el castellano el idioma más social, aunque ya ha sido superado en términos generales por el catalán: 50,1 frente al 44,1 por ciento. Pero el catalán se habla más en familia, en la intimidad, como llegó a decir el ex presidente Aznar. En el hogar, en la educación y- -atención- -en los centros de trabajo. La mayoría de los catalanes (51,4) escribe sus notas personales en español, y dos de cada tres cibernautas arrancan sus ordenadores con páginas en castellano. La política de inmersión lingüística, diseñada por Pujol hace veinte años, y que cristalizó en símbolos evidentes como el nomenclator del callejero, se ha impuesto con gran permeabilidad hasta desembocar en un bilingüismo relativamente fluido, al que el tripartito, impulsado por Esquerra Republicana desde la vicepresidencia de Josep Bargalló, ha dado una vuelta de tuerca que, asociada al debate estatutario, ha recrecido una vieja polémica. La consigna, el designio político, es priorizar el catalán en la administra- Los chavales llegan de la escuela tan analfabetos en catalán como en castellano (Ferran Toutain, profesor universitario) ción, en la educación, en la sanidad. Algunos hospitales han recibido circulares declarando el catalán idioma de uso preferente en la práctica convertido en exclusivo. Los funcionarios se dirigen tercamente a los ciudadanos en catalán, ignorando las respuestas en castellano, un comportamiento particularmente significativo en los mossos d esquadra, la Policía autonómica con recientes competencias de orden público. En general, el bilingüismo es más fluido en la comarca de Barcelona, donde más del 61,5 por ciento de sus 4,2 millones de habitantes considera el castellano su lengua materna, donde el número de inmigrantes extranjeros es mayor y donde, sin embargo, la clase dirigente, la élite social, tiende a usar el catalán en su circuito propio. Pero el aprendizaje del catalán no sólo obliga a funcionarios, sanitarios y enseñantes. De hecho, cualquier trabajador cara al público puede verse en apuros si un cliente se le dirige en catalán y no sabe responderle. El tripartito ha aumentado no sólo (Pasa a la página siguiente)