Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 2 2006 Sociedad 55 Educación Suecia estudia recuperar la Urbanidad como asignatura y penalizar los novillos La creciente indisciplina y el absentismo bajan la calidad de la enseñanza b Los responsables educativos España contará con un observatorio de convivencia MADRID. España se enfrenta también a graves problemas de indisciplina y absentismo que constituyen una seria amenaza para el sistema educativo. Para paliar la situación, el Ministerio de Educación ha presentado a los sindicatos docentes un Plan de Convivencia Escolar en el que plantea poner en marcha un programa de control de asistencia y comunicación a las familias, crear un observatorio estatal de convivencia y prevención de los conflictos escolares, así como elaborar guías de buenas prácticas y materiales de apoyo para el clima en el aula. El Departamento que dirige María Jesús San Segundo apuesta por la mediación y otras alternativas a los expedientes sancionadores, así como por la formación de responsables en temas de convivencia y mediación escolar. Además, propone revisar la legislación básica dentro de la Conferencia Sectorial de Educación (foro de debate y negociación con las comunidades autónomas) apuestan por retirar las ayudas financieras del Estado a los alumnos que tengan demasiadas faltas injustificadas C. VILLAR MIR. CORRESPONSAL ESTOCOLMO. En los dos últimos años se han registrado en Suecia pérdidas de prestaciones escolares, circunstancia que se achaca al desorden en las aulas y a las constantes ausencias de algunos alumnos. Hoy, los políticos de todos los colores buscan modelos para solucionar la crisis, a la vez que consideran la posibilidad de volver a introducir la asignatura de Urbanidad, abolida en 1969, y añadir a las notas finales el número de ausencias de cada alumno. Si las faltas son demasiadas, el estudiante pierde el Studiebidrag o ayuda financiera que le presta el Estado al margen del cheque escolar. Reimplantar una disciplina ejemplar en la escuela es uno de los retos a los que nos enfrentamos. Las faltas a clase no justificadas y el poco respeto hacia los docentes son dos graves problemas que impiden mejorar la calidad de la enseñanza y nuestra posición en la competencia global señalan las autoridades educativas. No en vano, el skolk o hacer novillos es una nueva moda entre los jóvenes. Hay chicos que van al colegio sólo cuando quieren. En esta capital los principales centros denuncian que el número de faltas a clase de sus alumnos se ha incrementado entre un 8 y un 15 por ciento respecto al año pasado, lo que se traduce en pérdidas de más de cien mil horas de enseñanza anuales. Comisión especial Los responsables educativos señalan que es lamentable que la poca disciplina en las aulas y la mala compostura de algunos estudiantes, los intocables altere el ritmo de las lecciones. Los expertos apuntan a que esa falta de urbanidad, que no es problema de cuna o de situación social, se debe en parte a la pérdida de autoridad de los profesores y al desinterés de los padres. Desde que se enterró la asignatura de Urbanidad y desapareció la noción de disciplina escolar, el desorden es máximo. Así, mientras el ministro de la Escuela, Abrahim, y el responsable de Cultura y Enseñanza, Pagrowsky, han exigido que cada colegio envíe un informe escrito sobre la calidad de la enseñanza (proposición 1997: 702) la denominada Alianza de todos los partidos en la oposición ha nombrado una comisión especial para que analice los factores que entorpecen los estudios y presente soluciones rápidas. Además de las mencionadas medidas sobre urbanidad y ausencias a clase, este estudio con los valores cristianos tradicionales como base propone fórmulas preventivas para la solución de los problemas y sanciones claras, retoma la reforma del modelo de Educación, iniciada en 1991 por Göran Persson, hoy primer ministro y anterior responsable de Educación.