Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 2 2006 97 Deportes Pau Gasol, amo y señor del rebote en el All Star Capturó doce rechaces, pero el Oeste no fue capaz de ganar al Este CONFERENCIA ESTE CONFERENCIA OESTE 122 120 Conferencia Este (28+ 25+ 41+ 28) Carter (5) James (29) O Neal (17) Wade (20) Iverson (12) -cinco inicial- Bosh (8) Billups (15) Hamilton (6) B. Wallace, R. Wallace (2) Pierce (7) y Arenas (1) Conferencia Oeste (28+ 42+ 27+ 23) McGrady (36) Duncan (15) Ming (5) Nash (2) Bryant (8) -cinco inicial- Garnett (2) Marion (14) Parker (8) Gasol, Nowitzki (10) Brand (12) y Allen (8) Ronaldo se queja de la falta de cariño del Bernabéu en la víspera del Real Madrid- Arsenal de Champions LeBron James, el más valioso de la final LeBron James dio un paso más en su camino al estrellato con el premio de mejor jugador de la noche. El alero de los Cavaliers estuvo muy activo y acertado, lo que ayudó a la remontada de los orientales y a la consolidación de la ventaja que adquirieron en el último cuarto. La verdad es que hay que agradecérselo a Charles Barkley- -comentó divertido- -porque cuando íbamos perdiendo por veintiuno comentó que estábamos acabados; como motivador no tiene precio Los mates espectaculares le valieron el premio de mejor jugador. Tiró mucho a canasta (21 veces) y anotó doce de sus intentos, cuatro de ellos triples. Llegó a Houston deseoso de llevarse el trofeo y lo logró sin discusión. Estoy muy emocionado y todavía no me lo creo. Es una sensación increíble poder inscribir mi nombre junto al de tantas estrellas, pero quiero apuntar que se lo debo al apoyo de mis compañeros, sin cuya ayuda no lo habría conseguido Además de ser a sus 21 años el vencedor más joven sumó seis rebotes, dos asistencias y otras tantas recuperaciones. MIGUEL ÁNGEL BARBERO Llegó, vio y venció. Quizá no se pueda utilizar la frase en su forma literal porque perdió el partido, pero la actuación de Pau Gasol en el All Star fue un auténtico triunfo. El partido de las estrellas es un canto al egoísmo; todos los jugadores intentan mostrar lo mejor de si mismos para lucirse ante el gran público y es imposible ver juego colectivo. Justo lo que el español sabe hacer. Cuando ve a un compañero desmarcado le pasa el balón porque confía en el juego de equipo. Es su forma de entender el baloncesto y por eso ha llegado a lo más alto. Lo de menos es que sus compañeros no le pasaran ni un balón y que él tuviera que buscarse los tres lanzamientos que intentó. Él colaboró para el bien de su equipo (doce rebotes) y acabó como el amo y señor de los tableros por encima de los gigantes de la competición. Pau pagó el precio de todos los debutantes (poco tiempo de juego y nula colaboración de sus colegas) pero dejó su huella en el juego. Y con cifras para recordar, como les gusta a los estadounidenses. Fue una sensación indescriptible Gasol captura un rebote en presencia de Ben Wallace -comentó el barcelonés- -y hasta que no lo vives no sabes exactamente lo que es. El trato con los otros jugadores fue excelente, con muchas bromas, y el recuerdo que me llevo es extraordinario Lo de menos fue marcharse de vacío me precipité en los duelos con Ben Wallace y me costó dos tapones y lo que quiere a partir de ahora es seguir mejorando para volver aquí muchas más veces El ambiente del partido de las estre- REUTERS Sus números Saltó a la cancha a falta de 4: 41 para el final del primer cuarto en sustitución de McGrady. Se emparejó con Shaquille, a quien realizó una falta nada más salir. Capturó un rebote en ataque, pero falló el tiro posterior. Estuvo en cancha hasta que restaban 8: 47 para el descanso. Acabó con seis rebotes. En el tercer cuarto disputó otros 6: 19 minutos, en los que atrapó otros seis rebotes y recibió dos tapones. Acabó como máximo (12) reboteador del partido. llas fue tan espectacular como siempre. Grandes cantantes, efectos especiales, actuaciones llamativas y hasta una presentación con los jugadores marcándose unos pasos baile. Un show en estado puro inimaginable en otros deportes. Por eso, ver a Gasol enfundado en su chándal personalizado, con la bandera española en la manga, suponía una emoción especial. Era la primera vez que un nacional llegaba a esta cita y, por lo que se presume, no Noche española en Memphis Este madrugada, a partir de las 02.00, se celebra la noche española en Memphis, donde se van a encontrar los Grizzlies de Gasol con los Raptors de Calderón. Los dirigentes del equipo de Pau quieren aprovechar la ocasión para brindar una especie de homenaje a su jugador franquicia. Para ello han decidido que todo aficionado que presente el pasaporte español tendrá acceso gratis al recinto. Además se le obsequiará con una camiseta o una noche de hotel. Será la segunda ocasión en que se enfrenten los dos jugadores españoles en la NBA. Ya lo hicieron en Toronto, en el partido de ida, con triunfo de los Grizzlies. Resultado que debería repetirse hoy ya que el conjunto de Pau es muy superior al de José Manuel. va a ser la última. Los del Oeste, dirigidos por Avery Jonson, salieron muy fuertes y llegaron a tener veintiún puntos de diferencia. Tracy McGrady anotaba con fluidez y los locales se despegaron en el marcador (53- 70 en el descanso) Como es lógico, las defensas no aparecían y el festival ofensivo ofrecía todo un recital de mates y de acciones de ensueño. Pero la fiesta se les fue diluyendo a medida que pasaron los minutos. LeBron James (29 puntos) empezó a tomar protagonismo y la distancia quedó reducida a tres puntos con sólo un cuarto por delante (94- 97) Los del Este habían metido la directa y nada más empezar el último cuarto empataron y no dejaron ya la delantera. Los últimos segundos, no obstante, fueron muy emocionantes. La prórroga estuvo rondando hasta el final y una canasta de Dwyane Wade a falta de 16 segundos colocó el 122- 120 que ya sería definitivo. La última posesión fue de los de Gasol, pero éste ya no estaba en la pista. La tacañería de su técnico nos privó de su juego más allá de los 14 minutos que le ofreció. Sabía que era difícil estar más tiempo en cancha por la cantidad de gente grande de calidad en la rotación de mi banquillo. Sabía que no podía aspirar a jugar treinta minutos y lanzarme quince tiros. Estoy contento porque he hecho las pequeñas cosas que hago en mi equipo y por las que me han traído aquí