Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MARTES 21 2 2006 ABC EE. UU. amenaza a Bagdad con retirar su apoyo si actúan con sectarismo b El embajador estadounidense acusó a Irán de apoyar de forma directa o indirecta a radicales y milicias chiíes con formación y suministro de armas MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Enfrentado a la creciente evidencia de que el actual Ministerio del Interior iraquí está detrás de los escuadrones de la muerte chiíes, el embajador estadounidense en Bagdad, Zalmay Jalilzad, lanzó ayer la amenaza de retirar la ayuda de su país si no se forma un Gobierno unitario de coalición. No vamos a invertir los recursos del pueblo estadounidense en preparar unas fuerzas de seguridad que están dirigidas por gente sectaria advirtió. Los Departamentos de Defensa e Interior de Irak, responsables de las fuerzas de seguridad adiestradas por la comunidad internacional, están en el centro de las diferencias entre chiíes y suníes a la hora de formar Gobierno. Los primeros, que han obtenido 130 de los 275 escaños del nuevo Parlamento, consideran que el resultado electoral les da derecho a mantener las carteras clave. Y los suníes no están dispuestos a dejar a los islamistas chiíes al frente de unas fuerzas de seguridad a las que acusan de amparar a los escuadrones de la muerte que matan a los suyos. Bajo la nueva Constitución las fuerzas políticas tienen hasta mediados de mayo para llegar a un acuerdo, aunque el embajador estadounidense les apremió a que lo hagan lo antes posible. El dueño de un restaurante de Mosul caminaba ayer entre los escombros provocados por un terrorista suicida en su local AP Mueren al menos 22 personas en Irak en una nueva jornada de violencia Los partidos continúan divididos sobre la formación del futuro Gobierno ayer por sorpresa a Bagdad, tras el escándalo provocado por el vídeo que mostraba la palizas dada por militares británicos a unos iraquíes ABC BAGDAD. Al menos 22 personas murieron ayer en Irak a consecuencia de diversos atentados terroristas y tiroteos que vuelven a exacerbar la violencia en este país, donde continúan bloqueadas las negociaciones para formar Gobierno entre fuerzas políticas cada día más enfrentadas. El ataque más sangriento tuvo lugar en el barrio chií de Kadimiya, donde un terrorista suicida hizo estallar su cuerpo cubierto de explosivos en el interior de un autobús donde murieron al menos doce personas. Además de los atentados perpetrados en Bagdad, hubo también varios ataques en Mosul, Baquba y Kirkuk. Asimismo, un soldado norteamericano murió al estallar una bomba al paso de su vehículo en Kerbala. Aunque el atentado más incompresible fue el perpetrado en el barrio de Bab al Sharyi, donde estalló una bomba escondida bajo el carrito de un vendedor de té que hirió a unos 19 trabajadores que solían reunirse en la zona a la espera de encontrar alguna oferta de empleo. La sangrienta jornada de ayer pone b Jack Straw llegó Cuantiosas inversiones EE. UU. anunció la semana pasada que una patrulla iraquí de carretera a la que dio el alto en enero se disponía a matar a un individuo suní a quien habían detenido. En entrevista con el diario USA Today, el embajador estadounidense advirtió que estos actos pueden tener consecuencias negativas sobre las cuantiosas inversiones que hace su país en las fuerzas de seguridad iraquíes, y prometió ejercer la máxima presión para enmendar la situación. Las fuerzas de seguridad no tendrán credibilidad si están dirigidas por un ministro sectario o con lazos a las milicias explicó. El embajador también acusó a Irán de apoyar de forma directa o indirecta a radicales y milicias chiíes con formación y suministro de armas. Según Zalmay Jalilzad, los propios iraquíes están cada vez más preocupados por la actuación de su vecino. En su opinión, el intento de Irán de causar problemas se explica, quizás, por su interés en desviar la atención pública del asunto nuclear de relieve el peligro de que el país se suma en un inacabable proceso de violencia si las principales fuerzas continúan cada vez más divididas e incapaces de ponerse de acuerdo en la formación de un nuevo Gobierno. Por ahora, lo único claro es que el islamista chií moderado, Ibrahim al Yáfari, repetirá como jefe de Gobierno gracias al apoyo del integrista Moqtada al Sadr, el turbulento clérigo chií antinorteamericano. Reclamaciones de Moqtada Moqtada se opone a la entrada en el nuevo Ejecutivo del ex primer ministro, el chií laico Iyad Alaui, a quien no le perdona la ofensiva lanzada por EE. UU. contra sus fuerzas cuando éste era el jefe de Gobierno. Los kurdos, en cambio, presionan fuertemente para que éste forme parte del futuro Ejecutivo. Al Sadr, que se ha convertido en una muy influyente figura política, levanta asimismo las iras de los kurdos por su oposición a que la ciudad de Kirkuk y sus yacimientos de petróleo pasen a formar parte del Kurdistán. Es más, se opone a que se creen regiones federales con amplios poderes tal y como exi- Reporteros Sin Fronteras pide movilizarse por la liberación de la periodista Jill Carroll gen los partidos kurdos con el apoyo de los islamistas chiíes del Consejo Supremo para la Revolución Iraquí, que también quieren su propia región en el sur del país. Esta vez, sin embargo, Al Sadr ya no habla en nombre de una organización marginalizada, sino que lo hace como uno de los más cercanos socios de Yáfari, a quien no le queda más remedio que prestar mucha atención a su discurso si desea mantener su apoyo. Asimismo, el ministro británico de Exteriores, Jack Straw, llegó ayer por sorpresa a Bagdad, donde se entrevistará con dirigentes políticos iraquíes con los que tratará sobre la formación del nuevo Gobierno. Straw llega a Irak en un momento delicado para las relaciones bilaterales tras la reciente difusión de un vídeo que muestra las palizas dadas por militares británicos a unos muchachos iraquíes. De hecho, el consejo de gobierno de Basora suspendió las relaciones con las tropas británicas en respuesta a la divulgación de las polémicas imágenes, que están siendo investigadas por el Ministerio de Defensa del Reino Unido. Así las cosas, cuando los secuestradores de la periodista Jill Carroll han dado un nuevo ultimátum que expira el próximo domingo, la organización Reporteros Sin Fronteras convoca para hoy una movilización internacional a favor de la liberación de la informadora y de otros dos periodistas iraquíes que permanecen detenidos.