Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad MARTES 21 2 2006 ABC Educación Más de 200.000 alumnos europeos de Secundaria crean miniempresas en sus centros escolares Realizan actividades de importación y exportación reales con sociedades de otros estudiantes b La Comisión Europea asegura que muchos de los jóvenes que forman una miniempresa durante Secundaria constituyen su propio negocio al acabar los estudios LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. Pocas empresas y un reducido número de empresarios dispuestos a lanzarse en proyectos innovadores. Estos dos puntos flacos son la causa de que la Unión Europea se sitúe a la cola en innovación a nivel mundial con cifras que apenas alcanzan la mitad de los niveles de EE. UU. y Japón. Desde la óptica de Bruselas, el papel de la educación podría ser clave en el desarrollo empresarial de la UE a través de la sensibilización de los jóvenes con el mundo de los negocios. Por eso, el Ejecutivo comunitario apostará en los próximos años por un giro de los programas educativos hacia el fomento del espíritu emprendedor entre los más pequeños. Introducir más clases prácticas que inciten a los alumnos de Secundaria a involucrarse en el mundo empresarial, formar a profesores y directores de los centros de enseñanza, establecer lazos de unión entre los centros y las empresas locales, crear miniempresas dirigidas por estudiantes y que el espíritu empresarial esté presente de manera explícita en todos los niveles de los programas educativos son algunas de las recomendaciones que Bruselas propone, haciendo a los centros de enseñanza y a sus alumnos responsables y protagonistas del desarrollo empresarial europeo. miento para jubilados, llaves que facilitan el cambio de herraduras en los caballos e ingeniosos sistemas de limpieza de barcos para después de la pesca son algunos de los 82 proyectos que ya se han puesto en marcha en la UE en forma de mini- empresas En España, Asturias ha tomado la iniciativa en el fomento del espíritu emprendedor y ha puesto, desde el curso 2003- 2004, el programa Empresa Joven Europea al alcance de los estudiantes de Secundaria como una asignatura más. Durante nueve meses, los alumnos comercian con las mini- empresas de otros estudiantes europeos y llevan a cabo actividades de importación y exportación reales. Para todas las edades En la actualidad, el 15 por ciento de los centros de Secundaria europeos están envueltos en proyectos empresariales liderados por sus alumnos, la mayoría de ellos procedentes de Reino Unido, Noruega e Irlanda con porcentajes que incluyen al 30 o 40 por ciento de sus estudiantes de Secundaria. Según cifras presentadas por la Comisión Europea, el 20 por ciento de los jóvenes que crea una mini empresa durante su educación Secundaria acaba creando su propio negocio después de sus estudios. Los alumnos promocionan productos del país en muchas de las empresas Los estudiantes más pequeños suelen desarrollar actividades menos complejas y de tan sólo dos o tres meses de duración, como por ejemplo la organización de mercados de Navidad, la venta de productos, la visita a empresas o la asistencia a charlas de representantes de compañías y la realización de juegos que demuestran có- ABC Asturianos y malagueños, pioneros de la iniciativa en España Tener un pensamiento crítico, saber trabajar en equipo y resolver problemas, contar con una capacidad comunicativa y de negociación, estar familiarizado con las nuevas tecnologías y ser capaz de asumir responsabilidades son algunas de las cualidades que la UE requerirá entre los jóvenes que en un futuro decidan dirigir un negocio. En España, jóvenes asturianos se preparan ya para ser los más competitivos del sector empresarial del mañana y llevan a cabo actividades comerciales con las que aprenden a desarrollar estas cualidades. Empresa Joven Europea (EJE) el proyecto desarrollado por alumnos asturianos, ya dio sus primeros resultados el pasado mes de diciembre con la venta de productos alemanes por la cooperativa Pachuli del Colegio Paula Frassinetti de Avilés, que importó portavelas, servilleteros y otros productos alemanes a través de actividades comerciales con su socio alemán Art- Metallica también liderado por estudiantes de Secundaria. Al sur de España, jóvenes malagueños bajo el nombre de InterAce han puesto en venta productos de su tierra como aceitunas, uvas pasas y vino dulce, además de trabajos de cuerda y cuero. Estos estudiantes de informática y tecnología han redactado incluso una norma en la que basar sus actividades empresariales y abren su web con mensajes en portugués, alemán, catalán y francés para atraer a compradores de toda Europa. mo el mundo que se encuentran al salir del aula está organizado. En cuanto a la Educación Superior se refiere, Bruselas recomienda que los centros incorporen clases orientadas a la creación y la gerencia de empresas, sobre todo en las carreras de ciencias y en carreras técnicas. Más allá del estudio teórico, la Comisión europea cree necesario el apoyo público de los Estados miembros para que ofrezcan una formación de alto nivel a los profesores y, sobre todo, promuevan la movilidad de los mismos a otros países de la UE y países terceros para el intercambio de buenas prácticas en el fomento de un espíritu emprendedor. Pequeñas compañías La respuesta por parte de los centros no se ha hecho esperar y cerca de 200.000 estudiantes en toda la Unión Europea ya se han puesto manos a la obra y han creado sus mini- empresas con el apoyo de Bruselas, que reclama a los Estados miembros la reducción de las trabas administrativas para facilitar la creación de estos mininegocios. Se trata de pequeñas compañías que nacen sobre la base de innovadoras ideas impulsadas por los jóvenes, que durante unos meses tendrán que reaccionar ante las dificultades y retos que conlleva la creación y la gestión de un negocio. Almohadas que vibran a modo de despertador, servicios de entreteni- Desde Primaria a la Universidad Actividades como los juegos de rol, la realización de trabajos prácticos o la visita a empresas son, desde el punto de vista del Ejecutivo comunitario, necesarias para que los adolescentes se sensibilicen con el mundo empresarial desde su propio instituto o Universidad, a la vez que desarrollan una actitud de trabajo en equipo y comienzan a tomar la iniciativa. Debemos animar a los jóvenes europeos a ser los jefes de las empresas del mañana y crear un clima social más favorable al espíritu empresarial afirmó Günter Verheugen, Comisario de empresa e industria, añadiendo que es necesario fomentar la formación empresarial desde la educación Primaria y en la Universidad