Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 2 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA LA REOPA C ASPIRINAS Y ASPIRINOS NTIER, Ignacio Camacho denunciaba brillantemente aquí al lado la memez suprema de la pretendida paridad de géneros gramaticales que le quieren imponer a un Estatuto andaluz que van a reformar. -Déjese usted de pitorreo, y no se invente embustes de que van a reformar el Estatuto andaluz. Ni que fuéramos catalanes... -En serio, que en el Parlamento andaluz ha empezado el debate de la reforma del Estatuto. ¿Y qué falta hacía reformar el Estatuto andaluz? ¡Eso digo yo! -En algo se tienen que entretener las criaturitas... No, entretenimiento no les falta. Aunque nadie se entere de lo que hacen. Me da pena a lo Piyayo la poca importancia que les damos a los parlamentos regionales castellanoparlantes. La poca importancia que les ANTONIO damos a las propias autonomías. Son BURGOS parlamentos como de andar por casa. De entretenerse y jugar a las casitas del Parlamento, a mayor gloria de los catalanes de primera. -No, Arenas está equivocado: Cataluña no tiene una autonomía de primera: es de clase club. Estos parlamentitos de la señorita Pepis que toquetean sus estatutos también promulgan unas leyes que, aunque nos afectan a todos, nadie sabe que existen. Como la Ley de Farmacia que quieren hacer en Andalucía. ¿Para qué sirve una Ley de Farmacia en Andalucía? Que yo sepa, una botica en Pamplona es exactamente igual que una botica en Córdoba. Y una aspirina tiene en Jerez los mismos problemas acetilsalicílicos que en Madrid. Pero dicen que Andalucía necesita su propia Ley de Farmacia. Y la Dirección General de Salud Pública de la Junta ya ha elaborado un anteproyecto. No crean que es un prospectito de los que vienen dentro de las medicinas: es un tocho de 100 folios a un espacio, más anexos. Que demues- A tran dónde puede llegar la memez del lenguaje políticamente correcto. Según ese anteproyecto, el farmacéutico no existe en Andalucía. Lo que existe es el farmacéutico o farmacéutica fórmula nada magistral que se repite cada vez que se refieren al licenciado titular de una botica. En el anteproyecto de Ley de Farmacia da dolor de cabeza leer tantas veces la misma gilipollez de farmacéutico o farmacéutica Los genéricos no van con la futura Ley de la Botica Andaluza. Especialmente en lo que se refiere al uso genérico del masculino gramatical que recomienda la Real Academia. Hay artículos que son trabalenguas. Por ejemplo, el 24, que trata del farmacéutico o farmacéutica, regente, sustituto o sustituta, adjunto o adjunta y personal auxiliar Que en su párrafo 4 establece algo tan justo como que tendrá la consideración de farmacéutico o farmacéutica adjunto o adjunta el farmacéutico o farmacéutica nombrado como tal que ejerce conjuntamente como colaborador del titular, regente o regenta, sustituto o sustituta ¡Más claro, agua oxigenada! Tratándose de un trabalenguas farmacológico, espero que la gaditana Teófila Martínez presente muchas enmiendas a esta ley, asesorada en el piriquitúliqui matúliqui antibiótico por el mancebo chirigotero de la botica del Palillero. Y que presente una enmienda sobre el mancebo. No hay derecho a tanto farmacéutico o farmacéutica regente o regenta y que por ningún lado llamen mancebo o manceba al que te despacha la aspirina. Como tampoco hay derecho a la discriminación de sexo que se traen con la aspirina. Me he empapado los 100 folios y por ningún sitio pone lo que sería lo políticamente correcto: que el farmacéutico o farmacéutica es el que te despacha la aspirina o el aspirino. El gelocatil o la gelocatila. El betadine o la betadina. La analgilasa o el analgilaso. O el britapén o la britapena. Eso, pena: pena da que empleen nuestro dinero en tanta memez gramatical de amplio espectro. ARAMBA con el Chino. Qué manera de resistir, que enroque tan enérgico, qué obstinación tan tenaz, qué entereza tan rocosa. Qué forma de pelear, en la más pura tradición de lo ibérico: de Numancia a Sagunto pasando por Teruel. Y qué tipo tan duro, este Pizarro, que hasta en el apellido anuncia talante de pocas bromas. Lo minusvaloraron. Creyeron que se entregaría brazos en alto a cambio de forrarse el riñón, pero olvidaron el detalle de que ya lo tenía forrado. Y el riquito aragonés salió gladiador, rebelde, torito bravo. La tarde en que Gas Natural presentó la opa sobre Endesa, Pizarro bramaba al teléfono. Yo no soy Alfonso Cortina. Me van a tener que sacar con los pies por delante El hombre de los ojos achinados se sintió víctima de una conspiración IGNACIO y sacó energía de su proCAMACHO pio cabreo; asentó los pies, pegó el culo a la pared y se puso el cuchillo en los dientes, sabedor de que quedaba mucha batalla y de que conservaba buenos aliados. Se ha fajado sin contemplaciones. Primero embarró el terreno y lo sembró de minas. Llevó la opa al campo que menos interesaba a sus promotores: el de la política. No era demasiado difícil; la operación olía de lejos a designio gubernamental, a maniobra del tripartito, a favoritismo en pro del consorcio de poder catalán. El hilo que conducía de la opa al boicot estaba cargado de corriente eléctrica, y le aumentó el voltaje hasta crear un circuito de alta tensión. Luego empezó a dar patadas, le tiró fango a Montilla hasta dejarle inservible el traje de regulador neutral, fue a los tribunales, internacionalizó el conflicto en la UE, y al mismo tiempo se puso a buscar por medio mundo el famoso caballero blanco Cualquiera valía siempre que no fuese catalán. Quizá lo encontrase hace un par de meses, si hacemos caso al mensaje subliminal- -dimensiÓN, retribuciÓN -de su última campaña publicitaria. Y esperó agazapado la hora del contraataque. Ahora ha puesto al Gobierno contra las cuerdas. Zapatero se enteró la víspera por una llamada de Ángela Merkel, cuando los directivos de E- ON viajaban ya a Madrid en vuelo de primera clase. Si el Ejecutivo usa la acción de oro para no perder la apuesta, consumará la certidumbre de parcialidad en una clara operación política y envenenará aún más el ya tóxico debate catalán. Además de que no está claro que La Caixa quiera rascarse más el bolsillo para cerrar el paso a los alemanes. Más probable es que Gas Natural dirija el cañón a Iberdrola, lo que permitiría a Pizarro satisfacer una íntima venganza. Y, en el peor de los casos, tanto él como los accionistas van a sacar mucha más pasta. Había enemigo. Y Brufau, Gabarró, Villaseca, Montilla, todos los que planearon el ataque, lo hicieron de menos. Zapatero debe de estar que echa las muelas. Porque esta pelea de tiburones a dentelladas, este carrusel de opas y reopas, ha dejado en evidencia la arrogancia imprudente de un poder que se mete en los charcos sin ponerse botas de agua.