Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 2 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR JOSÉ MIGUEL SERRANO RUIZ- CALDERÓN CAMBIO EN LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA La nueva norma eliminará de entre las faltas muy graves el comercio con preembriones, el uso industrial de los mismos o la selección de sexo E L jueves pasado el pleno del Congreso ha discutido y aprobado una nueva ley de reproducción humana asistida que sustituirá a la vigente 35 1988, con las reformas aprobabas en 2003 con la denominada ley Pastor Aparte de la voluntad de erradicar, apenas con tiempo para observar sus efectos, las reformas legislativas introducidas en las anteriores legislaturas, el nuevo texto supone mucho más que una vuelta al de 1988. Si atendiésemos a la denominación de la norma y a la exposición de motivos, se trataría de adaptar la legislación a las nuevas demandas sociales en torno a esta práctica y mejorar la que, en cierta forma, era una ley pionera a la luz de los resultados prácticos. Sin embargo, la nueva norma es un texto radical, que busca superar los límites que aparecen en torno a la práctica y proyectarla más allá hacia nuevos usos y nuevos fines. Recordemos que los límites sobre los que se ha discutido surgen de la orientación de las prácticas hacia el primordial fin reproductivo y a que en las mismas se actúa sobre un elemento, el embrión humano, en el que reside un bien, la vida humana, de amparo constitucional. Si imaginásemos, por un momento, que dichos límites no existen y planteásemos tan sólo los intereses- -no estrictamente reproductivos- -de las clínicas de reproducción asistida, las líneas de reforma aparecerían claras. En primer lugar, el fin netamente reproductivo debería ceder hacia una ampliación del mercado que facilitase la apertura del mismo hacia objetivos externos al nasciturus, fuese la selección del sexo por motivos no estrictamente médicos, las mejores condiciones del embrión transferido con caracteres relevantes para los padres; fuese para la selección de un nasciturus en interés de tercero, en este caso para convertirlo en un donante creado ex profeso; un donante sin consentimiento, informado o no, o un donante por naturaleza, como son los llamados bebé medicamento Igualmente, no puede desdeñarse la función de los embriones como material de investigación, forma de utilización de las técnicas que se deriva casi naturalmente de la producción de embriones en exceso, lo que ha venido ocurriendo sistemáticamente en la anterior ley 1988 y a lo que se quiso poner tímido coto en la norma de 2003. Las técnicas producen- -se nos dice que inevitablemente, desde luego siempre que no exista límite legal- -embriones sobrantes que quedan en la incómoda posición de abandonados. Nadie desea naturalmente hacerse cargo de ellos una vez que se ha cumplido el propósito reproductor o bien cuando se ha desistido del gravosísimo proceso. Su utilidad reproductiva es nula, pues siempre se preferirá para una posible donación el uso de embriones frescos en perfecto estado. Por supuesto, la investigación en este área se denomina terapéutica aunque la utilidad terapéutica es remota, más después de fiascos como el coreano, y desde luego no contribuye en nada a la terapia del embrión destruido. Incluso si en vez de usar necesariamente embriones sobrantes se pudiesen crear directamente con el fin investigador, el nuevo propósito aparecería con mayor claridad. Finalmente, si se pudiesen abandonar los límites éticos sería muy útil introducir el material previo, comenzando por los escasos óvulos y los propios embriones en el comercio, más o menos disfrazado, de las remuneraciones por las molestias de la donación o el intercambio de embriones entre clínicas reproductivas y equipos de investigación. Un plazo de consideración de abandono de los embriones sería útil desde esta perspectiva, eliminaría la necesidad de conservación que, según se dice, se había vuelto agobiante para las clínicas y facilitaría el uso investigador. Sin mucha sorpresa, considerando la posición despreciativa de la vida humana en sus primeras fases por parte de la mayoría radical, todos estos aspectos se abordan en la reforma emprendida. Más que una ley de reproducción humana asistida veremos tras su aprobación definitiva una norma de promoción del uso de embriones en investigación, incluso una norma legitimadora de la denominada clonación con fines no reproductivos, frente a lo dispuesto en el Código Penal y el mismo Convenio de Oviedo. En este sentido, la ley es muy ilustrativa no sólo por lo que dice, sino por lo que no dice. Así, la nueva norma eliminará de entre las faltas muy graves el comercio con preembriones, el uso industrial de los mismos o la selección de sexo. En definitiva, con las precauciones mínimas para superar una posible tacha de inconstitucionalidad demasiado expresa, la norma se dirige con decisión a la eliminación de la distinción entre sujeto y objeto, entre persona y cosa, en lo que atañe a los embriones humanos aún no transferidos. Cierto es que la pendiente deslizante se inició hace tiempo, pero estamos en vísperas de asistir a un auténtico escalón, agravado por la casi total ausencia de inspección en este área, lo que nos diferencia de otros países permisivos en la norma legal, como el Reino Unido. Respecto a las recientes legislaciones que se han tomado en serio el estatuto del embrión humano, como la alemana o la italiana, la distancia será abismal. No se produce este hecho en buen momento, apenas recuperados de la enorme estafa científica a la que hemos asistido en Corea del Sur, favorecida por una legislación inexistente y una implicación gubernamental desmesurada que obviaba cualquier control. Lejos de aprender de la experiencia ajena, la nueva ley facilita el abuso investigador que tanto escándalo ha producido en todo el mundo. Profesor de Filosofía del Derecho. UCM REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUÑONERO ENDESA, CORRUPCIÓN Y BIN LADEN El desembarco alemán en Endesa fue orquestado al máximo nivel del Estado alemán. Según Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) Angela Merkel informó personalmente a Zapatero y Michael Glos, ministro de Finanzas, informó a Solbes para confirmar, a ese nivel, que no había ningún inconveniente Financial Times Deutschland (FTD) ha publicado un sondeo según el cual el 58 por ciento de sus lectores considera que la posible compra de Endesa es una buena operación para Eon, aunque un 42 por ciento la considera arriesgada Sueddeutsche Zeitung destaca las implicaciones trasatlánticas de la posible operación. En París, Le Monde insiste en la virulencia de la batalla política que había empantanado la oferta original de Gas Natural, convirtiendo el mercado energético español en teatro de una batalla implacable En Londres, Financial Times (FT) consagra a la oferta de Eon una de sus influyentes columnas Lex, afirmando: Madrid perdería mucha credibilidad si el Gobierno se opusiera a la oferta alemana A juicio de FT, la propuesta alemana es consecuencia de la escasa habilidad de España para racionalizar el mal funcionamiento de su mercado energético. En otro plano, los flecos de las negociaciones con la banda etarra arrastran dolorosas cacerolas. Le Devoir escribe: ETA ha dejado caer una ducha helada sobre Zapatero. Su gobierno no había evaluado con precisión sus relaciones de fuerza con ETA y su vitrina política, Batasuna En Londres, el Times evalúa la importancia de Bin Laden -el billete de quinientos euros, que nadie ha visto aunque se sabe que existe- -en el fraude, la corrupción, el dinero negro y la evasión de impuestos. El Times afirma que muchos especialistas evalúan el volumen de las transacciones en dinero negro, en España, en un cuarto del Producto Interior Bruto (PIB) Bin Laden (en plural) sería un instrumento de pago privilegiado de esa economía sumergida Quizá muchos ingleses sean sensibles al inconfesable encanto de tales comercios, poco escrupulosos fiscalmente. Según el Daily Telegraph, España se ha convertido en el destino privilegiado de los ingleses que compran residencias secundarias en el extranjero. El 27 por ciento de los 23.000 millones de libras esterlinas que los ingleses se gastaron en ese mercado, en 2005, se invirtió en España, con o sin Bin Laden